Close Menu
Banc Sabadell

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias Actualidad | La diabetes tipo II parece influir más negativamente en la COVID-19 que la diabetes insulino-dependiente

Compartir

Puntualsenna
Índice

El virólogo y profesor de Investigación del CSIC en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), Luis Enjuanes Sánchez, es hoy uno de los principales protagonistas del programa científico que tiene lugar en el marco del XXXII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Diabetes. En una conferencia magistral no solo revisa aspectos esenciales de la patología y prevención de los coronavirus humanos virulentos, sino que expone algunos de los avances que están logrando con la innovadora vacuna contra el SARS-CoV-2 que está desarrollando su grupo de trabajo y que protegerá contra la infección y la transmisión de este virus. 

Según avanza este experto, “el objetivo es ofrecer una visión general de los coronavirus, con una mención particular para los coronavirus humanos conocidos y comparando algunas de sus características”. En cualquier caso, matiza, “se pone el foco en la patología causada por los mismos y se llama la atención sobre las claves que hacen del SARS-CoV-2 un virus muy patogénico; además, es un buen momento para revisar los distintos tipos de vacunas disponibles y, como no, actualizar evidencias que estamos obteniendo con la vacuna que estamos desarrollando en nuestro laboratorio”.

Infección por SARS-CoV-2 y diabetes

El experto del CSIC, que se ha erigido en un portavoz científico clave en nuestro país durante esta pandemia, admite que le ha sorprendido el particular efecto que la infección por SARS-CoV-2 causa en las personas con diabetes. “Hasta donde yo tenía información, la diabetes no se consideraba un factor de co-morbilidad para los coronavirus que infectan a las personas; ahora, por los resultados estadísticos, se confirma que sí es un factor de virulencia y, es más, se sabe que la diabetes de tipo II parece influir más negativamente que la diabetes insulino-dependiente”, afirma Luis Enjuanes.

Por el momento, se han identificado varios factores específicos y los mecanismos por los cuales la diabetes predispone a las infecciones en general y, de la misma forma, puede aumentar la sensibilidad a las infecciones por coronavirus.

Pero, además, según explica el Dr. Enjuanes, “también se han propuesto mecanismos que aumentan la susceptibilidad a la COVID-19, incluyendo el papel de la hiperglucemia, una mayor afinidad de la unión del virus al receptor celular, una entrada del mismo más eficiente, la disminución de la eliminación del virus, una respuesta celular T disminuida, así como una mayor sensibilidad al aumento de la hiperinflamación, al síndrome de la tormenta de citoquinas y a la enfermedad cardiovascular”.

En general, la investigación sobre el SARS-CoV-2 ha cogido velocidad de crucero en los últimos meses y es diaria la difusión de nuevos conocimientos sobre la infección causa por este virus. De lo último que se ha conocido, el Dr. Enjuanes destaca, sobre todo, un aspecto: “la incorporación de un sitio de corte por furina en la proteína S de las espículas ha sido trascendental para el aumento de los tropismos de virus en varios tejidos y órganos esenciales para la vida de las personas y los animales”; en este sentido, recuerda que “el nuevo SARS-CoV causa ahora más de 50 patologías graves”.

En el momento actual, el experto del CSIC se muestra optimista respecto a la prevención y control de las infecciones causadas por SARS-CoV-2. Tal y como comenta, “soy optimista por el elevado número de vacunas en desarrollo y por la eficacia que están demostrando las que se están aplicando”; sin duda, sentencia, “las vacunas actuales frente a la COVID-19 necesitan mejoras, pero están siendo muy útiles”. De hecho, Luis Enjuanes estima que en tan solo unos meses “se habrá alcanzado la inmunidad de masas en España y, por lo tanto, la diseminación del virus disminuirá considerablemente”. 

Gran parte de las esperanzas en el ámbito de las vacunas frente a la infección por SARS-CoV-2 se basan en la vacuna que está desarrollando Luis Enjuanes con un equipo de 16 personas, y que podría ser una de las mejores vacunas contra el SARS-CoV-2. Se trata de una vacuna que genera una inmunidad esterilizante (las personas vacunadas no solo no enferman, sino que tampoco se infectan ni transmiten el virus) y autoamplificable, de forma que la dosis de ARN que se inyecta puede multiplicarse por 5.000 veces dentro del organismo. A ello se une que su administración podría ser intranasal, lo que da mayor protección en las vías respiratorias, la principal puerta de entrada del coronavirus. Según los plazos que se manejan en el propio CSIC, será a finales del año que viene cuando la vacuna esterilizante con el 100% de inmunidad esté disponible.

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Banc Sabadell

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: