Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Dermofarmacia | El atractivo personal está simbolicamente relacionado con el cabello

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

36834194LEn la mujer del mundo occidental, la autoestima y el autoconcepto son reflejo del efecto de la influencia social, que puede actuar como fuente de inadaptación y conflicto, lo cual repercute en su imagen corporal y salud mental. La relación con el cabello, casi siempre implica un cierto temor, cierta ansiedad acerca de su estado general, y preocupación por si se va a volver fino, se va a caer o a volverse blanco…

El cabello está relacionado con los valores de la belleza, la feminidad y la sexualidad. El atractivo personal está simbólicamente relacionado con el cabello, por lo que su pérdida afecta negativamente a la autoestima y la propia imagen. Esta situación provoca cambios en el aspecto físico y la imagen del cuerpo que afectan a la noción de la integridad corporal, es decir la percepción del cuerpo como entidad completa y con sus funcionalidades intactas.

La construcción de la auto imagen se realiza a lo largo de toda la vida a partir de la experiencia con el mundo exterior. Es un proceso que influye en las relaciones con uno mismo, con los demás y el entorno que define nuestra identidad personal, del cual forma parte el cabello. De este modo, cualquier acción realizada hacia nuestro cabello, como cortarlo, cambiar de estilo, teñirlo o cualquier situación que haga cambiar su apariencia, son distintas formas de afirmar nuestra propia identidad.

La pérdida de cabello amenaza nuestra vanidad, la idea que tenemos de lo que valemos y generalmente la asociamos con valores como la enfermedad o el envejecimiento.

La medicina, incluso reconoce la presencia de factores emocionales relacionados con su manifestación, entre otros. Algunas personas tienden a expresar la angustia psicológica y el malestar a través del cuerpo y la pérdida del cabello puede ser una exteriorización de la angustia psicológica. •

Dra. Ana Fonseca

Psicóloga

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: