Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Consejo farmacéutico | Alergia al polen: 10 recomendaciones para combatirla

Compartir

Puntualsenna

En concreto, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) anuncia niveles de polen similares a los del año pasado.

 

En la primavera de 2013 se alcanzaron máximos diarios de concentración de polen que no se registraban desde el año 2007. Sin embargo, no resultó especialmente complicada para los pacientes por la intermitencia de los “días pico”. Este año, se prevé también una estación de alto riesgo para los pacientes alérgicos ya que el número de granos por metro cúbico de aire previstos es muy similar al del año anterior: 5.600 frente a 5.400.

Según el doctor Francisco Feo, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), “el total de polen de gramíneas recolectado en cada temporada muestra una estrecha relación con lluvia, humedad y temperaturas registradas durante los meses de octubre a marzo. Así, el modelo predictivo desarrollado por nuestro Comité en colaboración con la Universidad de Castilla-La Mancha aporta como resultado un total de 5.600 granos/m3 de aire para esta primavera”, explica el doctor Feo. “Además de las gramíneas, hay otros pólenes alergénicos que alcanzan notable relevancia a lo largo de todo el año en las diversas zonas geográficas españolas: cupresáceas de enero a marzo; plátano de sombra en próximas fechas y de forma cada vez más destacada en las grandes ciudades; mayo y junio como meses clásicos de las gramíneas y el olivo (Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha)… Igualmente destacable es el polen de parietaria en la costa mediterránea, una maleza muy alergénica y de prolongada polinización”.

 

 

El doble de estaciones colectoras

Entre los objetivos de la SEAIC se encuentra proporcionar información de calidad para los pacientes alérgicos. De este modo, la Sociedad ha estado trabajando para ampliar la Red de Aerobiología y disponer del máximo de estaciones colectoras o puntos informativos a través de toda la geografía nacional. “De 27 estaciones que teníamos en 2011 pasamos a 42 en 2013 y 52 en 2014. Todas ellas facilitan información detallada de las zonas donde la alergia a pólenes es relevante y engloban a día de hoy todo el territorio nacional. Este proyecto cuenta con la colaboración de las redes aerobiológicas del País Vasco y de Castilla y León y de las Universidades de Barcelona, Murcia y Castilla-La Mancha, Oviedo y Baleares”, detalla el doctor Feo.

 

Alergia a la alternaria

Clásicamente la alergia primaveral hace referencia de manera exclusiva a los pólenes, sin embargo, cada vez alcanza mayor relevancia la alergia a la Alternaria, un hongo que también se encuentra en las plantas, y que afecta al 15% de la población. La sensibilización a la Alternaria se asocia de manera muy estrecha al asma bronquial y a la rinoconjuntivitis, y afecta más a los niños que a los adultos. 

La mayoría de los alérgicos a este hongo también lo son a pólenes, pero la presencia de asma es superior en este grupo de pacientes, 67% en alergia a Alternaria frente al 40% en alérgicos a gramíneas.

“El asma por Alternaria muestra una peor evolución que el provocado por los pólenes de gramíneas y olivo, con mayor riesgo de descompensación clínica y asistencias a urgencias”, precisa el doctor Feo. “Atenciones que aumentan en las jornadas posteriores a días de lluvia, en momentos de tormenta y ante cambios meteorológicos bruscos. Este fenómeno favorece una mayor penetrabilidad en el árbol respiratorio, incrementado las crisis asmáticas”.

Mantener la alergia bajo control minimiza su impacto. En este sentido, los expertos instan a descartar una posible alergia a la Alternaria ya que, según apostilla Feo, “la vacuna específica resulta muy eficaz”. Y es que para los niños alérgicos a este hongo, que “tienen síntomas prácticamente todo el año”, los inhaladores no dejan de ser parches que no ayudan a modificar el curso de la enfermedad.

El presidente del Comité de Aerobiología de la SEAIC explica que, “las esporas de Alternaria están presentes durante casi todo el año a nivel atmosférico, pero la liberación de sus alérgenos se incrementa con temperaturas de 20-30º y alto grado de humedad. Por este motivo, el riesgo para los alérgicos a Alternaria comienza en el mes de abril y se prolonga hasta el mes de julio. Además, hay otro período de reactivación en otoño durante los meses de septiembre a noviembre”.

 

 

Rinitis local

En algunos pacientes con síntomas de alergia respiratoria, el estudio alergológico habitual puede resultar negativo, a pesar de presentar síntomas claramente alérgicos. “Repetimos el estudio alergológico y, temporada tras temporada, no se consigue diagnosticar el alérgeno responsable de una clínica muy sugestiva de alergia. En este grupo de pacientes la respuesta alérgica es exclusivamente local, por lo que los métodos diagnósticos habituales resultan insuficientes”, comenta el experto.

El test de provocación nasal se realiza estimulando al paciente con el alérgeno en el órgano afectado. Se trata del único método complementario que permite el diagnóstico de este grupo de pacientes. Los cambios que provoca la exposición al alérgeno a nivel nasal se miden con gran exactitud mediante una rinometría acústica.

Tal y como concluye el doctor Feo, “de esta forma, se determina la causa alérgica de los síntomas nasales de pacientes hasta ahora no diagnosticados. El diagnóstico etiológico permite establecer el tratamiento con inmunoterapia o vacuna específica, y modificar el curso natural de la enfermedad alérgica”.  

 

El polen, el alérgeno más frecuente en España

Junto a los ácaros y la caspa de los animales, el polen constituye uno de los alérgenos respiratorios más comunes, aunque las sustancias que pueden provocar alergia son muy diversas. Tal como enumera Aurora Garre, asesora médica de Cinfa, “existen alérgenos de tipo alimentario como el huevo o los  mariscos; algunos fármacos; venenos de insectos como la abeja o la avispa; y alérgenos de contacto, como el níquel o el cromo, o laborales, como el látex y la harina de trigo. Además, cada vez está cobrando mayor relevancia la alergia a la Alternaria, un hongo que  también se encuentra en las plantas”.

 

La alergia es una reacción desmesurada del organismo frente a estas u otras sustancias, que en la mayoría de las personas resultan inofensivas. Como apunta la doctora Garre, “cuando los alérgenos ingresan en el cuerpo de una persona predispuesta a las alergias, el organismo genera anticuerpos específicos para combatir al que consideran un agente invasor. Para ello, liberan sustancias como la histamina, que son las que producen los síntomas propios de la alergia”. Aunque en algunos casos las reacciones pueden ser graves, lo normal es que la mayoría de personas experimente síntomas leves, aunque muy molestos: estornudos, secreción nasal acuosa, picor de nariz, congestión nasal, enrojecimiento ocular, lagrimeo o picor.

Según la SEAIC, en nuestro país, uno de cada cuatros españoles padece alergia al polen. “No obstante, la persona no nace alérgica, sino que puede llegar a hacerse alérgica, en función de su exposición a algún alérgeno en cantidades mayores a lo habitual durante un tiempo prolongado o repetidas veces”, afirma la doctora Garre. También existe una predisposición hereditaria a las alergias, por lo que un niño cuyos padres son alérgicos probablemente desarrolle algún tipo de sensibilización.

En España, la alergia al polen es la más frecuente y está causada principalmente por el polen de las plantas, los árboles y el césped. En muchos casos, esta patología cursa además con asma. En la mayoría de los casos la alergia no tiene cura, pero los síntomas sí pueden controlarse con la ayuda de un tratamiento médico. Además, como recuerda la experta de Cinfa, “la estrategia más eficaz es evitar en la medida de lo posible todo aquello que nos produzca alergia. En primavera, cuando debido al proceso de polinización de las plantas hay más cantidad de polen en el ambiente, es recomendable tomar algunas medidas higiénicas para evitar el contacto con estos alérgenos”.

 

Decálogo de consejos para luchar contra la alergia al polen

1. Mejor, dentro de casa: En los días de mayor concentración de polen y, sobre todo, durante los días de fuerte viento, permanecer el máximo tiempo posible dentro de casa ayudará a sobrellevar mejor la alergia.

2. Horario prohibido: Los intervalos entre las 5 y las 10 de la mañana y las 7 y 10 de la noche son los que acumulan una mayor concentración de polen. Por esta razón, se recomienda reducir las actividades al aire libre durante esas horas y mantener las ventanas de casa cerradas.

3. En el coche, también con protección: Durante los desplazamientos en coche, es preferible mantener las ventanillas cerradas.

4. Los filtros para el aire ayudan: Pueden colocarse filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado, tanto en casa como en el coche, siempre que se cambien con frecuencia.

5. Sal “con vista”: Cuando se salga a la calle, es conveniente llevar gafas de sol para que el polen no pueda entrar en contacto con los ojos.

6. La ropa, un imán para el polen: Los granos de polen pueden quedarse atrapados en las prendas, por lo que una buena medida es ducharse y cambiarse de ropa al llegar a casa. Así mismo, hay que evitar tender la ropa en el exterior.

7. No remover el polen: Hay que evitar aquellas actividades que puedan remover partículas de polen como cortar el césped o barrer la terraza. En caso de alergia al polen de gramíneas, tampoco es recomendable tumbarse sobre el césped.

8. Cuidado en el jardín: En el caso de que se tenga jardín, evitar las plantas que polinicen por el aire.

9. No bajes la guardia durante la noche: Si vamos a pasar la noche al aire libre, es recomendable no dormir cerca de fuentes de pólenes alergénicos como árboles o plantas.

10. Consulta a tu farmacéutico: Si se toman medicamentos específicos para las alergias como antihistamínicos, es importante ingerir siempre los recetados por el médico, de forma regular y en la dosis recomendada por el especialista. Estos medicamentos nunca deben mezclarse con alcohol. Si tienes cualquier duda, pregunta a tu farmacéutico. •

 

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: