Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Consejo farmacéutico Innovación | Corticoides en el tratamiento de pacientes graves con COVID-19

Compartir

La terrible pandemia que nos azota se ha cobrado una cantidad ingente de vidas en el mundo, siendo especialmente elevada la tasa de mortalidad en los pacientes graves hospitalizados que requieren asistencia con respirador. El papel de los corticoides en el tratamiento de enfermedades graves ha tenido gran controversia, pero, digamos afortunadamente, la COVID-19 ha ayudado a resolver esta cuestión. El RECOVERY trial (Randomized Evaluation of COVID-19 Therapy) mostró una reducción absoluta media de la mortalidad en los pacientes que recibieron 6 mg/día de dexametasona respecto de placebo (RR: 0,83; IC95%: 0,75-0,93). Pero esta fue aún mayor (RR: 0,64; IC95%: 0,51-0,81) en aquellos que recibían ventilación mecánica invasiva. Ante estos datos, los investigadores analizaron, mediante una revisión sistemática y posterior metaanálisis, la tasa de mortalidad a los 28 días de los pacientes graves hospitalizados en los estudios clínicos que evaluaron la administración de corticoides sistémicos respecto del cuidado usual.

La revisión sistemática, cuyo resultado principal fue la mortalidad por cualquier causa a 30 días, halló 7 ensayos clínicos que incluían 1.703 pacientes (678 con corticosteroides y 1.025 con cuidado usual o placebo), de los cuales murieron 647 (222 en el grupo tratado con corticosteroides y 425 en el de placebo). Con estos datos, el metaanálisis posterior estimó una OR de 0,66 (IC95%: 0,53-0,82; p<0,001), correspondiéndose con un riesgo absoluto de mortalidad del 32% con corticosteroides frente al 40% con placebo. Más interesante fue el análisis por subgrupos de pacientes. Así, en pacientes con ventilación mecánica invasiva, la OR fue de 0,69 (0,55-0,86) respecto de los que no recibieron, estimándose una reducción absoluta de la mortalidad del 30% y 38%, respectivamente; en los que no recibieron ventilación asistida se estimó una OR de 0,41 (0,19-0,88) con reducción absoluta de la mortalidad del 23% y 42%, respectivamente. En los pacientes a los que se administraron fármacos vasoactivos, la OR en la asociación de corticoides y mortalidad fue de 1,05 (0,65-1,69), no mostrando diferencia significativa en la mortalidad (48% y 47% respectivamente), pero en los pacientes que no recibieron vasoactivos fue de 0,55 (0,34-0,88), mostrando una reducción significativa de la mortalidad (24% y 37%). En los subgrupos por edad o sexo, los resultados fueron tan concluyentes como los valores medios estimados en este estudio. Finalmente, no se observó un incremento del riesgo de efectos adversos graves asociados a la administración de corticosteroides.

A la vista de los resultados del metaanálisis, los investigadores concluyen que la administración de corticoides sistémicos en pacientes graves con COVID-19 reduce la mortalidad a 8 días por cualquier causa, respecto del cuidado usual o del placebo.

Lecturas recomendadas

Dificultad para evacuar

  Se considera que está dentro de lo normal una deposición al menos una vez cada 3 días y que cueste trabajo la …

El peso aumenta a medida que aumenta la edad de las personas

No tengamos en cuenta en este momento lo que sabemos ya –que dicho crecimiento no es uniforme sino que hay períodos d…

Cronoterapia y riesgo cardiovascular

La elevación de la presión arterial por encima de ciertos valores límite constituye un importante factor de riesgo ca…

The WHO Rapid Evidence Appraisal for COVID-19 Therapies (REACT) Working Group. Association Between Administration of Systemic Corticosteroids and Mortality Among Critically Ill Patients With COVID-19. JAMA. 2020 Sep 2.doi:10.1001/jama.2020.17023. Online ahead of print.

Comparte esta entrada:

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: