Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Punto de venta | El escaparate, 9 pasos para crear un escaparate

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

La actualidad en el sector farmacéutico nos permite darnos cuenta que la mayoría de establecimientos venden los mismos productos y que sus escaparates estan muy desaprovechados, mal resueltos, o son réplicas de la competencia. Lejos de concretar, estos 10 pasos genéricos pretenden proporcionar una estratégia para un correcto desarrollo de la idea de construir un escaparate diferenciador, y totalmente personalizado:

Más allá de estos 10 pasos de estructura para el correcto desarrollo, hay otros aspectos también muy importantes para la eficacia de un escaparate como son la ORGANIZACIÓN, COMPOSICIONES y el RECORRIDO VISUAL en el mismo.

Organización y producción -montaje-
Una de las claves efectivas en escaparatismo es seguir un protocolo de organización, antes y durante el montaje del escaparate.
Conviene saber por qué le compran sus clientes: si es por precio, por la calidad de sus productos, por variedad, por exclusividad, por comodidad o proximidad, por el trato, etc. Conocer por qué característica (mayoritariamente) compran en su punto de venta, le ayudará a saber más de su cliente objetivo, y por lo tanto a realizar un escaparate adecuado.
Conocer las cualidades de los productos que vende también es necesario; ya sea por las propiedades intrínsecas o internas (cualidades físicas de los productos), o por las cualidades cognitivas o externas, que sería el motivo por el cual eligen esos productos (sensaciones), es importante tenerlo en cuenta en la programación de nuestros escaparates.
Pensar en ideas que tengan relación con la época, el producto, el punto de venta o con el objetivo principal del artículo a exponer también nos ayudará en la organización. Y es recomendable que el cliente vea y entienda en los escaparates una idea de conjunto, un conjunto, y no sólo productos expuestos.
Conviene también tener presente la actualidad a la hora de crear un escaparate, para no transmitir una sensación de descatálogo o de pasado de moda.
La colocación de producto se realizará teniendo en cuenta la combinación de colores, tejidos, tamaños, etc.
Es aconsejable colocar aquellos artículos que se desea vender en primer lugar de una forma ordenada, por grupos, o reforzada con decoraciones concretas elegidas por el comerciante, para ayudar al cliente potencial a percibirnos de una forma más considerada. Evitar siempre la masificación de producto en el escaparate.

Ejemplo de calendario, programación muy utilizado en la mayoría de comercios:
• Enero: Reyes / Rebajas.
• Febrero: Rebajas.
• Marzo: Avance Temporada / Día del
   padre.
• Abril: Sant Jordi
• Mayo: Día de la madre.
• Junio: Temporada Verano / Rebajas.
• Julio: Rebajas.
• Agosto: Liquidaciones/ Avance tem-
   porada.
• Septiembre: Vuelta al cole.
• Octubre: Mujer ( zapatería) Tempo-
   rada Otoño.
• Noviembre: Castañada / Halloween
   / Tots Sants.
• Diciembre: Navidad.

Composiciones
Componer es ordenar los volúmenes en un espacio con armonía y gusto, guardando el orden y el sentido de la unidad. En un escaparate cada objeto debe estar colocado en el lugar más conveniente en referencia a la unidad del conjunto.
El escaparate, como herramienta de venta y tarjeta de presentación de un negocio, debe contener códigos comprensibles, una buena repetición del mensaje y fiabilidad.
La composición del escaparate puede realizarse con diferentes formas, pero las más habituales son en línea, con una forma geométrica, en abanico, y con forma de letra. Además, el uso de formas geométricas en las composiciones, permite, a través de unas formas, llegar a otras. Pequeños grupos de producto que agrupados se perciben en bloque. Es aconsejable que los puntos de atención en los escaparates
tengan formas cuadradas o redondas, en cualquier caso formas geométricas simples. Por otro lado, las posiciones en abanico facilitan la visibilidad del artículo por parte del observador, que con este tipo de composición no necesita moverse para verlas.
Todo aquello que sale de lo normal, todo aquello que no se espera encontrar detrás de un cristal, todo lo que está fuera de su hábitat llama la atención, por lo tanto, el uso de elementos no habituales en el establecimiento facilitará el éxito del escaparate. Como ejemplo, el uso de semáforos, señales de tráfico, tuberías, etc., conseguirá llamar la atención del observador, generando más posibilidades de atracción hasta el interior del punto de venta.
En el diseño y la realización de un escaparate debe haber un sitio para cada cosa, y todas las cosas deben estar en su sitio, sin falta. Es muy importante tener en cuenta solamente una correcta composición no garantiza el éxito del escaparate, por lo que es imprescindible que todo el conjunto del escaparate esté equilibrado. Para obtener un buen equilibrio la técnica más utilizada es la llamada Ley de la Romana.

Ley de la Romana:
• Hay que tener en cuenta:
– Un volumen equivale a un peso.


– A mayor peso del grupo principal, mayor distancia del volumen de equilibrio del grupo auxiliar.


– A mayor volumen del grupo principal, mayor volumen del grupo auxiliar cuando no haya posibilidad de alejar más.

El grupo auxiliar puede estar formado por diferentes elementos: el vacío, la luz, una figura o decoración, un artículo, un grupo de artículos, etc.
Tipos de composición:
• Simétrica: La composición simétrica distribuye los elementos ocupando el mismo espacio y la misma situación a un lado y al otro de los ejes del escaparate, en sentido horizontal y vertical.
Este tipo de composición da sensación de seriedad y sobriedad, es una composición idónea para moda elegante tipo sastrerías, joyerías, perfumerías, etc.

• Asimétrica: La composición asimétrica distribuye los elementos ocupando un espacio diferente a cada lado de los ejes, tanto horizontal como vertical.
En este tipo de composición al dividir el escaparate en dos ejes horizontal y vertical, el eje vertical no pasará por el centro del escaparate, si no que este
eje se desplazará bien hacia la derecha o hacia la izquierda, según influya la dirección del paso de los viandantes, del paso de los vehículos, etc. Las subdivisiones resultantes no serán iguales a ambos lados del eje citado, lo cual, nos permitirá ocupar diferentes espacios en cada lado del eje.
La composición asimétrica más utilizada es la composición en forma de letra y la composición en forma geométrica.
En este tipo de composición el ritmo y el equilibrio son muy importantes.
Este tipo de composición de sensación de dinamismo, juventud, alegría, es una composición idónea para moda juvenil, informal, etc.

Recorrido visual
En un espacio vacío sin forma ni colores no hay movimiento y la vista permanece inmóvil, por lo tanto, en la composición de un escaparate es necesario gestionar el recorrido visual, forzar el movimiento de la vista.
Cuando colocamos en el escaparate un producto, o un objeto decorativo o de soporte, la vista empezará a recoger la información, y comenzará la acción. Si este movimiento es organizado y no ofrece ningún tipo de obstáculo el escaparate tendrá ritmo, movimiento.
Siempre hay que tener clara la atracción que debe generar un escaparate al espectador. Por ello es muy importante el recorrido visual a determinar, para poder atraer su atención y dirigir su mirada hacia los puntos de interés o los productos que queremos que el espectador visualice.
La vista siempre entra en el escaparate por el primer ángulo inferior según la dirección del paso, saliendo por el superior opuesto a la entrada y formando una diagonal en su trayectoria, lógicamente siempre que no exista un obstáculo que interrumpa esta trayectoria.


Otro factor que influye en el recorrido visual es la atracción que ejerce la luz sobre el ojo. Los colores iluminados atraerán mucho más que los colores no iluminados.
Es importante evitar que se vean los focos, y con ello que la parte superior del escaparate esté excesivamente iluminada. Un buen escaparate debe mantenerse oscuro en la parte superior y lateral ya que como hemos comentado anteriormente la diagonal del recorrido visual tiene su salida en la parte superior del escaparate.
Por lo tanto, si iluminamos esta parte estaremos invitando a la vista del espectador a que salga y pierda su atracción. Las líneas marcadas en el escaparate también dirigen el recorrido visual.
En resumen, la vista entra por el ángulo inferior, siguiendo un recorrido ascendente en diagonal hasta que encuentre algún obstáculo (artículo/producto, decoración, etc.) que tenga mayor luminosidad que el fondo del escaparate; la vista del espectador pasará a través del obstáculo al vacío y continuará su camino ascendente, buscando la diagonal de salida, si no hay otro obstáculo en el camino que haga al espectador saltar de un obstáculo a otro, y finalizará el circuito pasando por todos los elementos del escaparate, saliendo por la parte superior opuesta.
Consejos:
1. Los volúmenes deben estar cercanos entre sí o interpuestos en el plano.
2. El colorido de los elementos que intervienen en la composición debe tener más luminosidad que el fondo del escaparate.
3. Si entre los volúmenes el espacio es amplio, y la influencia de uno no atrae al otro, se hará uso de los focos de luz a modo de puente entre ellos.
4. Recordar que las líneas de composición también son elementos de conducción visual.
5. No olvidarr que con el uso de los maniquíes hay que tener presente hacia donde dirigimos su mirada, ya que enfocará inconscientemente el recorrido visual del espectador hacia un lugar determinado.
Por todo lo que acabamos de exponer, tanto los colores como la iluminación juegan un papel muy importante en el diseño y la realización de un escaparate, así como el conocimiento del significado de las líneas y formas. •

 

Sílvia Alfaras

Interiorista, escaparatista y visual merchandiser.

www.silvia-alfaras.com

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: