Close Menu
Banc Sabadell

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias | Fumar acelera la pérdida de óvulos y la movilidad de los espermatozoides

Compartir

Puntualsenna
Índice

Según la American Society for Reproductive Medicine, los químicos presentes en cada cigarrillo como la nicotina, el cianuro y el monóxido de carbono, aceleran la pérdida de óvulos. Todo ello teniendo en cuenta que la reserva ovárica de la mujer va disminuyendo según la edad y no vuelve a regenerarse. El cambio es tan evidente, que se ha observado que, en las mujeres fumadoras, la menopausia aparece entre 1 y 4 años antes que en las mujeres no fumadoras.

En el caso de los hombres, según esta misma sociedad, se advierte que el tabaco influye negativamente en la calidad, la cantidad y la movilidad de los espermatozoides, además de que puede darse un aumento de anomalías morfológicas en los mismos. Incluso, fumar puede disminuir la capacidad de los espermatozoides de fertilizar los óvulos y está comprobado que disminuye la potencia sexual.

 

 

Tal y como explica el doctor Juan Ordás, especialista en Ginecología y Medicina de la Reproducción en la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vithas Nuestra Señora de América, estos son algunos de los problemas que se encuentra en las parejas que acuden a su consulta, ya que “el tabaco es la adicción que más repercute en la fertilidad, conteniendo más de dos mil sustancias tóxicas que repercuten en la fecundidad.•

De hecho, las tasas de infertilidad entre las mujeres y los hombres que fuman son mucho mayores de las correspondientes a los no fumadores, siendo importante conocer que el riesgo de sufrir problemas de infertilidad aumenta con la cantidad de cigarrillos que la persona fuma por día. De la misma manera, hay que destacar que dejar de fumar puede mejorar la fertilidad, aunque la disminución de la reserva ovárica no es reversible.

 

Tabaco y embarazo

El tabaco no solo influye en nuestra capacidad para concebir, sino que por supuesto también afecta al feto durante el embarazo. Concretando algunos de los riesgos que supone que la futura madre sea fumadora, directa o indirectamente, habría que destacar que se puede restringir el crecimiento del bebé antes del nacimiento; que el niño también tiene un mayor riesgo a sufrir problemas médicos a lo largo de su vida, como diabetes, obesidad o enfermedades cardiovasculares; además el bebé tiene un mayor riesgo de sufrir síndrome de muerte infantil súbita. A este respecto el doctor Ordás recuerda que “hay investigaciones que demuestran que el tabaco altera la división del embrión en sus primeros estadios, lo que conduce a errores en los cromosomas, con el consiguiente aumento de abortos y niños nacidos con malformaciones y defectos”.

Otros de los problemas que pueden darse durante el embarazo en mujeres fumadoras es la posibilidad de embarazos ectópicos y partos prematuros, pero el experto insiste en que “la probabilidad de estas complicaciones disminuye cuanto más tiempo haya pasado la mujer sin fumar, aunque es importante reseñar que las mujeres expuestas al humo indirectamente también pueden verse afectadas”.

Por último, el doctor Ordás apunta a que “en una persona sana, fumando tres cigarrillos al día, el organismo tiene capacidad de desintoxicar esas sustancias, pero por encima de esas cifras el daño del tabaco ya se acumula y es irreversible. Es importante tener en cuenta este dato, porque si bien siempre es recomendable dejar de fumar si se planea un embarazo, hay que tener en cuenta que el daño ya está hecho. Además, también hay que mencionar que, en grandes fumadoras, el síndrome de abstinencia puede ser muy dañino, por lo que hay casos en los que es recomendable que la paciente no deje radicalmente el tabaco, para que no tenga importantes problemas de ansiedad, sino que reduzca el consumo a menos de esos tres cigarrillos al día”.•

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Infarma

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: