Close Menu
Puntualsenna

NO Mobile

Vetoquinol
Índice

Marta Mata. Veterinaria

Los trastornos gastrointestinales en nuestros perros y gatos son una de las causas más frecuentes de visita al centro veterinario. Entre ellos encontramos con mucha frecuencia síntomas como la anorexia, los vómitos, la diarrea, y el estreñimiento entre otros.

Existen muchísimas patologías gastrointestinales, que cursan con estos síntomas. Algunos ejemplos son estomatitis, megaesófago, neoplasias, alteraciones de la motilidad, infecciones, alergias alimentarias, insuficiencia pancreática, etc.

Frente a los síntomas mencionados, es muy importante que el profesional veterinario realice una buena exploración, anamnesis y si es necesario pruebas complementarias para determinar el origen de los mismos.

Anorexia

La mayor parte de los problemas gastrointestinales se acompañan de anorexia porque habitualmente el animal tiene malestar y el propio organismo le indica que el ayuno o la ingesta mínima es una solución. Y efectivamente, en muchos casos un ayuno temporal con la introducción de la alimentación pausada puede ayudar o incluso ser la solución. Hay que tener en cuenta que la anorexia puede ser un síntoma de otras muchas patologías no digestivas.

Vómito

Es otro síntoma muy frecuente de consulta al veterinario. Entre las causas más frecuentes de vómito encontramos la ingesta de cuerpos extraños. Los perros con frecuencia comen objetos (huesos, juguetes, llaves, calcetines, etc). En gatos es frecuente la ingesta de hilos con o sin aguja que pueden generar lesiones graves a nivel intestinal. En algunas ocasiones los animales expulsan estos objetos, pero en otras ocasiones es necesario intervenir por gastroscopia o laparoscopia para extraerlos. Es frecuente encontrarlos aún en estómago o atorados en algún lugar del intestino delgado.

Algunas neoplasias gástricas o duodenales e incluso hepáticas pueden ejercer efecto de cuerpo extraño.

También son frecuentes los vómitos asociados a la ingesta de alimentos en mal estado o intoxicaciones alimentarias; por lo general se suelen acompañar de enteritis y por lo tanto de diarrea.

Las gastritis asociadas a la toma de medicamentos son también muy habituales: los AINES, algunos tratamientos quimioterápicos e incluso antibióticos tan habituales como las penicilinas son causantes de estos cuadros que generalmente comportan anorexia y/o vómitos.

La gastritis urémica es un cuadro que encontramos en los animales que presentan insuficiencia renal con azotemia y cursa habitualmente con vómitos; es frecuente en gatos sénior.

Pancreatitis, hepatitis, colecistitis, colestasis, y duodenitis también son patologías que suelen cursar con vómitos.

Diarrea

La diarrea es otro síntoma muy frecuente asociado a trastornos gastrointestinales, y puede originarse en intestino delgado o intestino grueso (cuando hay enteritis o colitis respectivamente).

Las diarreas de intestino delgado suelen ser más líquidas que las de intestino grueso. En algunas ocasiones pueden contener sangre, que al tratarse de sangre digerida dará una tonalidad negruzca o alquitranada a la diarrea (si hay mucha sangre se conoce con el término de melena).

Por el contrario, las diarreas de intestino grueso suelen cursar con moco y habitualmente con sangre, que en esta ocasión es fresca y por lo tanto aparecen estrías de color rojo o rosado en el moco.

Las causas más frecuentes de diarrea son infecciones víricas (peligrosas especialmente en cachorros: coronavirus, parvovirus), bacterianas (salmonelosis…) y parasitarias (giardiasis, toxocariosis, coccidiosis), así como estrés, cambios bruscos de dieta o intolerancias y alergias alimentarias.

Estreñimiento

La dificultad en la evacuación es otro de los problemas que se observan de forma frecuente.

En el gato es algo muy habitual debido a que a la propia sequedad de sus heces se suma la ingesta de pelo del acicalado.
Los fecalomas (acumulación de heces en intestino grueso) son habituales en cachorro de gato, gatos adultos, y en perros que han ingerido gran cantidad de huesos cuando no están acostumbrados a digerirlos.

Las hernias perianales también suponen una dificultad y molestia en la defecación, y pueden dar lugar a estreñimiento; el tratamiento quirúrgico siempre es necesario.

Problemas neurológicos originados en las vértebras lumbares y sacras también pueden dificultar la evacuación de heces, así como la hiperplasia prostática benigna en perros machos no castrados de edad avanzada.

PANORAMA DEL MERCADO

En general, la solución de los problemas del tracto digestivo pasa por solventar la causa primaria, evitar las pérdidas de líquidos y electrolitos y aportar una dieta de fácil digestión, así como ciertos medicamentos o complementos alimentarios que nos ayudan a paliar los síntomas.

Es una categoría que crece por encima de la media del sector gracias a la aparición de nuevos productos que han captado cuota de productos de humana que hasta ahora se venían utilizando.

Hay que destacar también la importancia que tienen en esta categoría los antibióticos y los antiparasitarios internos para tratamientos específicos.

Comparte esta entrada:

Angifen

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: