Close Menu

NO Mobile

Estás leyendo

Noticias | Los sistemas sanitarios europeos son inviables sin la colaboración de la sanidad privada

Compartir

Banc Sabadell
Índice

Este estudio plantea una completa reflexión sobre el papel que juega el sector sanitario privado en Europa, que se encuentra en constante evolución. Asimismo, reivindica el lugar que la sanidad privada tiene que ocupar en un entorno muy competitivo, en el que se debe apostar por la profesionalización de la gestión y estrategias adaptadas a la situación actual, en la que prevalece una amplia oferta caracterizada por la constante innovación.

Tal y como explica Cristina Contel, presidenta de ASPE, “la sanidad privada, motor económico fundamental, es crucial para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios no solo en España sino en toda Europa; resultando su colaboración esencial para garantizar una atención sanitaria de máxima calidad a todos los ciudadanos, especialmente en estos momentos en los que factores como la escasez de recursos económicos, la presión demográfica, la creciente demanda de servicios sanitarios y el rápido avance  de las tecnologías hacen imprescindible optimizar el uso de todos los recursos disponibles, así como la eficiencia en su gestión”.

 

 

Paul Garassus, presidente de la (UEHP), asegura que “el sector privado no es que sea complementario; es que, sin él, para los servicios públicos sería imposible hacer frente a la demanda de los ciudadanos. Además, los hospitales privados incentivan con su actividad la productividad del sector público y contribuyen a la innovación y al crecimiento económico puesto que tienen mayores posibilidades de realizar las inversiones necesarias en aquellos aspectos que reducen costes y mejoran la eficiencia”.

Esta idea refuerza las otras conclusiones del informe, que muestra cómo los hospitales privados coexisten con los públicos y mejoran la oferta, reducen los tiempos de espera y ofrecen la misma o mejor calidad en sus servicios. “El sector privado suscita suspicacias acerca de la calidad del servicio que presta, olvidando quienes la critican que lo que realmente preocupa al paciente es el tiempo que tarda en ser atendido y la calidad del tratamiento que recibe, sin prestar atención a la titularidad del centro al que acude”, recalca Garassus.

 

Rendimiento, clave en sanidad privada

Aunque la tendencia general es la disminución de camas hospitalarias, el porcentaje relativo a camas en hospitales privados está aumentando. El presidente de la UEHP revela que “el 20% de las camas de hospital son de propiedad privada en la Unión Europea  y se trata de un sector en expansión. Este aumento forma parte de un proceso colaborativo que intenta mejorar el acceso y la calidad de la atención de los pacientes. Los inversores privados consideran que este crecimiento positivo se ajusta a la estrategia de los proveedores de asistencia sanitaria pero es necesaria una gestión sólida para ofrecer nuevos servicios y poder innovar en los sistemas sanitarios nacionales”.

“`Rendimiento´ es una palabra clave en el sector sanitario privado. En tiempos difíciles, la reducción del presupuesto nacional puede afectar gravemente a los servicios de salud. Para reducir las listas de espera, mejorar la calidad de la asistencia y desarrollar una oferta competitiva para los ciudadanos europeos más informados, los hospitales privados pueden considerarse un socio eficaz capaz de estabilizar el gasto y prestar los mejores servicios. La sostenibilidad de los sistemas de salud requiere que en Europa los proveedores de servicios de salud sean eficientes”, concluye Garassus.

 

La sanidad como motor económico

La sanidad representa en torno al 9% del PIB en España y más de una tercera parte corresponde a la sanidad privada. Carlos González Bosch, presidente de la Comisión de Sanidad de CEOE insiste en que “el reto más importante en relación con la Sanidad en nuestro país es la sostenibilidad financiera. Y ahí se ha mostrado imprescindible la colaboración público-privada, que no solo ayuda con la descongestión de la sanidad pública sino que resulta coste eficiente y eficaz en términos de calidad asistencial”.

Cuando se habla del modelo productivo de este país, no se puede olvidar al sector sanitario y lo que aportan las empresas privadas y los miles de profesionales que formar parte de ellas. “ASPE, dentro de la CEOE, defiende y promociona los intereses económicos y sociales de la sanidad privada, en colaboración y como complemento a la sanidad pública. La Sanidad es un motor económico de este país y su importancia es creciente debido a las características sociodemográficas de nuestra población, cada vez más envejecida, con mayor cronicidad y mayor esperanza de vida”, indica  González Bosch.

 

Retos de la sanidad privada en España y Portugal

Aunque el modelo sanitario español es un ejemplo para otros países, quedan pendientes algunos retos en lo que se refiere al ámbito privado. Cristina Contel reclama “una mayor despolitización de la sanidad, que podría instrumentarse a través de un Pacto Nacional de Sanidad con visión y perspectiva de futuro, y en todo caso más allá de las legislaturas e ideologías políticas de los gobernantes; que de estabilidad al sector y permita estrategias sanitarias planificadas que garanticen una atención asistencial de calidad y segura para el ciudadano.”

En esta misma línea, la presidenta de ASPE defiende que “sería necesaria la optimización de los recursos sanitarios existentes en España, independientemente del origen público o privado del capital social de la entidad, según criterios objetivos de coste-efectividad y mediante un sistema transparente y equitativo. Y, por supuesto, no debemos olvidar el respeto al derecho de elección del ciudadano a tratarse en un centro público o privado, en igualdad de condiciones y estándares de calidad”.

La sanidad privada juega un papel fundamental para la sostenibilidad de los sistemas sanitarios europeos y de sus economías. El porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) que España y Portugal destinan a la Sanidad es similar. Ambos países se encuentran entre los que más porcentaje del gasto sanitario destinan a la sanidad privada (33,8% en Portugal y 29% en España) de acuerdo con las cifras de 2015, por encima de la media de la OCDE.

Oscar Gaspar, presidente de la Asociación Portuguesa de Hospitales Privados (APHP), se ha apoyado en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE)[1] de 2016 para poner de manifiesto que los ciudadanos portugueses prefieren cada vez más los hospitales privados. “Esta publicación sobre la capacidad y la actividad existente en el sistema sanitario del país entre 2006 y 2016 destaca que el número de hospitales privados ha seguido creciendo, superando por primera vez al de los hospitales pertenecientes al servicio oficial de salud. En 2016, de los 225 hospitales en funcionamiento, 114 eran hospitales privados”, comenta.

El informe revela que ha habido un aumento de la actividad de los hospitales privados en todas las áreas: asistencias en los servicios de urgencias (1,2 millones con un incremento del 9,2% sobre el año anterior) consultas médicas (6,5 millones con un incremento del 7,9% sobre el año anterior) pruebas diagnósticas y tratamientos, etcétera. En este mismo sentido, se realizaron más de 250.000 cirugías grandes y medianas y se superaron las 11.000 camas en 2016.

En palabras de Oscar Gaspar “elementos como la reconocida excelencia en la prestación de cuidados, la flexibilidad de la gestión, la organización de los equipos, la capacidad y la voluntad de invertir y, en particular, la situación del paciente en el centro del sistema de salud, impulsa la libertad de elección de los ciudadanos portugueses hacia la sanidad privada”.

“Más allá de proporcionar respuestas amplias y eficaces a los problemas que plantea el envejecimiento de la población y el aumento de enfermedades crónicas, el sistema sanitario privado en Portugal debe hacer frente a unos retos que pasan por la capacidad de inversión en nuevas tecnologías; el coste de la innovación y las barreras de acceso para los ciudadanos; la mala fama de la actividad lucrativa en relación con la salud, el posicionamiento de algunos servicios públicos en los que no se tiene en cuenta la parte económica o la incertidumbre legislativa y de las políticas de salud”, precisa el presidente de la APHP.

 


[1] Estatísticas da Saúde 2016. INE Portugal.

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Priorín

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: