Close Menu

NO Mobile

Estás leyendo

Piel Mi Farmacia Dermofarmacia | Maskné: Causas, prevención y tratamiento

Compartir

Save the date
Índice

Profesora Asociada, Facultad de Farmacia y Ciencias de la Alimentación- Universidad de Barcelona (UB). Co-Directora del Máster en Dermocosmética Farmacéutica, IL3-UB

Una de las consecuencias de la pandemia ha sido un efecto secundario derivado del uso de las mascarillas: el maskné, un trastorno cutáneo que se puede prevenir y tratar desde la farmacia comunitaria

Desde el inicio de la pandemia de Covid-19, las mascarillas se han convertido en un elemento de uso imprescindible en la vida diaria para proteger nuestra salud y la de los demás.

Sin embargo, el uso de las mascarillas durante varias horas seguidas ha ocasionado el aumento de los problemas en la piel que queda cubierta (en su mayoría, problemas menores) y el consecuente aumento en el número de consultas relacionadas con estos problemas.

Uno de los trastornos cutáneos más destacados ha sido el maskné, o acné asociado al uso de las mascarillas. Esta afección se había documentado con anterioridad en el personal sanitario(1), pero el uso generalizado de las mascarillas en el resto de la población ha dado como resultado que la afección se vuelva más prevalente y ampliamente reconocida. El maskné puede ocurrir en personas que padecen acné u otras dermatosis o surgir “de novo” en personas previamente libres de acné(2).

¿QUÉ CAUSA EL MASKNÉ?

El maskné es un subtipo reconocido de acné mecánico(3). Aparece por el roce continuado de cualquier mascarilla protectora con la piel de zona peribucal. También es la consecuencia del aumento de la humedad y la temperatura en estas áreas de la cara debido a la respiración y a la oclusión durante períodos largos de tiempo. La combinación de presión, fricción, oclusión, humedad y calor crea un ambiente propicio para que se produzcan otros cambios en las características de la piel(4):

• El aumento del sebo en las mejillas, el área perioral y el mentón.
• La obstrucción de los poros o hiperqueratinización folicular.
• El enrojecimiento de la piel de las mejillas.
• La deshidratación del área perioral.
• El aumento del pH5.
• La disbiosis o alteración del microbioma y el micobioma, con la proliferación de bacterias como Cutinobacterium acnes.

En estas condiciones pro-comedogénicas, se activa la respuesta inmune innata que conduce a la formación de lesiones inflamatorias (pápulas y pústulas), que son las predominantes en el maskné(2).

Otros factores externos e internos, como la presencia de dermatosis (rosácea y dermatitis seborreica, entre otras) pueden aumentar la severidad del maskné y empeorar la dermatosis preexistente si la mascarilla se usa un mínimo de 6 horas al día(6,7). El efecto es más marcado cuando se utilizan mascarillas no quirúrgicas(6).

El mecanismo de formación del maskné se resume en la figura(8 2).

Conviene señalar que, además del acné mecánico, el uso de las mascarillas puede inducir la aparición de otros trastornos cutáneos menores como sequedad, picores, descamación y maceración de la piel; deshidratación de los labios y herpes labial; dermatitis perioral; dolor o irritación detrás de las orejas; pequeñas heridas en el puente nasal, etc. Estos problemas son más frecuentes en personas de edad avanzada y si las mascarillas se usan durante muchas horas seguidas, son de tamaño inadecuado o están demasiado apretadas(1). El daño en los sitios de presión se puede reducir adoptando medidas de prevención como las que se comentan a continuación:

El uso prolongado de las mascarillas puede agravar las dermatosis faciales comunes como el acné vulgar, la rosácea y la dermatitis seborreica

PREVENIR Y TRATAR EL MASKNÉ

Seguir una rutina de cuidados simple y la vez eficaz es fundamental para prevenir y combatir el maskné. De esta forma, la piel está más preparada para soportar la mascarilla y es más resistente a las irritaciones.
La Academia Americana de Dermatología ha realizado una serie de recomendaciones básicas para prevenir los problemas de la piel con mascarillas(9). Debido a la actualidad del tema, estos consejos se han ampliado con información sobre las características de los productos, principios activos más adecuados, modo de empleo, precauciones, etc.

1. Limpiar el rostro a diario. Hay que insistir a los clientes que, cuando se lleva la mascarilla, no hay que saltarse la limpieza escrupulosa del rostro. El lavado se ha de limitar a dos veces al día y también después de sudar mucho ya que la transpiración, cuando se usa mascarilla, irrita la piel.

Las pieles con acné suelen preferir las fórmulas que hacen espuma y se aclaran (gel, syndet, etc.) porque dan la sensación de que la piel queda más limpia que si se usan otros limpiadores sin aclarado. Se recomienda usar limpiadoras suaves (por ejemplo, sin sulfatos o sustancias abrasivas) para no deslipidizar en exceso, y preferentemente sin perfume. En caso de que el maskné sea leve y la piel esté irritada, uno de los lavados se puede realizar con el producto destinado a la piel acneica y el otro, con una limpiadora para piel sensible que incluya activos calmantes.

Para una higiene más profunda, una o dos veces por semana conviene utilizar una mascarilla limpiadora.

2. Hidratar la piel antes y después de usar la mascarilla. Los humectantes son esenciales para mantener la función barrera, reducir la alteración del microbioma y actuar como un escudo protector frente a los desencadenantes externos.

El producto hidratante se ha de aplicar inmediatamente después del lavado. Se aconsejan las texturas ligeras (gel, sérum, bruma o emulsión) en función del tipo de piel. En cuanto a los activos, están especialmente indicados el hialuronato de sodio, el FHN, el ácido poliglutámico y las ceramidas, junto con sustancias calmantes como el ácido glicirretínico. En cambio, deben evitarse:

• El ácido láctico y la urea, ya que interactúan con el sudor y la humedad y alteran el pH de la piel ocluida, lo que puede causar una dermatitis de contacto irritativa.
• Las sustancias oclusivas (parafina, dimeticona) y emolientes como la lanolina, el estearato de glicerol y los esteroles de soja porque pueden desencadenar acné por oclusión en las personas con hiperhidrosis o piel grasa(10).

3. Evitar el maquillaje cuando se usa la mascarilla. Debajo de ésta, es más probable que el maquillaje obstruya los poros y ocasione un brote de acné. Si el maquillaje es necesario, utilizar fórmulas etiquetadas como “no comedogénicas”.

4. Prescindir de los productos y los ingredientes potencialmente irritantes como los peelings químicos, los retinoides y el alcohol en altas concentraciones, sobre todo en los productos sin aclarado (por ejemplo, aftershave) ya que, bajo la oclusión prolongada, aumentan el riesgo de dermatitis de contacto irritativa(10).

5. En el tratamiento tópico del acné, los activos utilizados habitualmente (ácido salicílico, hidroxiácidos y peróxido de benzoílo) son más irritantes en la piel ocluida. Además, el peróxido de benzoílo tiene efecto blanqueante del tejido de la mascarilla. Por estas razones, bajo la mascarilla se recomienda utilizar productos con activos botánicos reguladores del sebo, antisépticos y calmantes con evidencia científica10 y reservar los antiacneicos habituales para la noche. En caso de ausencia de mejoría o empeoramiento de las lesiones, se procederá a la derivación médica.

Conviene recordar que las personas que siguen tratamiento sistémico con isotretinoína son más propensas a sufrir dermatitis por fricción, exacerbación de la dermatitis retinoide, queilitis e infecciones cutáneas. El microambiente cálido y húmedo aumenta el riesgo de sobrecrecimiento de microorganismos e infecciones secundarias como impétigo, foliculitis gramnegativa y foliculitis por Malassezia(10).

6. La protección solar puede ser problemática. Por una parte, la oclusión aumenta la sensibilidad y la comedogenicidad de los fotoprotectores químicos. Por otra parte, la reaplicación periódica del fotoprotector se complica al aire libre y cuando la mascarilla se usa durante varias horas seguidas (transportar el producto, restos de aceites en la mascarilla…). De ahí que, para mejorar el cumplimiento en la fotoprotección, se puede incentivar el uso de mascarillas de tejidos de protección ultravioleta (UPF 50+)(3).

CONSEJO PROFESIONAL

Es posible prevenir y acelerar la curación del maské si se adoptan otras precauciones.

Medidas higiénico-dietéticas

• No manipular las lesiones. Evitar el contacto del cabello y las manos con el rostro.
• Evitar el uso continuo de la mascarilla durante más de 6 horas.
• Airear la piel, si es posible: 15 minutos de descanso de la mascarilla cada 2 horas.
• Extremar la higiene de las mascarillas. Si son de tela, lavarlas después de cada uso (con detergente para la ropa sin fragancia) ya que la suciedad de la piel y las bacterias del aliento se acumulan en el tejido. En el caso de las mascarillas quirúrgicas, usarlas el tiempo recomendado por el fabricante y no reutilizarlas.
• El estrés, el insomnio y la dieta pueden hacer que el acné persista. Llevar un estilo de vida saludable y reducir el consumo de alimentos de índice glucémico alto y de lácteos.

Impacto del material de la mascarilla facial en el microambiente de la piel

• Las fibras naturales (algodón, lino, lyocell) absorben la humedad de la piel mejor que las fibras sintéticas, pero tienen una mayor saturación de líquidos, lo que aumenta la incomodidad y la sensación de pegajosidad.
• Los tejidos con un número alto de hilos tienen un UPF más alto y minimizan la fricción entre el tejido y la piel, lo que es interesante para las personas con afecciones atópicas.
• Los colores claros son reflectantes, dispersan el calor, y son idóneos para los trastornos cutáneos sensibles al calor como la dermatitis atópica y la rosácea.
• La pandemia por Covid-19 ha acelerado la investigación en los materiales y el diseño de las mascarillas para ofrecer una mayor protección a los usuarios, por ejemplo, mediante la introducción de propiedades como la actividad antimicrobiana y la superhidrofobicidad(11). Los textiles que incorporan plata, óxido de zinc y óxido de cobre tienen propiedades biocidas de amplio espectro que son terapéuticas para afecciones dermatológicas y además reducen la resistencia a los antibióticos en el tratamiento del acné.

BIBLIOGRAFÍA

Sinha A, Singh AR. An unforeseen hazard of masks being in vogue. Int
J Occup Environ Med (The IJOEM). 2020;11(4):2211-2213.
Sinha A, Singh AR. An unforeseen hazard of masks being in vogue. Int
J Occup Environ Med (The IJOEM). 2020;11(4):2211-2213.
1. Sinha A, Singh AR. An Unforeseen Hazard of Masks Being in Vogue. Int J Occup Environ Med. 2020;11(4):213-214.
2. Searle T, Ali FR, Al Niaimi F. Identifying and addressing “Maskne” in clinical practice. Dermatol Ther. 2020;34(1):e14589.
3. Teo WL. Diagnostic and management considerations for ‘Maskne’ in the era of COVID-19. J Am Acad Dermatol. 2020;84(2):520–521.
4. Park S, Han J, Yeon YM, Kang NY, Kim E. Effect of face mask on skin characteristics changes during the COVID 19 pandemic. Skin Res Technol [Internet]. 2020 Nov 20 [consultado el 27 de junio de 2021]; Disponible en: https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/srt.12983
5. Hua W, Zuo Y, Wan R, Xiong L, Tang J, Zou L y cols. Short-term skin reactions following use of N95 respirators and medical masks. Contact Dermatitis. 2020;83(2):115-121.
6. Damiani G, Gironi LC, Grada A, Kridin K, Finelli R, Buja A y cols. COVID 19 related masks increase severity of both acne (maskne) and rosacea (mask rosacea): Multi center, real life, telemedical, and observational prospective study. Dermatol Ther 2021;34(2):e14848.
7. Veraldi S, Angileri L, Barbareschi M. Seborrheic dermatitis and anti-COVID-19 masks. J Cosmet Dermatol. 2020;19(10):2464-2465.
8. Información comercial Ashland, 2021
9. American Academy of Dermatology Association. 9 ways to prevent face mask skin problems [Internet]. AAD.org. 2021 [consultado el 27 de junio de 2021]. Disponible en: https://www.aad.org/public/everyday-care/skin-care-secrets/face/prevent-face-mask-skin-problems
‌10. Teo WL. The “Maskne” microbiome – pathophysiology and therapeutics. Int J Dermatol. 2021;60(7):799–809.
11. Chua MH, Cheng W, Goh SS, Kong J, Li B, Lim JYC y cols. Face Masks in the New COVID-19 Normal: Materials, Testing, and Perspectives. Research [Internet]. 2020 Aug 7 [consultado el 27 de junio de 2021];2020:1–40. Disponible en: https://spj.sciencemag.org/journals/research/2020/7286735/

Comparte esta entrada:

Moskito Guard
Priorín

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: