Close Menu
Banc Sabadell

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias | Farmacéuticos y médicos advierten de la necesidad de controlar tensión, peso y colesterol para frenar los ictus

Compartir

Puntualsenna
Índice

Por ello, farmacéuticos y médicos advierten de la necesidad de controlar mediciones como la tensión, el peso y el colesterol para no desarrollar factores de riesgo.

El seminario que se celebrará hoy y que está dirigido a boticarios de la provincia, será impartido por el neurólogo Javier Tejada, especialista de la Unidad de Ictus del Hospital Universitario de León. Esta cita tiene como objetivo reforzar las tareas de prevención con el apoyo de las farmacias, que son piezas clave por su proximidad al paciente para informar sobre la enfermedad y crear hábitos de control de peso, tensión y otras mediciones, especialmente entre la población de riesgo.

“Es fundamental el papel de los farmacéuticos porque están en la primera línea de la asistencia sanitaria”, explica el doctor Tejada. “Tienen un contacto constante con los pacientes, disponen de aparatos de medición de peso y tensión y son un punto de información y de control para que se cumplan los tratamientos y para detectar a población que pueda estar en riesgo de sufrir un ictus. También para informar de los síntomas y de cómo debe ser la asistencia en fase aguda. El embudo por donde pasa todo es la farmacia, así que su papel es clave en la prevención”.

 

Qué es el ictus

El ictus es un problema de circulación de las arterias cerebrales. El más frecuente (afecta al 70% de los pacientes) es el ictus isquémico, que es una obstrucción en el interior de la arteria por un trombo. En el ictus hemorrágico, la arteria se rompe y sangra en el interior del cerebro. Es lo que llamamos derrame cerebral.

 

Factores de riesgo

Hay factores de riesgo no modificables como la edad o el sexo. Con el paso de los años, se desarrolla arterioesclerosis (enfermedad de la pared de la arteria). En León, la edad media de los pacientes atendidos en la Unidad de Ictus es de 73 años. Además, aunque las enfermedades vasculares en general son más frecuentes en hombres, si se habla únicamente de ictus es una enfermedad que afecta más a mujeres.

Hay otros factores de riesgo que sí son controlables y sobre los que hay que incidir: hipertensión arterial, tabaquismo, diabetes, niveles altos de colesterol o triglicéridos, consumo excesivo de alcohol, obesidad y sedentarismo.

 

Los síntomas

“Son síntomas agudos y repentinos, que pueden afectar de forma permanente o transitoria. Los síntomas de alarma principales son: trastorno del lenguaje, déficit visual, debilidad de las extremidades, alteraciones sensitivas en las extremidades, trastorno agudo de equilibrio o cefalea repentina aguda intensa”, explica el doctor Tejada.

La única baza, advierten los especialistas, es la prevención. “Cuando se ha sufrido un primer evento, hay más posibilidades de que se vuelva a repetir. Por eso, lo importante es la prevención. El ejercicio es salud vascular y caminar todos los días una hora y media reduce el riesgo de ictus”.•

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Infarma

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: