Close Menu
Manasul
Manasul

Estás leyendo

Noticias | Claves de la alimentación durante el embarazo

Compartir

Cetaphil
Cetaphil

Estreñimiento, náuseas, ardor de estómago, tensión arterial elevada… Muchos de los trastornos y molestias típicas del embarazo pueden prevenirse o reducirse con una alimentación adecuada, la cual también aumentará la vitalidad de la madre y aportará al feto los nutrientes necesarios para su correcto desarrollo.

Como aclara el doctor Julio Maset, médico de Cinfa, “alimentación y embarazo no equivalen a comer por dos, como se suele decir y, ni siquiera significa que la gestante deba ingerir cantidades mayores, sino que debe hacerlo en menor cantidad cada vez, pero con mayor frecuencia -seis veces al día- y procurando masticar despacio. Por lo demás, como cualquier otra persona que desee cuidarse, la futura madre ha de comer de forma variada y equilibrada, incluyendo todos los alimentos básicos para su salud y la de su hijo”.

Es decir, no existe una dieta específica para el embarazo: las mujeres en esta etapa pueden comer prácticamente de todo, aunque sí hay algunas excepciones motivadas por la seguridad para su bebé y que es necesario tener en cuenta. Por lo demás, se debe comer con moderación, y con la dieta mediterránea y la pirámide alimentaria como guías.

Enfermedades transmitidas por alimentos

El doctor Maset explica que “algunos microorganismos son capaces de atravesar la barrera placentaria y llegar al feto, cuya inmunidad aún no está desarrollada”. Por eso, y con el fin de prevenir infecciones e intoxicaciones alimentarias como la listeriosis o la toxoplasmosis, que pueden tener efectos muy graves en el bebé, el experto de Cinfa insiste en que “la mujer en estado de gestación sí ha de evitar el consumo de los considerados alimentos de riesgo, que pueden constituir una fuente de transmisión de ciertos agentes patógenos”. Sin embargo, todavía queda mucha labor de concienciación en este ámbito, ya que, según reveló el VIII Estudio CinfaSalud “Percepción y hábitos de las españolas durante el embarazo”, solo seis de cada diez (58,3%) mujeres de nuestro país evita estos productos conflictivos.

En concreto, las enfermedades de más impacto en la mujer gestante o el feto relacionadas con la alimentación durante el embarazo son tres:

  • La toxoplasmosis, transmitida por un parásito que puede infectar carnes crudas, poco hechas o precocinadas, embutidos, patés, ensaladas que lleven pollo, jamón, etc. y frutas y verduras mal lavadas.
  • La listeriosis, causada por una bacteria que puede hallarse en productos precocinados listos para el consumo, lácteos no pasteurizados, embutidos, salchichas, patés, y carnes, pescados y mariscos crudos, ahumados o marinados, además de en frutas y verduras mal lavadas.
  • La salmonelosis, cuyo origen es otra bacteria que puede estar presente en platos elaborados con huevo crudo -como salsas, mayonesas o postres caseros-, brotes de semillas como la soja, carnes crudas o poco hechas y moluscos o mariscos que vivan en agua contaminada.

Además, para evitar los parásitos denominados anisakis o el metilmercurio, un metal tóxico, conviene no consumir pescados crudos, ahumados, en salazón, etc., ni pescados azules de gran tamaño -atún rojo, cazón, pez espada, lucio, anguila y emperador-.

Por último, el experto de Cinfa menciona la importancia que también tiene para la embarazada “contar con el apoyo de la pareja a la hora de seguir estas pautas de alimentación. Además de animarle e incluso acompañarle en el seguimiento de la dieta, no está de más procurar evitar consumir los alimentos no aconsejables delante de ella”, concluye.

Todos los alimentos a evitar y las precauciones a seguir a la hora de cocinar están resumidos en esta tabla y, a continuación detallamos las pautas de alimentación para un embarazo saludable.

Diez consejos para una alimentación saludable y segura durante el embarazo

  1. Come con más frecuencia y de forma equilibrada. No es cierto que durante el embarazo debas comer por dos, pero sí más veces y en raciones más pequeñas. Esto te permitirá evitar los periodos de ayuno y las bajadas de azúcar: tres comidas principales y dos o tres pequeñas tomas en el día facilitan el aprovechamiento óptimo de la glucosa y la protección de las reservas de energía y proteínas de la madre. Con el fin de que tu bebé y tú recibáis los nutrientes que necesitáis, haz una alimentación variada según la dieta mediterránea.
  2. Incluye en tu dieta ácido fólico y hierro. El ácido fólico es fundamental en el desarrollo del sistema nervioso central del bebé. Puedes hallarlo en verduras de hoja verde, cereales, huevos, naranjas, legumbres y nueces. Respecto al hierro, es necesario para evitar la anemia ferropénica -la deficiencia nutricional más común durante la gestación-, y se encuentra en las carnes rojas -que has de tomar completamente hechas por dentro-, los cereales, las legumbres y los frutos secos. Probablemente, tu matrona o ginecólogo te recomendarán suplementos de estos elementos.
  3. Modera el consumo de sal y azúcar. Para evitar subidas de tensión, la sal que tomes debe ser yodada, salvo cuando exista una alteración de tiroides, en cuyo caso, tu matrona o ginecólogo o endocrino te aconsejarán. Con el azúcar, el objetivo es evitar la ganancia de peso por encima de lo debido al embarazo y prevenir la diabetes gestacional.
  4. Las frutas, verduras y hortalizas, mejor frescas. A la hora de consumirlas, lo más importante es la preparación: han de cortarse primero las partes dañadas y, posteriormente, lavarlas bien bajo el chorro de agua del grifo, incluso aunque se vayan a pelar. Si se van a tomar crudas sin pelar (incluidas las plantas aromáticas frescas), es conveniente sumergirlas de cinco a diez minutos en un recipiente de agua potable que contenga unas gotas de lejía apta para la desinfección del agua de bebida. Luego deben enjuagarse con agua abundante
  5. Los lácteos, siempre pasteurizados y los huevos, bien hechos. Recuerda que ni la leche ni sus derivados deben ingerirse crudos, por el riesgo contagio por listeria. Opta, preferiblemente por lácteos fermentados como el yogur, porque, además, contribuyen a repoblar la microbiota intestinal. Respecto a los huevos, implican riesgo de salmonelosis, por lo que hay que evitar ingerirlos crudos o poco hechos, así que hay que huir de salsas y postres caseros que los puedan contener.
  6. Evita las carnes poco hechas y los embutidos. Al cocinarlas, las carnes deben quedar completamente hechas por dentro (no rosadas). Evita los carpaccios, adobos, carnes precocinadas y ensaladas preparadas que lleven pollo, jamón… Si la madre no está inmunizada contra la toxoplasmosis, los embutidos deben evitarse, congelarse durante al menos 10 días a -22ºC o cocinarlos previamente. Comer poca cantidad de estos alimentos no reduce el riesgo.
  7. Sé precavida con el pescado. Evita los pescados y mariscos crudos o casi crudos y los ahumados y los marinados (sushi, sashimi, ostras, almejas y vieiras crudas, ceviche, carpaccio de pescado, boquerones en vinagre, el salmón o la trucha ahumados), aunque sí puedes ingerir mariscos y ahumados si son enlatados, no perecederos o si se han cocinado adecuadamente. Tampoco está recomendado consumir especies grandes predadoras como el pez espada (emperador), el tiburón (cazón), la caballa, el atún rojo y el lucio, ya que pueden contener mercurio. El resto de pescados y mariscos pueden consumirse tras cocinarse suficientemente y, preferiblemente, tras haber sido congelados durante un mínimo de cuatro días, para evitar el riesgo de infecciones por anisakis.
  8. Al cocinar, recuerda estos cinco pasos. Separa las carnes, huevos y pescados crudos del resto de alimentos para evitar contaminaciones cruzadas; enfría, tanto en la nevera como en el congelador; lava los alimentos, superficies, utensilios de cocina y tus manos con agua caliente y jabón tras cada preparación; cocina las comidas a alta temperatura; y desecha aquellos productos caducados o de los que no tengas garantías.
  9. Hidrátate bien. Bebe suficiente líquido, alrededor de dos litros diarios; preferiblemente agua, zumos naturales o caldos. En cambio, reduce el consumo de sustancias excitantes como té y café, así como el de bebidas energizantes y con gas, que pueden dificultar la digestión.
  10. No bebas alcohol ni fumes. Ambos son altamente perjudiciales para tu salud y la de tu bebé, pues elevan el riesgo de complicaciones como partos prematuros, malformaciones o retrasos emocionales y cognitivos. El alcohol pasa directamente a tu hijo por la placenta y ninguna cantidad de este o de tabaco es segura durante el embarazo, por baja que sea.

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Infarma Madrir 2020. Congreso Europeo de Oficina de Farmacia y Salón de Medicamentos y Parafarmacia.
Infarma Madrir 2020. Congreso Europeo de Oficina de Farmacia y Salón de Medicamentos y Parafarmacia.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: