Close Menu
Ferring
Ferring

Estás leyendo

Mi Farmacia La farmacia de las mascotas | El cambio climático intensifica la presencia de enfermedades transmitidas por vectores

Compartir

Puntualsenna
Puntualsenna

Marta Mata. Veterinaria

En el mundo de la veterinaria, al igual que en la medicina humana, se deben tener muy en cuenta las enfermedades transmitidas por vectores, desde un individuo infectado a otro sano.

Los vectores en sí mismos pueden causar problemas en nuestras mascotas. Las pulgas, garrapatas, mosquitos, etc, son combatidos para que no ataquen a nuestras mascotas y les produzcan picaduras, alergias, dermatitis, etc.

Existen muchas enfermedades transmitidas por vectores, como las anaplasmosis, dipylidiosis, thelaziosis, rickettsiosis, hepatozoonosis, etc… En esta ocasión, sin embargo, nos centraremos en las enfermedades más frecuentes en nuestra zona y que pueden transmitir los vectores mencionados.

Leishmaniosis

Es la enfermedad transmitida por vectores más importante y con riesgo zoonótico, considerada endémica en la cuenca del Mediterráneo. Vulgarmente conocida como “Enfermedad del Mosquito” está causada por un protozoo (Leishmania infantum) y su huésped principal es el perro. El vector es un flebótomo. La enfermedad puede causar múltiple sintomatología en los cánidos, destacando problemas dermatológicos, sangrados nasales e insuficiencia renal con riesgo de muerte, entre otros síntomas. Se considera zoonosis porque puede afectar al ser humano si no es un individuo inmunocompetente. Hoy en día muchos perros diagnosticados pueden vivir con una excelente calidad de vida gracias a la diversidad de tratamientos disponibles.

Es de vital importancia la prevención del riesgo zoonótico

Filariosis

La más común en nuestra zona es la Dirofilaria immitis, comúnmente conocida como la “enfermedad del gusano del corazón”. Se contagia a través de la picadura de un mosquito. Los signos de la dirofilariosis son muy variables. Destacamos tos, cansancio, apatía, anorexia, pérdida de peso, etc. Si se diagnostica a tiempo, el tratamiento es efectivo y la calidad de vida del animal es buena. La dirofilaria también puede afectar a a los humanos, por lo que también es considerada una zoonosis.

Bartonelosis

Se trata de una enfermedad producida por una bacteria. El gato es el principal reservorio y su vector es la pulga. Tiene bastante importancia en la salud pública porque produce la enfermedad del arañazo del gato.

En el gato suele ser subclínica y si se manifiesta es habitualmente en gatos de menos de dos años con fiebre, linfoadenopatía, gingivitis, uveítis, anemia o eosinofilia. En humanos, los signos habituales son pústulas o abcesos en la zona del arañazo o mordedura. Los individuos no immunocompetentes pueden padecer signos más diversos y graves.

Erlichiosis

La Erlichiosis es una enfermedad que se diagnostica principalmente en el perro y es causada por Erlichia canis, una bacteria intracelular que se transmite gracias a la garrapata (Rhipicephalus sanguineus). En la fase subclínica podemos tener animales enfermos durante varias semanas o meses, siendo típicas la trombocitopenia e hipergamaglobulinemia.

En fase aguda, los perros pueden mostrar mucha sintomatología, como apatía, depresión, disnea, fiebre, mucosas pálidas, petequias, epistaxis… destacando la trombocitopenia, leucopenia y la anemia.

El tratamiento consiste en antibioterapia a base de tetraciclinas, siendo la doxiciclina la más comúnmente utilizada.

Babesiosis

Causada principalmente en el perro por Babesia canis, un protozoo hemático que ataca a eritrocitos y cuyo vector es una garrapata (Dermacentor reticulatus).

La sintomatología puede ser de leve a moderada y podemos encontrar fiebre, letargia, anorexia, ictericia y vómitos. Son frecuentes la anemia hemolítica, la trombocitopenia y la neutropenia. Si no se trata al animal puede llevar al shock, insuficiencia renal grave e incluso la muerte.

El fármaco de elección para el tratamiento es el imidocarb, y en casos graves puede ser necesaria la terapia de rehidratación e incluso transfusiones.

Borreliosis / Enfermedad de Lyme

Causada por espiroquetas del género Borrelia. Si bien en el perro revisten poca importancia clínica, es muy relevante por las infecciones en el ser humano. La zoonosis se produce por la picadura de la garrapata.

El 95% de los perros son subclínicos, en los casos clínicos se describen cojeras o poliartritis, con o sin fiebre asociada. También se ha descrito una nefropatía de Lyme. La doxiciclina es el tratamiento de elección.

EL EFECTO DEL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA INICIATIVA “ONE HEALTH”

Se está comprobando que a raíz del cambio climático muchos vectores están modificando los periodos de actividad y sus hábitats, y con ellos las enfermedades que pueden transmitir. Cabe mencionar aquí el concepto “One Health”, que es una estrategia mundial que engloba la salud de los animales, de las personas y del medio ambiente, ya que todas están ligadas entre sí. Consiste en aumentar la comunicación y colaboración a nivel mundial entre estas tres disciplinas, para conseguir una seguridad y buen estado de salud a nivel global de personas y animales.

Principales medidas preventivas

Los propietarios de mascotas deben estar debidamente informados, a través de los veterinarios y otros profesionales de la salud, de las medidas para proteger a sus animales de compañía en cada situación (en su hábitat, en sus viajes, etc.). Todo el mundo debe tener presente el riesgo zoonótico que comportan estas enfermedades, por lo que es de vital importancia su prevención.

Entre las medidas preventivas contamos con insecticidas de efecto repelente en forma de collares, pipetas o comprimidos orales, que evitan el contacto de los vectores con las mascotas y de esta manera prevenir las enfermedades mencionadas. Los principios activos son muy variados: piretroides, ivermectinas y derivados, milbemicina oxima, y novedades como los isoxazoles o el imidacloprid.

Por otra parte, se dispone de dos vacunas frente a leishmaniosis que no evitan la transmisión del parásito de forma directa, pero sí limitan de forma significativa el desarrollo de la enfermedad.

La combinación de ambos tratamientos preventivos, insecticida y vacuna es la estrategia ideal para controlar la enfermedad vectorial más importante, la leishmaniosis.

Mercado de productos preventivos frente a enfermedades vectoriales

El mercado de antiparasitarios externos es el mayor dentro del sector de medicamentos de animales de compañía y tiene un valor de 180 Mio € (a PVP) en 2018. Supone un 36% de todo el mercado de medicamentos.

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: