Close Menu
Ferring
Ferring

Estás leyendo

Punto de venta | La información contable en la oficina de farmacia: la cuenta de resultados

Compartir

Cetaphil Crema Hidratante
Cetaphil Crema Hidratante

 

En el artículo anterior indicábamos que los estados financieros de una empresa, de un negocio, consistían en el balance de situación, la cuenta de pérdidas y ganancias y el estado de flujos de efectivo que, siendo estos los que, analizados en su conjunto, permitían un estudio completo sobre la situación patrimonial y financiera de la empresa. De esta forma, en el artículo anterior describimos el balance de situación, el cual, referido a una fecha determinada (31 de diciembre de final de ejercicio, normalmente) nos mostraba los activos de que disponíamos, los pasivos incurridos y el patrimonio neto del que disponíamos.

 

En el presente artículo pasaremos a describir, pues, el segundo elemento de las cuentas anuales, la cuenta de resultados o de pérdidas y ganancias.

La cuenta de pérdidas y ganancias presenta el resumen de las operaciones de la empresa durante un período determinado, representando por tanto una situación dinámica de la misma; operaciones del 1 de enero de 20X0 al 31 de diciembre de 20X0. Se trata de una magnitud de flujo, de la corriente de ingresos y gastos que ha tenido la empresa en el período, en contraposición al balance, que no muestra ningún flujo, sino una posición estática. Mientras que el balance nos presenta la situación financiera de la compañía, o sea, qué activos ha adquirido y cómo los ha financiado; la cuenta de pérdidas y ganancias nos indica la situación económica; si la empresa gana o pierde dinero a través de sus actividades.

La siguiente figura muestra la estructura de la cuenta de pérdidas y ganancias de acuerdo al Plan General de Contabilidad de 2007 para pequeñas y medianas empresas.

 

 

 

Como se puede observar, existen diferentes subtotales en la cuenta de resultados o de pérdidas y ganancias:

  • Resultado de explotación. Corresponde a la diferencia entre los ingresos y los gastos de explotación del negocio de la empresa. Por explotación se entiende los resultados obtenidos sin considerar la estructura financiera de la empresa. Su lectura, su análisis, nos informa sobre la marcha económica de la misma.
  • Dentro del resultado de explotación, un concepto muy importante es el denominado MARGEN BRUTO, que es la diferencia entre las ventas y el coste de la mercancía vendida:
    1. Importe neto de la cifra de negocios; facturación neta de la Sociedad, entendiendo como neta la facturación bruta (sin IVA), una vez deducidas las devoluciones y descuentos.
    2. Variación de existencias de productos terminados y en curso de fabricación: que tendrá un impacto positivo en la cuenta de resultados si ha habido un incremento de existencias respecto al ejercicio anterior; y, al contrario, un impacto negativo, si ha habido una reducción de existencias. Su análisis, su lectura, va en paralelo a la partida 4 de la cuenta de pérdidas y ganancias (aprovisionamientos). Como en dicha partida se incluye la totalidad de las compras realizadas en el ejercicio (hayan sido consumidas o no en el mismo), a través de este cálculo de variación de existencias se consigue imputar en el ejercicio solamente las compras que corresponden a ventas consumidas en el mismo.
    3. Aprovisionamientos; recoge las compras del ejercicio (hayan sido o no consumidas), tal como explicábamos en el punto 2 anterior.
      Por ejemplo; disponemos de la siguiente información:
      • Existencias de paracetamol a 31.12.20X1: 1.500 euros.
      • Existencias de paracetamol a 31.12.20X2: 2.500 euros.
      • Existencias de paracetamol en el ejercicio 20X2: 3.000 euros.

    ¿Cuantas unidades de paracetamol hemos consumido en el ejercicio 20X2?

      • Epígrafe 4 de la Cuenta de PyG (aprovisionamientos): -3.000 euros.
      • Epígrafe 2 de la cuenta de PyG (variación de existencias): +1.000 euros.

    De esta forma el efecto neto en la cuenta de pérdidas y ganancias, los consumos, serán de 2.000 euros, que corresponde a las compras del ejercicio (3.000 euros), una vez deducido el importe de las unidades de paracetamol no consumidas, que incrementan nuestras existencias.

    • Resultado financiero. Recoge el saldo neto de los ingresos y gastos derivados de las inversiones financieras y de la financiación de la empresa.
    • La suma del resultado de explotación y del resultado financiero determina el resultado antes de impuestos.

     

     

    Es importante saber diferenciar en el análisis económico los diferentes subtotales del resultado de explotación y del resultado financiero. Un resultado negativo, o insuficiente, a nivel del resultado de explotación, muestra un desequilibrio entre los ingresos y gastos de explotación de la empresa en el período analizado. Un resultado antes de impuestos negativo puede ser fruto de un mal resultado económico, pero también puede ser indicativo de una mala estructura financiera, inadecuada para la empresa.

    También es importante conocer, en base a la cuenta de pérdidas y ganancias, cual es el comportamiento de nuestros costes en base al cual procederemos a clasificarlos. Las tipologías más importantes son las siguientes:

    • Costes fijos, aquellos que en un determinado intervalo de actividad, no sufren modificación.
    • Costes variables proporcionales, aquellos que se ven modificados de forma exactamente igual a la variación de actividad.
    • Costes variables progresivos, que varían proporcionalmente al nivel de actividad hasta un determinado punto, pero a partir de éste se incrementan más que proporcionalmente; el coste marginal se incrementa.
    • Costes variables regresivos, que al contrario que sucede con los variables progresivos, a partir de un punto determinado se reduce la proporcionalidad; el coste marginal es más pequeño.
    • Costes semivariables, siendo aquellos que son fijos hasta un determinado nivel de actividad y, a partir de éste, se incrementan de forma variable.
    • Costes semifijos, costes fijos en un determinado intervalo que en un momento preciso se incrementan de forma no proporcional, hasta que alcancen otro punto de actividad que les hará crecer también de forma no proporcional.

    En base a esta estructura de costes, que en líneas generales será difícil de clasificar de una forma exactamente concreta, podemos pasar a calcular el punto de equilibrio. Se entiende por punto de equilibrio (también denominado umbral de rentabilidad, punto muerto o break-even), aquel nivel de ventas de la empresa que cubre la totalidad de costes fijos de la misma y los costes variables necesarios hasta este nivel de actividad. O dicho de otra forma, punto de ventas a partir del cual las ventas adicionales generan beneficio. Para ello utilizaríamos la siguiente fórmula:

     

     

    Veamos un ejemplo de cálculo del punto de equilibrio en una oficina de farmacia. En la figura siguiente se muestra la cuenta de resultados de una farmacia, para un ejercicio determinado.

     

     

     

    En base a la misma, podemos ver que el margen bruto es del 32,5& de las ventas y, asumimos, que para este nivel de ventas todos los costes que no forman parte del margen bruto son costes fijos de la farmacia. En base a estos números e hipótesis obtenemos el siguiente punto de equilibrio:

     

     

    Por lo tanto, para unas ventas de 493.000 euros, aproximadamente, el resultado sería de cero, de equilibrio. Como decimos, el nivel de ventas para conseguir dicho punto de equilibrio es aproximado, pues el cálculo está basado en que el porcentaje de margen bruto sea del 32,5% para el ejercicio siguiente, y éste margen bruto depende de diversas variables. Como no de la gestión de compras, que nos permite reducir el coste de los productos adquiridos, pero también del peso relativo de la venta “libre” (de mayor margen porcentual) en relación a la cuenta del “seguro” (de menor margen porcentual). Si se da un cambio en el peso relativo de estas dos “líneas de negocio”, el porcentaje de margen bruto resultante se verá afectado.

    Por lo tanto, la cuenta de resultados, además de facilitarnos información sobre el resultado de nuestro negocio a nivel histórico, también nos facilita información concreta para la toma de decisiones en el futuro próximo.

    En el próximo artículo analizaremos los principales aspectos vinculado al último elemento de los estados financieros: el estado de tesorería.•

     

    El análisis económico nos ayuda a valorar si la empresa gana dinero, si la diferencia entre sus ingresos y gastos es positiva.

    El análisis financiero nos permite opinar sobre como gestiona su tesorería.

    Puede haber empresas sin problemas económicos (que ganen dinero), pero con problemas financieros (que no tengan liquidez), por ejemplo, y viceversa.

     

     

    Comparte esta entrada:

    Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

    Suscríbete a nuestro boletín

    close

    Apúntate a nuestro boletín

    Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: