Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Punto de venta | El escaparate, la tarjeta de visita de tu farmacia.

Compartir

Cetaphil_PRO_Itch_Control

¿Qué es un escaparate?

Sin duda alguna, podemos decir que el escaparate es la tarjeta de presentación de nuestro negocio. Es un espacio que, bien gestionado, se convierte en arma muy potente para captar la atención de los transeuntes incitandoles a entrar en nuestro establecimiento, y haciendo que nos escojan a nosotros en lugar de a nuestra competencia. Por lo tanto, conviene tenerlo muy en cuenta a la hora de programar nuestras acciones de visual merchandising para mantener una imagen de marca coherente.

A continuación os hablaremos sobre algunos aspectos importantes para realizar un buen planteamiento a la hora de hacer un escaparate.

El escaparatismo es una ciencia empírica que se nutre de otras ciencias y cuyo objetivo es transformar la comunicación verbal en visual, por lo tanto, podemos decir que un escaparate es una herramienta de comunicación. La comunicación no verbal, con sus formas y colores, hace que el escaparate sea capaz de seducir a los observadores, potenciando la decisión de compra del cliente. Una premisa fundamental de un escaparate es que debe atraer y debe interesar, de lo contrario, perderemos oportunidades de captar posibles clientes. Debe transmitir códigos comprensibles por medio de líneas, formas, volúmenes, colores, etc., el mensaje debe ser muy claro y debe transmitir fiabilidad en el significado de la marca, la imagen, y el objetivo deseado.

 

¿Para qué sirve? ¿Por qué montamos un escaparate?

La necesidad de diferenciación para con la competencia nos obliga a buscar continuamente fórmulas de promoción variables, y el escaparate se convierte en una herramienta ideal para ello.

Debemos aprovecharlo!!

Algunos ejemplos de “conceptos” que podemos utilizar en un escaparate, podrían ser los siguientes:

  • Para cubrir infinidad de necesidades de los observadores.
  • Para vender productos o servicios de primera necesidad.
  • Para vender productos o servicios que cubran otras necesidades.
  • Para mostrar aquello que tenemos en el comercio. Lo que vendemos.
  • Para que nos escojan en sus compras. Ser elegidos.
  • Para diferenciarnos de la competencia. Ser diferentes.
  • Para impactar, seducir, convencer. Para agradar.
  • Para reconducir un negocio. Cambiar.
  • Para posicionarnos. Reafirmar.
  • Para introducir otros productos o servicios. Enseñar.
  • Por factores sociales o culturales como la Navidad. Por obligación.
  • Para decir aquello que queremos decir…

 

¿A quién debe dirigirse el mensaje del escaparate?

Es importante tener claros los objetivos de la farmácia y conocer la tipología de cliente al que nos queremos o debemos dirigir, ya que eso nos ayudará a establecer un mensaje más claro y evidente para que nuestro cliente objetivo se sienta identificado, y de este modo empatizar con el.

Por lo tanto resulta imprescindible vincular las propuestas en los escaparates con los resultados de los análisis de cliente (consumidor) establecidos a través del visual merchandising. En cualquier caso, aspectos como el rango de edad, el estatus, sus aficiones y en definitiva todo aquello relacionado con nuestra actividad y que pueda despertar interés en el, nos ayudará en la elección del producto(s) o concepto, para realizar un escaparate efectivo.

 

Objetivos de la farmacia = Objetivos del escaparate

Es importante establecer los objetivos de nuestra farmacia desde el punto de vista comercial, para poder otorgar objetivos con mejor criterio a nuestros escaparates.

Dealgúnmodo,conviene queelescaparate seaenrealidad unaprolongación delinterior delestablecimiento para generar imagen de conjunto, y tener siempre en cuenta los objetivos comerciales nos ayudará a lograrlo con sentido y efectividad.

 

Qué queremos transmitir con nuestros escaparates

Sobretodo, jamás hay que perder de vista que es lo que queremos transmitir con el escaparate, con independencia del producto expuesto.

 

5. ¿Cuándo debo cambiar de escaparate?

Tal como hemos comentado al principio, es imprescindible gestionar bien los escaparates, y eso incluye mantenerlos de una forma adecuada.

Lecturas recomendadas

La eficacia del farmacéutico depende de la gestión y de liderazgo

En los últimos años estamos asistiendo a cambios espectaculares en el funcionamiento de las empresas. La globalizació…

Creación de un espacio ‘natural’ en La farmacia

El interés por lo natural ha aumentado en los últimos años en todos los sectores, incluido el de la salud. En la farm…

Cómo marcar objetivos en la farmacia

  Concepto de objetivo Un paso inicial previo a la formulación de objetivos es conocer dónde nos encontramos, es deci…

Escaparates desordenados, sucios, mal iluminados o productos expuestos durante un largo período de tiempo, darán una imagen negativa del negocio. Algo tan sencillo como exponer menos producto y cambiarlo más a menudo, ayudará a transmitir una imagen actualizada del establecimiento, que parezca que está “más al día”. Por lo tanto conviene realizar un seguimiento constante del escaparate para que no pierda atractivo.

En cuanto a la duración de un escaparate se refiere, su periodicidad puede variar en función de diversos factores como por ejemplo las épocas de rebajas o las campañas anuales programadas, pero en cualquier caso, conviene tener presente que a partir de 15 días, un escaparate empieza a perder efectividad, con lo que no conviene alargarlo mucho más.

 

6. Análisis de nuestro escaparate

Un breve análisis del conjunto del escaparate nos procurará información muy útil a la hora de plantearnos el tipo de concepto/diseño de nuestro escaparate, y se trata de otro de los aspectos importantes por tratarse del punto de partida.

Aspectos como la ubicación, es decir si está en una calle de dobre sentido, o peatonal, estrecha o unagran avenida, o su orientación para tener en cuenta cómo incide la luz diurna, entre otras será determinante para lograr un planteamiento más certero..

Las conclusiones que podamos sacar de este análisis girarán en torno al diseño de la estructura, cuales son las posibilidades técnicas de montaje del producto, cuales las posibilidades de decoración, la visualización, la iluminación (diurna y nocturna)…

El estado de los materiales del escaparate como el mobiliario, el atrezzo o la iluminación, son aspectos que en conjunto pueden lograr un resultado satisfactorio, pero también lo contrario.

 

Ubicación escaparate en el espacio exterior – visualización

Uno de los factores más importantes a la hora de plantearse el diseño de un escaparate es la visualización de los productos expuestos en él. Dependiendo de la forma del escaparate debemos tener en cuenta la posición de los productos para facilitar su visualización al observador.

Hay que tener en cuenta que un producto que mide unos 25 o 30 centímetros se verá bien hasta los 10 metros de distancia, y si un producto que mide unos 40 centímetros se verá bién hasta unos 90 metros. Otro factor a tener en cuenta es la altura en la que hay que colocar el producto, ya que no es lo mismo visualizar el escaparate a ras del suelo, que hacerlo a 1 metro de altura.

El celebro humano percibe el escaparate de la misma forma en que lee textos, es decir, de izquierda a derecha. Esto es la PNL (Programación Neurolingüística), según la PNL el celebro recibe información de la siguiente manera:


Proceso de decisión del consumidor

La SATISFACCIÓN y FIDELIZACIÓN del cliente es el último factor de una venta con éxito. El objetivo de todo escaparate será lograr que un cliente se sienta atraído por un producto que ha sido escogido para él, que está estratégicamente ubicado para que le interese y lo desee, y que con la sola acción de entrar lo consiga con facilidad. En realidad, ésta es la secuencia que forma parte del proceso metodológico para conseguir un escaparate con éxito.

La ATRACCIÓN es unos de los puntos clave de un escaparate, con la que conseguiremos ganar cuota de mercado. Podemos generar atracción mediante aspectos como el propio producto, la iluminación, la decoración en general, los colores, el movimiento, los contrastes, el emplazamiento de los objetos, tal vez con algún elemento insólito, etc. Todo esto, gestionado adecuadamente, será válido para despertar el DESEO de acceder al punto de venta.

Debe ser atractivo incluyendo los productos estrella del comercio o aquellos deseados por el comerciante, colocados de una forma correcta y estudiada para ser vistos de una forma concreta, debe contener decoraciones originales o incluso curiosas, elementos que llamen la atención por su belleza, peculiaridad, forma o color, decoraciones transformadas en escenografías o minimalistas donde el producto es sin duda el protagonista.

El escaparate debe ser un hilo conductor entre el exterior y el interior, entre la calle y el punto de venta.

Al diseñar un escaparate es necesario que el contenido del escaparate sea un fiel reflejo del producto o de la filosofía del punto de venta. Debe hablar del interior de la tienda, del producto y de las necesidades que cubre. Por lo tanto debe mantener una coherencia entre la imagen del punto de venta y la imagen que se quiere dar.

En definitiva, el escaparatismo es indispensable para la venta de casi cualquier “cosa” que no desee desaparecer. Lo que no se ve, no se vende, aquello que vemos lo recordamos, lo queremos, la moda, o estar a la última, diferenciarse de los competidores, hacer que los objetivos de un equipo de marketing se cumplan en el punto de venta o acertar en comunicar al público objetivo aquello que queremos mostrar, son algunos de los compromisos de los escaparatistas.•

 

Sílvia Alfaras

Interiorista, escaparatista y visual merchandiser.

www.silvia-alfaras.com

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: