Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Consejo farmacéutico | Micosis: Prevención y tratamiento

Compartir

Cetaphil_PRO_Itch_Control

 

Causas

Se denomina micosis a las infecciones producidas por un hongo. Dichas infecciones pueden ser superficiales o sistémicas, siendo más habituales y menos graves las primeras.

Las principales micosis superficiales son las tiñas, (que pueden ser  de la cabeza, el cuerpo, la pierna, la barba y el pie), las candidiasis superficiales (producidas por el hongo Candida albicans), la pitiriasis versicolor (llamada tiña versicolor) y las onicomicosis (infecciones de las uñas).

Los hongos pueden contaminar el cuerpo humano por varias vías: La fuente de contaminación puede provenir de otro ser humano, de un vector animal (gatos, perros, conejos) o puede estar en la tierra. El hongo produce una forma de resistencia denominada espora y puede permanecer meses en el ambiente hasta que encuentra un lugar propicio donde desarrollarse.

 

 

A los hongos les interesa para reproducirse un ambiente húmedo y cálido, por ello en verano este tipo de infecciones son más frecuentes, debido a las altas temperaturas y a la humedad ocasionada, por ejemplo, al bañarnos en una piscina.

Muchas micosis son afecciones oportunistas que prosperan ante una bajada de las defensas del sistema inmune del sujeto afectado. Tal bajada puede ser causada por estrés, estados psíquicos de ansiedad o depresión, por el virus del VIH-Sida o por ciertos tratamientos quimioterápicos, entre otros factores. Un ejemplo típico de micosis oportunista es la candidiasis.

 

Síntomas

Las micosis pueden localizarse en cualquier parte del cuerpo, pueden afectar al cuero cabelludo y manifestarse como caspa o dermatitis seborreica.

Otras veces pueden presentarse como manchas más o menos pigmentadas en la piel, de diferente extensión, en el cuello y el tronco.

También las micosis ocasionan fisuras interdigitales de las manos y los pies, lesiones rojizas y redondeadas en cualquier sitio, y zonas inflamadas en las axilas e ingles.

El hongo puede convivir con el hombre, dejando que éste lleve una vida normal, o le puede producir enfermedades como el «pie de atleta», que a partir de una inocente descamación, se puede convertir en una verdadera puerta de entrada para que después se alojen allí microbios que producen infecciones importantes y potencialmente severas.

La mejor defensa que tiene el ser humano contra la infección es la integridad de la piel. Cuando ésta se rompe, los microbios entran sin ninguna dificultad.

Existe una forma difícil de erradicar que es la onicomicosis (infección de las uñas por hongos), que compromete a las uñas de los pies y, menos frecuentemente, a las de las manos.

 La onicomicosis usualmente no cursa con síntomas, siendo un problema mayormente cosmético al mostrar uñas de coloración blanquecina o amarillenta, quebradas, frágiles y deformes. Al progresar la infección se ve la separación de la lámina ungueal del lecho de la uña. Ocasionalmente se puede acompañar de dolor o incomodidad. El extremo distal de la uña es la parte que se afecta con muchísima más frecuencia, en menor frecuencia se puede iniciar en el extremo proximal o lateral.

El trastorno estético también debe ser considerado, especialmente en las uñas, que por la micosis cambian de color, pierden brillo, se arrugan y se quiebran.

 

 

Prevención de las micosis

  • Tener buen nivel de alarma: no es lo mismo tratar una micosis incipiente que una micosis avanzada.
  • Practicar buenos hábitos higiénicos.
  • Evitar los calzados cerrados en la época de verano y ventilar el pie de forma periódica.
  • Entrar con calzado apropiado en duchas y piscinas públicas.
  • Secar bien nuestro cuerpo después de ducharnos o ir a piscinas .
  • No compartir toallas con otras personas.
  • Cuando se padecen estas afecciones, acudir al especialista dermatólogo.

 

Tratamiento

Lecturas recomendadas

10 consejos frente a los riesgos de la osteoporosis

La osteoporosis es el tipo más común de enfermedad ósea. Como explica la doctora Aurora Garre, experta médica de Cin…

Dificultad para evacuar

  Se considera que está dentro de lo normal una deposición al menos una vez cada 3 días y que cueste trabajo la …

Diez consejos para controlar el asma

Sin embargo, estas cifras podrían ser mucho más altas, ya que según el Estudio Europeo de Salud Respiratoria, un 52% …

Ante la aparición de infecciones por hongos se debe acudir al médico, que nos recetará  formas tópicas u orales en función del área afectada y de su severidad.

El farmacéutico también puede aconsejar sobre micosis superficiales, especificando un tipo u otro de producto según la lesión que se observe; en cualquier caso, ante una infección extendida por hongos, siempre se debe acudir al médico.

Para las onicomicosis, o infecciones de las uñas, debido a la persistencia de las infecciones por hongos, se requiere constancia y paciencia, necesitando de hasta 6 meses para las manos y de 12 para los pies para recuperar totalmente el aspecto natural de la uña. Para estos casos existen en el mercado diferentes productos que ayudan a mejorar sustancialmente el aspecto habitual de las uñas de las manos y de los pies:

  • Sprays para el tratamiento de uñas dañadas:
  • Está indicado para el tratamiento de la uña dañada por micosis.
  • La  combinación de principios activos crea un entorno desfavorable a la onicomicosis y ayuda a eliminar los hongos de la uña.
    El producto favorece la recuperación de las uñas: Los aceites esenciales en su combinación son responsables de la correcta hidratación de la uña, lo cual fomenta notablemente su recuperación.
  • Se aplica sobre la uña limpia, seca y libre de esmalte;  se aplica el spray  dos veces al día (mañana y noche) durante un periodo de 4 semanas. Aplicar sobre toda la superficie de la uña infectada. Después de 4 semanas, la frecuencia de aplicación se puede reducir a 1 vez al día hasta que la uña de aspecto sano haya reemplazado a la uña dañada. Aplicar el spray a una distancia de 10-15 cm de la uña afectada asegurando que la solución la cubra totalmente.
  • Lápiz para el tratamiento de uñas dañadas:
  • Indicado para el tratamiento de la uña dañada por micosis.
  • Gracias a una nueva fórmula patentada  penetra en la uña, creando un entorno que frena el desarrollo de los dermatofitos, por lo que éstos desaparecen. Los resultados son visibles cuando la uña crece.
  • Controla el microambiente de la uña, acidificando el lecho de la misma; atraviesa la uña, de manera que es tratada «desde el interior hacia el exterior». Pueden pasar varios meses antes que la uña afectada tenga una apariencia totalmente sana. El producto baja rápidamente el pH de la uña, convirtiéndola en un ambiente poco propicio para la proliferación de hongos. Sin embargo, la uña deteriorada debe tener tiempo para volver a crecer.
  • Se aplica 2 veces al día durante un periodo de 3-4 semanas. La solución debe cubrir toda la superficie de la uña afectada, incluida la punta de la uña. Después de 3-4 semanas, se reduce la frecuencia de la aplicación a 1 vez por día  durante el periodo de crecimiento de la uña (6-8 meses para las uñas de las maños, y 8-12 meses para las uñas de los pies).
  • Líquidos para el tratamiento de uñas:
  • Utilizado en tratamiento para uñas. Elimina el 99,9% de los hongos de las uñas y previene la reaparición de la infección.
  • La fórmula avanzada penetra en la parte profunda de la uña y elimina la infección desde el origen.
    • 1ª Fase de tratamiento (4 semanas): Se procede a eliminar los hongos de las uñas: Limar la superficie de la uña infectada una vez por semana; desechar la lima después de su uso. Aplicar el líquido sobre la uña infectada diariamente.
    • 2ª Fase de protección (9 meses): Prevenir la extensión y la reaparición de la infección aplicando  el líquido sobre la uña afectada una vez por semana durante nueve meses o hasta que la decoloración desaparezca.
  • Después de 9-12 meses, tiempo medio necesario de crecimiento completo de las uñas de los pies, la uña habrá recuperado su aspecto natural.
  •  Sprays desodorantes para pies:

 El producto regula el exceso de sudor y elimina el mal olor; además contiene ingredientes que previenen de las acciones bacteriana y fúngica. Al disminuir el sudor se reduce también la posibilidad de ambiente óptimo para el crecimiento de hongos.

  • Cremas reparadoras de pies:

Las cremas reparadoras están indicadas para el cuidado de la piel de pies secos y agrietados. Están especialmente indicados para pies con la piel descamada o deshidratada debido a infecciones por hongos.

  • Champús para infecciones capilares que cursan con seborrea y caspa / Lociones para el cuerpo:
  • Se utilizan para infecciones capilares por hongos, tales como: Trichophiton sp., Epidermophyton sp., Microsporum sp., y levaduras tales como Candida sp., Malassezia furfur.
  • Estos champús alivian rápidamente la descamación y el prurito, que están normalmente asociados con pitiriasis versicolor, dermatitis seborreica y pitiriasis capitis (caspa).
  • Las áreas afectadas del pelo deben ser lavadas con el champú, el que debe dejarse de 3 a 5 minutos antes de enjuagar.
  • Estos productos también pueden ser utilizados en la superficie de la piel.
  • El tratamiento suele durar como máximo 2 semanas.

 

Consejo farmacéutico

Las infecciones por hongos, aunque no suelen ser especialmente graves, si que son molestas por su persistencia y la larga duración de los tratamientos, por ello, lo mejor es la prevención, sobre todo al frecuentar espacios húmedos y cálidos; sin embargo, ante infecciones leves, el farmacéutico puede orientar al paciente con productos que ayudan a mantener el aspecto natural de la piel y las uñas.•

 

Daniel Puga Llopis
Farmacéutico

 

 

Los antimicóticos se mantienen estables


Es muy común a la vuelta de vacaciones encontrarse con el problema de las manchas en la piel, y aunque su aparición puede deberse a diversas causas como el embarazo o la toma de anticonceptivos, la exposición a la luz solar suele hacer más evidente este tipo de alteraciones pigmentarias, que incluso pueden estar inducidas por la radiación ultravioleta.


Las micosis son infecciones producidas por hongos microscópicos que la mayoría de las veces son superficiales y se localizan en el pelo, las uñas, la piel o las mucosas. En este tipo de patologías, el papel del farmacéutico es esencial, ya que su consejo es de gran importancia para ayudar junto al dermatólogo en su tratamiento y prevención.

Actualmente existen una gran variedad de tratamientos para estas afecciones en las farmacias. Según datos de la consultora IMS Health, durante el año acumulado septiembre 2013-septiembre 2014, las farmacias españolas despacharon un total de 0,8 millones de antimicóticos que facturaron 10,47 millones de euros, con una ligera bajada con respecto al anterior ejercicio de un 3% aproximadamente.

Reckitt Benckiser fue el laboratorio que más facturó, con un 36,5% de la cuota total del mercado, mientras que en volumen obtuvo el 23,6%. Bayer, sin embargo, fue la empresa que más producto despachó, concretamente un 35,5% de la cuota total, alcanzando en valor el 21,3% del mercado. Omega Pharma logró la tercera posición con un 9,9% y un 14,2% en volumen y valor respectivamente; Vemedia se alzó con el 9,4% de las  unidades vendidas y 10,1% de la recaudación, y cierra el Top 5 Meda, que aunque obtiene los valores más bajos –el 2,9% en volumen y el 4,5% en valor- en este último año ha incrementado las ventas de sus productos en más de un 150%.•

 

 

 

 

 

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: