Close Menu
Ferring

NO Mobile

Puntualsenna

Aunque posee un origen incierto, se le considera oriundo de Asia, desde donde se extendió a toda Europa, y desde allí hacia América, por medio de los conquistadores españoles. En Egipto  se le atribuían propiedades fortificantes y revigorizantes.  Se cuenta que era la rosa maloliente de los griegos; debido a su fuerte olor se prohibía la entrada a los que la comían en el templo de Cibeles. Los gladiadores eran muy aficionados a su consumo por las propiedades excitantes de la libido que se le atribuían. En la Edad Media ya se usaba con fines terapéuticos, generalmente para combatir enfermedades bacterianas. 37202640

Es una planta herbácea perenne de la familia de las liliáceas. Las hojas son planas y delgadas, llegando a alcanzar 30 cm de largo. Las raíces son profundas de 50 cm o más. El bulbo, de piel blanca, forma una cabeza dividida en gajos que comúnmente son llamados dientesDe la planta se conocen especialmente sus bulbos, que se presentan en grupos de seis a doce dientes que se encuentran a su alrededor los cuales están recubiertos de una fina película formando la cabeza.  Es anual, de hojas plaas, cóncavas, largas, lisas, enteras y de un matiz verdoso.  El ajo contiene glucósido sulfurado, aluna, enzima, vitaminas A, B1, B2, C y niacina.

Sus hojas son blancas, con una vaina que abraza el tallo y con gran número de flores blancas y de color rojo. Su flor tiene seis estambres que flore en primavera y verano.  El fruto es pequeño y se presenta en forma de cápsula. El ajo, además, es un antibiótico y antiséptico general gracias a su alto porcentaje de azufre, y se ha demostrado su acción bactericida frente a estafilococos, estreptococos, salmonela y hongos y, a la vez, estimula las defensas del organismo, aumentando la producción de glóbulos blancos.

Cultivo: Los dientes se plantan desde octubre hasta abril según las temperaturas, aunque más comunmentea, antiespasmódicas, carminatias, antiséptivas, intestinales profilácticas muy ácidas, hipotensaros, antidiabeticas, antirreumáticas, expectorantes, estimulantes, vermífugas bacterividas, hipoglucemiantes, revilsivas.

Aplicaciones terapeúticas:

33407248El ajo provoca un descenso de la tensión arterial, tiene efecto vasodilatador y facilita la circulación de la sangre, siendo por tanto aconsejable su uso a las personas que sufren de hipertensión, arterioesclerosis y trastornos circulatorios en general, o en los casos de las personas que han sufrido de trombosis, embolias u otros accidentes vasculares. Enfermedades infecciosas, lombrices infantiles, presión excesivamente alta, verrugas, dolores reumáticos, contra el insomnio , antiséptico del intestino, arterioesclerosis, diarreas, contra la disentería amebiana, fiebre rifoidea, intoxicaciones nicotinicas, mejora las alteraciones cardiacas, cicatrizan las heridas del estomago, afrodisiacas.

Diferentes modos  de utilizarlo:

Ingerido en crudo es aperitivo, estimulante de las vías digestivas, tonificador de la mucosa del estomago y ayuda a diferir los alimentos.

Excelente remedio para los diabéticos, debiendo comer en ayunas dos o tres dientes de ajo.

Comiendo al acostarse un diente de ajo se combate el insomnio.

Como remedio contra el reuma, machacar bien un diente y comerlo con miel.

Infusión: Con un diente de ajo por taza de agua limpia la voz y ayuda a expectorar en los catarros pulmonares.

Decocción: Machacar un diente de ajo, hervir durante un minuto en leche caliente, bien azucarado, tomar 2 ó 3 cucharadas al día de este preparado, combate las lombrices y la solitaria.

Maceración: Dejar toda una noche una taza de agua o leche en la que se habrán echado 3 ó 4 dientes de ajo machacados y se habrá hervido. Beber a la siguiente mañana en el desayuno, tomar durante 3 semanas. Elimina los parásitos intestinales.

Uso Externo:

Picaduras: De avispas o de insectos;; extraer el aguijón y frotar con un trozo de ajo.

Emplastos: Contra los pequeños quistes; frotar con un fragmento de ajo varias veces al día. Hacer a continuación para finalizar bien el tratamiento pequeños emplastos de arcilla y ajo.

Gasa: Contra las otalgias (dolor de oídos)

Fricciones: Cualquier parte del cuerpo aquejada de reumatismo se puede friccionar con ajo y se calmará el dolor. Mezclar 2 partes de aceite de alcanfor y una de ajos; friccionar la columna vertebral. Combate el reuma, la astenia y la debilidad general.

Precauciónes:

Para neutralizar el olor de ajo, masticar 2 ó 3 gramos de café, algunos de anís, comino o cardamomo; igualmente una manzana o un manojo de perejil.

No es conveniente para los enfermos  que padezcan herpes o cualquier dermatosis en la piel; ni para los que tienen  irritaciones de estómago e intestino. No debe tomar ajos la mujer que amamanta pues se le retira la leche. •

Blanca Esparza

Farmacéutica Comunitaria y Técnico Ortopeda. Vitoria

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: