Close Menu
Banc Sabadell

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias | La genética y la nutrición explican que unas personas se resfríen más que otras

Compartir

Moskito Guard
Índice

El sistema inmune está regulado por multitud de células y péptidos, como las citoquinas, proteínas que se producen ante la agresión externa de bacterias o virus, como los de la gripe o el resfriado, con un papel importante en la mediación de la inflamación. “La capacidad de producir estas citoquinas puede ser diferente de unos individuos a otros debido a mecanismos genéticos o moleculares”, indica el doctor Calvo. Por otro lado, añade, “los polimorfismos de los genes de las citoquinas se asocian con la gravedad de los resfriados comunes o la frecuencia de la otitis”. Una revisión de estudios estadounidense publicada en Journal of Genetics and Genomics ha confirmado que la susceptibilidad a sufrir otitis media está relacionada con factores genéticos relacionados con el sistema inmune, en concreto con polimorfismos genéticos de las citoquinas.

El estado del sistema inmunológico viene además determinado por la capacidad de absorción de los nutrientes, en la que también interviene la genética, “pues no todos los nutrientes son buenos para las mismas personas ni los metabolizan igual”, resalta de Juan Carlos de Gregorio, experto en biomedicina y presidente de CRES Genomic. En función de la capacidad de metabolizarlos y asimilarlos, de cómo se trasportan hasta la sangre y de cómo el sistema inmune se nutre de ellos, “la respuesta inmunitaria estará más activada o menos. De ahí se deduce que según la información genética, la posibilidad de responder ante los catarros y virus externos será mayor o menor”, afirma.

Un correcto equilibrio en sangre de vitaminas, oligoelementos o minerales, entre otros, permitirá “optimizar y acelerar la respuesta inmune frente a agentes infecciosos como un catarro o una gripe”, añade de Gregorio. Por ejemplo, “existe una asociación entre la prevalencia de la insuficiencia de vitamina D y el aumento de afecciones inmunológicas e infecciones respiratorias”, según un trabajo londinense publicado en la revista Annals of The American Thoracic Society. En esta revisión se comprueba como la vitamina D puede actuar sobre el sistema inmunológico para amortiguar las respuestas inflamatorias inapropiadas en las vías aéreas.

 

El estudio de los genes

El análisis del genoma de cada persona puede localizar genes que afectan a aspectos tan importantes como los factores que deterioran y producen inflamación intestinal, que producen una alteración nutricional del equilibrio en sangre o equilibrio homeostático y que modifican finalmente el funcionamiento normal del sistema inmune, “haciéndolo más vulnerable a la agresión de virus o bacterias”, expresa de Gregorio. El consejo biogenético permite que, añade, “a través de los nutrientes y la adaptación de nuevos hábitos de vida se pueda fortalecer el sistema inmune. Así, se incrementa la absorción de nutrientes con lo que se logra que todos los sistemas fisiológicos funcionen correctamente”, concluye.•

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Infarma

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: