Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Fitoterapia | Las alcachofas son excelentes para los diabéticos

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

Las hojas tienen peciolo y están cubiertas de vello blanquecino. Las flores son grandes y vistosas, se agrupan en capítulos y son de color19141295 azul violáceo; en la parte inferior se hallan las alcachofas que son la parte comestible; el fruto es aquenio y monosperno.

Localización:

Crecen en las huertas, prefiriendo los suelos calcáreos y de gran riqueza. Climas templados.

Floración:

Entre Otoño y  Primavera

Recolección:

Las flores y las hojas en verano.

Propiedades:

tabla-1

Aplicaciones terapéuticas

tabla-2

Partes utilizadas:

Las hojas, las raíces y el fruto

Modos de empleo

Uso Interno:

De cocción: 20 g. de hojas secas en medio litro de agua y pasados 5 minutos filtrar y azucarar. Diurético.

Infusión: 30 g. de hojas frescas en 1 l. de agua. Insuficiencia hepática e ictericia.

Tintura: Macerar 500 g. de hojas cortadas y secas en 1 l. de agua hervida durante 15 días, prensar, filtrar y meter en botellas. La tintura obtenida, tomar dos cucharadas de café en un poco de agua antes de cada comida.

Uso Externo:

Decocción: 20 g. de hojas secas en medio litro de agua durante 5 minutos. Practicar gargarismos en casos de bilis.

Incompatibilidades:

 No es aconsejable ingerir leche después de haber comido alcachofas.

Contraindicaciones:

El agua de las alcachofas obtenida durante la cocción, es de gran contenido en minerales y pese a sus grandes virtudes en el hígado y bilis, no debe de ser ingerida por las personas que padezcan gota, artritis y reúma.

Curiosidades:

Las alcachofas comidas en crudo durante varios días seguidos son buen remedio para el tratamiento de enfermedades del aparato digestivo, especialmente del intestino y también en los casos de diarrea crónica.

Virtudes:

Como las pencas del cardo común, las alcachofas constituyen un alimento excelente para los diabéticos. Como remedio casero, lo más recomendable es emplear el jugo de sus hojas frescas de la alcachofa, mezclado con agua azucarada o con vino, para enmascarar su excesivo amargor. Se usa para descargar el hígado y para disminuir el azúcar de la orina de los diabéticos.

Las personas que padecen insuficiencia hepática renal, hace de esta especie una de las más hermosas conquistas de las fitoterapias.•

Blanca Esparza

Farmacéutica Comunitaria.

Vitoria

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: