Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Actualidad Acofarma | Burgos acoge la III Jornada científica AEFF sobre fórmulas magistrales: el medicamento individualizado

Compartir

Puntualsenna

Ha sido inaugurada por Ana Lopidana, Concejala de Servicios Sociales del Excmo. Ayuntamiento de Burgos, Teófilo Lozano, Gerente de Salud de Área de Burgos, Jesús Aguilar, Presidente del COF de Burgos y Presidente del Consejo del Colegios Profesiones de Farmacéuticos de Castilla y León y Rafael Puerto, Presidente de la AEFF y ha contado con la presencia de José Antonio Miranda, Jefe del Servicio Territorial de Sanidad y Bienestar Social, Carmen Ibáñez, Gerente de Atención Primaria, Juan José Aliende, Presidente del Colegio de Médicos de Burgos y Eduardo Gutiérrez Abejón y Eva Pilar Campo como representantes la Dirección Técnica de Farmacia.

La jornada ha sido acreditada y se han dado cita más de 180 farmacéuticos y médicos de todo el territorio nacional  interesados en la situación actual, aplicaciones y perspectivas de la Formulación magistral como Medicamento individualizado.

 

 

Las opiniones, los planteamientos, las experiencias y los puntos de vista de distintos especialistas en formulación magistral y de su aplicación en distintos campos de la medicina, de la veterinaria y de otras áreas o profesiones sanitarios van a ser los protagonistas de la jornada. Punto de encuentro y crisol de los activos y experiencias de los profesionales que van a poner en valor la existencia de la formulación magistral en la oficina de farmacia que implica la elaboración de un medicamento individualizado y que tiene en cuenta las necesidades propias de un paciente determinado.

Jesús Aguilar, Presidente de los farmacéuticos burgaleses y de la región de Castilla y León indica que “la Formulación Magistral de Medicamentos es la esencia de la profesión farmacéutica y es donde se plasma la vocación del farmacéutico. Consiste en la preparación de medicamentos ajustados a las precisas necesidades de los pacientes. El medicamento, así diseñado, se adapta a la persona y no al contrario. Permite evitar la marginación terapéutica del diferente, del enfermo que tiene una patología poco común, del que no es rentable, en definitiva, del paciente abandonado farmacológicamente”.

En este sentido, apunta Aguilar, el objetivo es poner en valor la formulación magistral como herramienta terapéutica poderosa diseñada según la idiosincrasia del individuo.

Es importante recalcar, señala Aguilar “que la fórmula magistral es un medicamento según establece la Ley de Garantías y Uso Racional del Medicamento destinado a un paciente individualizado, preparado por un farmacéutico, o bajo su dirección, para cumplimentar expresamente una prescripción facultativa detallada de los principios activos que incluye, según las normas de correcta elaboración y control de calidad establecidas al efecto, dispensado en oficina de farmacia o servicio farmacéutico  y con la debida información al usuario”.

En muchas ocasiones asegura Aguilar, la fórmula magistral viene a llenar supuestos de prescripción excepcional, por vacío terapéutico, con el mismo control y rigor que los medicamentos elaborados industrialmente, garantizando la calidad, la seguridad y la eficacia. Es una alternativa terapéutica en enfermedades raras donde la industria farmacéutica no llega por su escasa rentabilidad y alto costo de comercialización.

Aguilar indica que muchas de las fórmulas magistrales se hacen a pérdidas o a costo por la diferencia entre el importe real de los principios activos y el abono de éstos por la Administración Sanitaria, teniendo una baremación de honorarios profesionales más propio de la época de la peseta que la del euro en la que nos encontramos. Ejemplos de  profesionales no diremos pero por todos nos es conocido y nos viene a la cabeza los honorarios de técnicos o profesionales sin cualificación de titulación de estudios superiores que nos cobran para cualquier reparación en nuestro hogar. Desde aquí reivindicamos su puesta en valor y reconocimiento económico de las fórmulas magistrales así como la renovación de las listas de principios activos que acepta la Administración Sanitaria a su cargo adaptadas a las nuevas demandas terapéuticas. Se exige por tanto una justa remuneración profesional

 

La elaboración de fórmulas magistrales en oficina de farmacia es el origen de la profesión farmacéutica, cultivada desde hace mucho tiempo por los tradicionales boticarios, cuya función, prácticamente exclusiva, fue la elaboración de medicamentos, según arte, con sus propias manos y en respuesta a una prescripción médica. Pero la formulación magistral está de plena actualidad y puede ser de una utilidad importante pues, es el medio para adaptar la medicación a las particularidades y necesidades individuales de cada paciente. De ahí “la necesidad de promocionar y potenciar la formulación magistral  en beneficio de los pacientes

Por su parte Rafael Puerto, Presidente  de la AEFF ha apuntado que “actualmente la formulación cubre necesidades importantes de la terapéutica. Especialmente en neonatología, el 50% de los pacientes de neonatología necesitan tratamientos preparados por formulación magistral, y en dermatología, donde no se concibe la práctica diaria si no se dispusiera de esta herramienta terapéutica. La formulación magistral actual cumple con la calidad exigida, desde la adquisición de las materias primas cumpliendo criterios GMP. Sin embargo reconoce que se debe mejorar la divulgación de la formulación y seguir trabajando en la formación continuada de farmacéuticos y prescriptores.

Casos prácticos: veterinaria, paliativos, geriatría, mucosa oral y la posibilidad de intervención farmacéutica en la adaptación de vehículos son ejemplos de situaciones en los que la formulación permite obtener medicamentos mejor adaptados al paciente.

La comunicación constante entre el prescriptor y el farmacéutico elaborador afirma Puerto “es un aspecto que no debemos descuidar; una comunicación fluida entre profesionales sanitarios  mejora aún más si cabe la información y la atención al paciente. Es importante la integración de todos los agentes implicados.

Son muchos los campos en los que un mayor empleo de la Formulación Magistral mejoraría la atención sanitaria. En esta Jornada se destaca su aplicación en áreas como los cuidados paliativos, la podología, la pediatría, la geriatría, la neurología, la dermatología o la oncología, que se suman a otras como la oftalmología, las urgencias hospitalarias o la formulación veterinaria.

Para dar una respuesta óptima en situaciones de vacío terapéutico es importante, afirma Rafael Puerto que las Administraciones promuevan y apoyen la elaboración de Fórmulas Magistrales y Preparados Oficinales en los Servicios Farmacéuticos Hospitalarios y en las Oficinas de Farmacia.

El cambio producido recientemente en el marco legal que regula la Podología ha incrementado las atribuciones del podólogo como prescriptor, lo que ha originado un aumento de la práctica formuladora en esta disciplina.

Los médicos de atención primaria valoran la importancia de la Formulación Magistral, pero opina en una amplia proporción que su formación en este campo es escasa.
 
Puerto agradece a todos los ponentes, patrocinadores y colaboradores  su trabajo, empeño y dedicación en esta Jornada Científica.

La formulación magistral, concluye Aguilar, como medicamento individualizado se desarrolla dentro de la actividad propia de la farmacia que está avanzando en los servicios centrados en el paciente para alcanzar esa farmacia que necesita la sociedad, esa farmacia profesional y sostenible, esa farmacia asistencial.

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: