Close Menu
Bancofar Speedway

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias | La farmacia, punto de información accesible y contrastada para controlar las enfermedades emergentes

Compartir

Puntualsenna
Índice

“La oficina de farmacia es un punto de mucha proximidad para unos ciudadanos que confían en unos profesionales que perciben como muy cercanos. Por este motivo, es muy importante que tome conciencia de su papel relevante en temas de salud pública”, ha señalado Trilla. Los farmacéuticos “pueden y deben tener información fidedigna y contrastada, que permitan controlar algunos rumores relacionados con estas crisis y que puedan ofrecer consejos de valor a los ciudadanos”, ha añadido. En este sentido, la directora del Congreso y vocal de Oficina de Farmacia del COFB, Francisca Aranzana, ha recordado crisis recientes, como la del virus del Zika, en las que las oficinas de farmacia deben y pueden tener un papel activo “ofreciendo consejos recomendables para la población y evitando alertas innecesarias” como actividades complementarias de su trabajo de seguimiento personalizado de la medicación en personas mayores o pacientes crónicos, o de intervención en programas de cribado de enfermedades como el cáncer de colon y recto con las que se va aportando “más valor cada día” a la labor de la oficina de farmacia.

 

 

Los farmacéuticos pueden “contribuir a un abordaje más eficiente de estas enfermedades”, ha añadido Aranzana, especialmente “favoreciendo la coordinación y la comunicación entre los diferentes eslabones de la cadena sanitaria para que los mensajes que demos a la población sean coherentes y orienten correctamente sobre cómo actuar”.

En esta línea, Trilla ha calificado de “esencial” la intervención del farmacéutico para aconsejar a los ciudadanos en el marco de colaboración dentro de los programas de salud pública. Esta inclusión, ha añadido, “contribuirá a formar entre todos al equipo de profesionales sanitarios que atienden al ciudadano”.

 

Enfermedades desconocidas

Durante la conferencia, Trilla ha explicado el problema que representan las enfermedades emergentes en el mundo actual, marcado por la alta movilidad de personas a lo largo del mundo y el desconocimiento que plantean muchos de estos virus. “A la hora de valorar el riesgo de infección, los epidemiólogos consideramos que el tiempo de vuelo y la distancia son los factores fundamentales. Hoy en día, cualquier microorganismo que esté en una parte del mundo puede estar en menos de 48 horas en la otra parte del planeta”, ha destacado.

A modo de ejemplo, servirían algunos casos recientes como el virus del Zika, que llegó a registrarse en 84 países, 31 en los que se dieron casos de niños con microcefalia y 21 con síndrome de Guillain-Barré; el Ebola, que “hasta hace unos años se había movido en aldeas remotas de África y que, probablemente, a causa de la migración de una especie de murciélagos, la infección ha llegado a ciudades dejando un resultado final terrible: 28.637 casos y 11.315 muertes” o el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS), que ha llegado a 27 países en los que se han registrado 1.900 casos y 700 muertes.
.

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Banc Sabadell

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: