Close Menu
Priorín

NO Mobile

Estás leyendo

Nutrición Fitoterapia | Fitoterapia en patología articular

Compartir

Índice

Unai Berasategui Asurabarrena

La inflamación, a demás de la sintomatología asociada que tiene por sí sola (dolor…), contribuye en el empeoramiento de otros trastornos. Desde hace siglos se han utilizado diversas plantas para tratar el dolor y la inflamación. Hoy en día, sabemos que los principios activos de estas plantas son capaces de inhibir o modular las dos mayores vías de metabolización de las sustancias pro-inflamatorias: la vía de las ciclooxigenasas y la de la 5-lipooxigenasa, por lo que contribuyen a reducir la inflamación.

Fitoterapia por vía oral

Cúrcuma

La Cúrcuma alonga es una de las muchas plantas que durante siglos se han utilizado con fines terapéuticos, en concreto en la medicina tradicional india.

La cúrcuma contiene unos principios colorantes amarillos llamados curcuminoides (curcumina, demetoxicurcumina y bisdemetoxicurcumina). También contiene aceites esenciales con sesquiterpenos y derivados monoterpénicos, aunque en menor proporción. Contiene además almidón, cuyo principal componente son los arabigogalactanos. Pero su actividad antiinflamatoria, antioxidante y antidegenerativa, se debe a los curcuminoides. En los últimos años hay muchos estudios internacionales que avalan dichas efectos terapéuticos.

Resulta de gran interés en rigidez y dolor articular. La curcumina ayuda a reducir la inflamación y la destrucción del cartílago. De hecho, puede ralentizar la evolución de la artrosis.

La curcumina tiene un efecto similar al de algunos antiinflamatorios. Modula la inflamación y el dolor de la siguiente forma:

  • Inhibe la activación del factor de transcripción NF-kB.
  • Reduce la expresión de la IL-1 y del TNFa.
  • Reduce la expresión de la COX-2 lo que reduce la producción de PGE2.
  • Reduce la expresión de la LOX y así de los leucotrienos.
  • Reduce la expresión de metaloproteasas.
  • Previene la apoptosis de los condrocitos inducida por los IL1.
  • Aumenta la expresión de citoquinas antiinflamatoriasIL10.
  • Reduce la tasa de ROS y la peroxidación de lípidos por su capacidad para aumentar la actividad de la catalasa y de las SOD, y gracias a su propia actividad antioxidante. Aunque es reconocido que la curcumina es la principal molécula activa de la cúrcuma, es importante saber que la cúrcuma se debe consumir completa y no solo uno de sus ingredientes bioactivos, ya que funciona mejor al tener todos sus elementos bioactivos presentes. Esto pasa en muchos compuestos naturales.

La cúrcuma se puede utilizar también por vía tópica, aunque es mucho menos frecuente y los estudios son mucho menos concluyentes.

La tolerancia y seguridad de la cúrcuma son altísimas, pero alguna contraindicación o efecto secundario se ha descrito y merece una mención. Son las siguientes:

  • Obstrucción de conductos biliares.
  • Infección biliar.
  • Posibles interacciones con anticoagulantes.
  • Irritación gástrica.
  • Sequedad de boca.

Harpagofito

El Harpagophytum procumbens es muy utilizado en occidente por sus propiedades analgésicas y antiinflamatorias, antioxidantes y condroprotectoras y las principales indicaciones son artrosis, dolor articular, osteoartritis, dolor lumbar…

En la Farmacopea europea, la droga (Harpagophyti radix) viene definida como raíces secundarias tuberosas cortadas y desecadas de “Harpagophytum procumbens DC” y/o “Harpagophytum zeyheri Decne”. Debe tener como mínimo el 1,2% de harpagósido referido a droga seca. La Farmacopea también habla de extracto seco de Harpagophyto (“Harpagophyti extractum siccum”). Este debe tener como mínimo 1,5% de harpagósidos. El extracto seco se prepara en agua o solución hidroalcohólica.

Principios activos

Harpagósido: en H. Procumbens se encuentra entre 0,8-3%, y en H.Zeyheri 0,7-1,7%. En este último la concentración de principio activo es menor y el precio también.

  • Harpágido, 8-p-cumaroil-harpágido, procúmbido, procumbósido…
  • Otros: Flavonoides, ácidos fenólicos, fitosteroles, diterpenos, triterpenos, aceites esenciales, glúcidos, lípidos, etc.

Mecanismo de acción de los harpagósidos.

  • Inhiben la COX-2 sin afectar a la COX-1.
  • Inhiben la TNF (factor de necrosis tumoral) y el IL-1/IL-6, mediadores de la destrucción del cartílago.
  • Inhiben las PGE2.

Precauciones

La raíz de Harpagophyto ha mostrado muy baja toxicidad. La administración de dosis repetidas (toxicidad subaguda) no muestra resultados significativos de toxicidad ni hepatotoxicidad. Los ensayos de tolerabilidad indican una baja incidencia de efectos adversos y éstos son leves, principalmente gastrointestinales (efecto laxante). No obstante debe utilizarse el Harpagophyto con precaución en caso de úlcera gástrica o duodenal, embarazo y lactancia y en obstrucción de conductos biliares. Puede también interaccionar con fármacos anticoagulantes y los utilizados en afecciones cardiovasculares como arritmias o hipertensión arterial.

Como en la mayoría de los casos que se emplean drogas de origen vegetal como fitofármacos, se recomienda utilizar productos de calidad que garanticen su seguridad y eficacia. En el caso del Harpagophyto, diversos estudios han comprobado las importantes variaciones de principio activo que existen entre diferentes preparados comerciales. En esto aparte de la forma de preparación influye la especie. En Europa se aceptan H. procumbens y H. zeyheri, y se ha publicado recientemente un análisis cuyos resultados se muestran en la siguiente tabla:

El Harpagophyto también se utiliza por vía tópica.

Boswellia serrata

La Boswellia serrata (Incienso indio) es un árbol ramificado de tamaño moderado a grande, que se encuentran en India, norte de África y Oriente Medio. Pertenece a la familia Burseracease, dentro de la cual se conocen más de 600 especies. Entre especies hay grandes diferencias en la concentración de los aceites esenciales que contienen y solo cuatro se tienen en cuenta a la hora de utilizarlas con fines antiinflamatorios:

  • Boswellia serrata (específica de la India).
  • Boswellia sacra (sur de Arabia).
  • Boswellia carterii Birdw (Somalia).
  • Boswellia frereana Birdw (Somalia).

La que tiene más interés es la B. serrata que es en la que nos centraremos.

La corteza de la Boswellia produce una oleorresina gomosa, que se ha empleado en la medicina ayurvédica desde hace miles de años como antiartrítico, antiinflamatorio, astringente, estimulante, expectorante y antiséptico.

La Boswellia contiene diferentes principios activos, especialmente los ácidos boswélicos (beta-boswélico, acetil-beta-boswélico…) que tienen importantes propiedades antiinflamatorias. Los ácidos boswélicos bloquean el exceso de actividad citoquinética en tejidos dañados, a la vez que facilitan el flujo sanguíneo a las articulaciones. Como consecuencia de la combinación de ambos efectos, se ha demostrado que alivia la rigidez de las articulaciones, es decir, aumenta la movilidad de las mismas.

Se ha demostrado en numerosos estudios que el efecto antiinflamatorio de la Boswellia es comparable al de los AINEs. El mecanismo de acción de los AINEs es inhibir las enzimas pro-inflamatorias ciclooxigenasa-2 (COX-2). El resultado de inhibir la COX-2 es muy eficaz tanto en patología inflamatoria en general como en dolor. El problema ante el que nos encontramos con los AINEs es que la inhibición de la ciclooxigenasa no es selectiva para el COX-2, sino que también inhibe el COX-1, y este último es imprescindible para el revestimiento que necesita un estómago sano.

En cuanto al mecanismo de acción de la Boswellia, se ha constatado la actividad antiinflamatoria del ácido beta-boswélico gracias a su capacidad de:

  • Modular la 5-lipoxigenasa (LOX-5). La LOX-5 es la primera enzima liberada en la ruta metabólica de las citoquinas y los leucotrienos.
  • Inhibir la HLE (Elastasa Leucocitaria Humana).
  • Inhibir la expresión del TNF-alfa.

La Boswellia puede utilizarse también por vía tópica.

Contraindicaciones

  • Embarazo.
  • Lactancia.
  • Niños menores de 12 años.
  • Molestias gastrointestinales (aunque raramente, puede producir náuseas, reflujo ácido, diarrea…).
  • Erupciones en la piel (vía tópica).

Sauce blanco

Los componentes más importantes de los sauces son los glicósidos fenólicos y, dentro de ellos, la salicina, que está sobre todo en la corteza y hojas. En contacto con el agua la salicina se divide en saligelina y glucosa. Cuando esta saligelina se oxida, da lugar a ácido salicílico, que es la base del ácido acetil salicílico (aspirina).

Las propiedades que tiene el sauce blanco (Salix alba) para combatir el dolor, se deben a la presencia de la salicina (es un glucósido beta antiinflamatorio). La transformación de la salicina en ácido acetil salicílico se produce en el hígado mediante una reacción enzimática. Este ácido acetil salicílico es el más activo.

Propiedades

  • Antiinflamatorio: Inhibe la producción de prostaglandinas y de tromboxanos, inhibiendo de manera irreversible las enzimas ciclo-oxigenasas.
  • Antipirético: Contribuye a bajar la fiebre reduciendo la producción de prostaglandinas en el hipotálamo, regulador de la temperatura corporal.
  • Analgésico: Reduce el dolor bloqueando la producción de hormonas responsables de mensajes transmitidos a los receptores del dolor en el cerebro, de ahí su eficacia en migrañas y dolores de origen diverso.

La Agencia Europea del medicamento lo aprueba como uso bien establecido a corto plazo del dolor de espalda; y como uso tradicional para el alivio del dolor articular menor, fiebre asociada al resfriado común y dolor de cabeza.

Puede utilizarse por vía oral o tópica.

Efectos secundarios y contraindicaciones

  • Sensibilidad a los salicilatos.
  • Úlcera péptica activa.
  • Tercer trimestre del embarazo y lactancia.
  • Molestias gástricas y alérgicas.
  • Aumenta el efecto de los anticoagulantes.

Precauciones

En el caso de los salicilatos, las reacciones de hipersensibilidad son relativamente frecuentes. Además, la parte de la población anticoagulada es bastante grande. Estos productos aumentan el efecto de los anticoagulantes, por lo que estos pacientes deben tener especial cuidado.

Existen productos comercializados de la corteza del salix alba que contienen hasta un 50% de salicina, que finalmente se metaboliza en ácido acetil salicílico.

Se estima que 240 mg equivalen a 50 mg de aspirina. A veces puede producir angioedema.

Té verde

El Té verde o Camelia sinensis es especialmente rico en flavonoides polifenólicos del tipo catequina. Estos forman un conjunto de principios activos con acción antiinflamatoria, pero de entre ellas, la mayor actividad farmacológica reside en la Epigagocatequina Galato (EGCG).

Son bien conocidas las propiedades antioxidantes que del té verde, y por ende su eficacia como adyuvante en todas las patologías que implican estrés oxidativo, como son las afecciones osteoarticulares, pero también en trastornos neurodegenerativos o cardiovasculares.

En el 2002 ya se publicó un estudio realizado sobre las propiedades antiinflamatorias del té verde, que demostró que la actividad antirreumática de la EGCG era por inhibición de la Interleuquina-1 beta-inducida producción de NO (óxido nítrico) en condrocitos humanos.

En otro estudio (2010) se demuestra que las EGCG podrían servir para mitigar el dolor, la inflamación y el deterioro del tejido causado por la artrosis reumatoide.

Matricaria camomilla

La matricaria recutita silvestre es una planta medicinal utilizada desde la antigüedad por su actividad antiinflamatoria, sedativa ó relajante y antiespasmódica.

Entre los numerosos compuestos activos encontraríamos:

  • Quercetina. La inflamación de las articulaciones es a menudo provocada por los efectos que la histamina tiene a nivel de permeabilidad capilar. Es pues su actividad antihistamínica la que la convierte en una sustancia útil en la prevención de la inflamación articular.
  • Bisabolol. Propiedades antiinflamatorias. Es frecuente encontrarlo como tal en formulaciones por vía tópica.
  • Camazuleno. Profeno natural con propiedades antiinflamatorias. Inhibe la enzima pro-antiinflamatoria de la ciclooxigenasa-2 (COX-2), pero no afecta al COX-1.
  • Luteolina. Flavonoide con propiedades antiinflamatorias y antialergénicas.

Jengibre y Ulmaria

También tienen propiedades antiinflamatorias tanto vía oral como vía tópica.

Fitoterapia por vía tópica

En el deporte es muy frecuente utilizar preparados tópicos. Casi todos los deportistas padecen patologías leves: inflamaciones leves, sobreesfuerzos puntuales… Las formulaciones vía tópica frecuentemente llevan asociados otros productos como ácido hialurónico, condroprotectores (colágeno…), etc. En este caso, también sería útil buscar el efecto frío, ya que reduce la inflamación. Otras veces en cambio, buscaremos el efecto calor (musculatura…)

Árnica flor

Presenta actividad antiinflamatoria, analgésica y antiagregante plaquetaria. Indicada en contusiones, esguinces y dolores musculares localizados.

Capsaicina fruto

Tiene actividad analgésica ya que actúa sobre los neurotransmisores implicados en la transmisión del dolor, interrumpiendo su transmisión hacia las vías centrales cerebrales, produciéndose un fenómeno de desensibilización al dolor.

Gaulteria hoja

Tiene actividad analgésica, antiinflamatoria y revulsiva.

Alcanfor árbol (efecto frío)

Estimula las terminaciones nerviosas e inhibe la percepción del dolor.

Eucalipto árbol (efecto frío)

Estimula las terminaciones nerviosas e inhibe de las señales del dolor, igual que el Alcanfor.

Trementina árbol (efecto calor)

Nutrientes

Vitaminas del grupo B

Antioxidantes. Potencian los efectos de los analgésicos y antiinflamatorios. Son útiles como coadyuvantes en dolores articulares.

Vitamina C

El antioxidante de referencia. Es fundamental para la producción de colágeno y glicosaminoglicanos. También para la resistencia de los tejidos conectivos. Está indicada en molestias articulares, artrosis y osteoporosis.

Vitamina D

Participa en la síntesis de proteoglicanos. Se indica en osteoporosis.

Vitamina E

Mejora la protección de la matriz del cartílago, por el aumento de crecimiento de condrocitos. Es antioxidante. Se utiliza mucho en deportistas en calambres o daños musculares. También en artritis.

Omega-3

Tiene función antiinflamatoria y estructural. Se utiliza en enfermedades inflamatorias como artritis y artrosis. La procedencia es generalmente de productos marinos, por lo que hay que tener cuenta las alergias a pescado y marisco. También habría que controlar su administración en pacientes en tratamiento con anticoagulantes orales, así como en pacientes con molestias gastrointestinales.

Magnesio

Además de mejorar la inflamación y el dolor articular, fortalece los huesos.

Forma parte de las membranas celulares y la estructura ósea. Debe equilibrarse con el calcio para la síntesis de la vitamina D. Está indicado por lo tanto en osteoporosis, calambres musculares, tirones…

Manganeso

Es antioxidante. Contribuye a la formación de hueso, cartílago, tendones y ligamentos. El Mn interviene en la producción de mucopolisacáridos como el sulfato de condroitina o el ácido hialurónico. Indicado en osteoporosis, tendinopatías y artrosis.

Zinc

Imprescindible para la síntesis de colágeno, proporcionando elasticidad a la piel. El Zn y el Cu actúan como cofactores de la super-óxido-dismutasa, para optimizar los mecanismos internos de defensa frente a la inflamación.

Silicio

Participa en la síntesis de elastina y colágeno. Indicado en lesiones articulares,artrosis y osteoporosis.

Azufre

Se encuentra en el colágeno de tendones, cartílagos y ligamentos. Indicado en tendinopatías y artrosis.

Bibliografía

  1. Amalraj, Augustine, et al. “Biological activities of curcuminoids, other biomolecules from turmeric and their derivatives–A review.” Journal of traditional and complementary medicine 7.2 (2017): 205-233.
  2. Chin, Kok-Yong. “The spice for joint inflammation: anti-inflammatory role of curcumin in treating osteoarthritis.” Drug design, development and therapy 10 (2016): 3029.
  3. Haseeb, Abdul, Mohammad Yunus Ansari, and Tariq M. Haqqi. “Harpagoside suppresses IL-6 expression in primary human osteoarthritis chondrocytes.” Journal of Orthopaedic Research 35.2 (2017): 311-320.
  4. Emilia, María Emilia Carretero Accame María, and Carretero Accame. “Raíz de harpagofito, Raíz de harpagofito, una actualización actualización actualización.”
  5. Kizhakkedath, Reji. “Clinical evaluation of a formulation containing Curcuma longa and Boswellia serrata extracts in the management of knee osteoarthritis.” Molecular medicine reports 8.5 (2013): 1542-1548.
  6. Shara, Mohd, and Sidney J. Stohs. “Efficacy and safety of white willow bark (Salix alba) extracts.” Phytotherapy Research 29.8 (2015): 1112-1116.
  7. Chérrez-Ojeda, Iván, et al. “¿ Son seguros los productos naturales analgésicos en los pacientes con alergia a los antiinflamatorios no esteroideos?.” Revista alergia México 65.1 (2018): 99-102.
  8. B. Antony,* B. Merina, V. S. Iyer, N. Judy,1 K. Lennertz,2 and S. Joyal2 “A Pilot Cross-Over Study to Evaluate Human Oral Bioavailability of BCM-95®CG (Biocurcumax™), A Novel Bioenhanced Preparation of Curcumin” Indian J Pharm Sci. 2008 Jul-Aug; 70(4): 445–449.

Comparte esta entrada:

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: