Close Menu
Ferring

NO Mobile

Cetaphil_PRO_Oil_Control

En el control del sobrepeso y obesidad, está claro que pueden resultar de gran ayuda aquellos compuestos bioactivos que reducen la absorción de la grasa alimentaria. Estos compuestos, genericamente denominados quitosanas derivan de la quitina. Recordemos que estructuralmente la quitina es un tipo de fibra alimentaria functional, que posee características muy específicas. La quitina es el más abundante compuesto orgánico nitrogenado, puesto que es, quimicamente,  una N-acetilglucosamina y se encuentra ampliamente distribuido entre los invertebrados, la a-quitina se encuentra en la cascara de huevos de nemátodos o cutículas de artrópodos, mientras que la b-quitina es la que se encuentra en los caparazones de moluscos, en el exoesqueleto de crustáceos. También la podemos encontrar en las paredes de levaduras y hongos, en estos ultimos varia el grado de deacetilación y la capacidad de ligando a otros componentes de la pared del hongo, lo que a veces dificulta la extracción de esta fuente. En el organismo humano, no encontramos ni quitinas, ni quitosanas,pero sí otro tipo de derivados como las glicoproteínas o glicosaminoglicanos, que se encuentran en la piel y en las articulaciones.   La quitina, como ingrediente, se obtiene, sin embargo, principalmente, de los caparazones de los crustáceos. Una vez se han limpiado los caparazones de pigmentos, carbonatos, proteínas y lípidos y son inmediatamente deacetilados a quitosanas que son las formas activas, que actuan captando la grasa alimentaria. Sin embargo, su eficacia va a depender de muchos aspectos, que el farmacéutico ha de conocer, para informar correctamente del complemento a utilizar, en este sentido es el grado de deacetilación lo que puede modificar su propiedades «in vivo» com agente captador de grasa, lo que podráimos denominar  «fat-trapping» o «fat-binding». Debemos comentar, asímismo, que excepto que se consuman insectos enteros, lo qual puede ser habitual en otras culturas o los caparazones de los crustáceos, dificilmente nuestra alimentación contendrá este tipo de componentes.  En el caso del sobrepeso, se han realizado diversos estudios sobre la eficacia  de estos compuestos en la absorción de grasas a nivel intestinal. La mayoría de los estudios demuestran su eficacia en el tratamiento del sobrepeso y obesidad, con unos tatamientos de unas 4 semanas , que proporcionan no solo una reducción de peso, sino que también es efectivo en la reducción de colesterol total y en la disminución del riesgo de enfermedades cardiovasculares, especialmente aterosclerosis. También los estudios demuestran que la adición de quitosanas a la dieta es mucho más efectiva para los obesos, que para aquellos con un ligero sobrepeso. La combinación de quitosanas, glucomananos, algunos complementos herbales, como la Gymnema sylvestre y la vitamina C se han mostrado muy eficaces en su capacidad de «fat-trapping», especialmente en el género masculino. Evidentemente, la actividad de las quitosanas, se debe evaluar, midiendo la excreción fecal de grasas y esta actividad dependerá del grado de deacetilación de la quitosana en concreto. Por ello, las quitosana, son un buen coadyuvante en los tratamientos de pérdida de peso y en las dietas de restricción calórica, aceleran la pérdida de peso.


86507199

 

Este bloqueo de la absorción de macronutrientes también es aplicable a los hidratos de carbono, es el caso de la Gymnema sylvestre, antes comentada, que modula la absorción de glucosa y por ello disminuye el índice glucémico de determinados alimentos, este producto ha sido utilizado en la medicina tradicional para mejorar los controles de glucosa en pacientes diabéticos. Otro ingrediente utilizado en las formulaciones de control de peso es la faseolamina, este ingrediente dificulta la digestión de los hidratos de carbono, por lo cual y lógicamente se reduce el Indice Glucémico de los alimentos, que contribuye a aumentar la grasa corporal y se reducen las calorías ingeridas, es decir al igual que las quitosanas, que reducen absorción de grasa y calorías de las grasas, la faseolamina, reduce la absorción de carbohidratos y el aporte calórico de los mismo, añadiendo a sus efectos la disminución del Indice Glucémico. La faseolamina es una proteína que se extrae de las vainas de la judia blanca, Phaseolus vulgaris, de la familia Fabaceae. Su mecanismo de acción consiste en inhibir la a-amilasa pancreática, producida en el páncreas y liberada en el intestino en el momento en que se vacía el estómago de la comida y ésta entra en el intestino. Esta enzima es la responsable de romper los enlaces a de las cadenas hidrocarbonadas y por ello, estas cadenas permanecen intactas en el tracto intestinal, no se convierten en glucosa y, lógicamente, no son absorbidas. Además, algunos estudios clínicos demuestran que con su consumo se aprecia un ligero descenso, alrededor de 10%, de los triglicéridos plasmáticos.  Las dosis recomendadas de faseolamina se sitúan entre 500 y 1500 mg que debe realizarse antes de la ingesta de alimentos ricos en almidón, sólo comentar que algunos estudios, advierten de que su ingesta puede provocar gases, cosa lógica, si pensamos que toda la cadena hidrocarbonada pasa al colon y, seguramente, allí, estas cadenas, al igual que pasaría con diversos tipos de fibra alimentaria, podría ser utilizada por las bacterias intestinales y producir una fermentación. Recordemos, que este complemento es aconsejable en aquel grupo de personas, que su dieta se base, primordialmente, en patatas, pasta italiana, pan blanco, etc. Y que al igual que otros ingredientes bioactivos de los que estamos hablando en este artículo siempre son más efectivos cundo se realice una moderación calórica en la dieta.

Otros compuestos eficaces en la pérdida de peso son aquellos que modulan las rutas metabólicas del organismo humano, en este sentido se utilizan en el control de peso corporal, algunos  complementos alimenticios que contienen cromo.  El cromo es un elemento esencial, que se encuentra en dos formas de oxidación, como cromo III y cromo VI, la forma esencial de cromo es la forma III y es ésta la que es biologicamente activa, mientras que el cromo VI es un potente carcinógeno. La forma biologicamente activa (cromo III) participa en el metabolismo de la glucosa, potenciando los efectos de la insulina. En este sentido los estudios sugieren que el compuesto (LMWCr) –low-molecular-weight-chromium binding substance-, sería el responsable  de modular (y aumentar) la respuesta del receptor de la insulina y por tanto su efectividad. Recordemos, que es la insulina,  la que proporciona glucosa a las células y que como se ha descrito anteriormente, el cromo media en la potenciación de los receptores a la insulina e incrementa por tanto, la captación de glucosa por parte de la célula. Este mecanismo, disminuye la glucosa plasmática e impide que esta se convierta en grasa. Este mecanismo reforzaría la masa muscular en detrimento de la masa grasa.  Otro compuesto, utilizable es la L-canitina, que recordemos, que es un compuesto necesario para introducir los ácidos grasos en la mitocondria para su oxidación, la síntesis de L-carnitina disminuye con la edad y también con un déficit de vitamina C, por lo que es un complemento que puede coadyuvar en los tratamientos de pérdida de peso.

Otro ejemplo de modulador de la masa muscular es el CLA, debemos recordar, que el CLA (ácido linoleico conjugado), no es un único compuesto, sino que es la suma de diversos isómeros de dicho ácido graso y que no se trata del ácidos graso esencial, aunque los nombres puedan confundir, puesto que el CLA, es un ácido graso conjugado, frente al linoleico esencial, que no lo es. Es por ello el farmacéutico debe conocer todas estas características de este compuesto y así mismo, debe conocer que mezclas de dichos ácidos grasos son las más eficaces en la mejora de la masa muscular frente al compartimento graso del organismo.  Estudios realizados con diversos isómeros, han demostrado que son más efectivas las combinaciones y preparaciones con dos isómeros, que aquellas que llevan cuatro isómeros en su presentación, sea como complemento de la alimentación , sea cuando es utilizado para suplementar diversos alimentos, especialmente, productos lácteos. Así, las preparaciones  enriquecidas con los isómeros c9,t11 y t10, c12 son las preferibles para modular la masa muscular, frente aquellas que proporcionan cuatro isómeros.

57440572En los problemas de sobrepeso y obesidad, se debe tener en cuenta, que muchas veces aparecen retenciones de líquidos, por ello, en la comercialización de muchos de los ingredientes antes comentados, se añaden compuestos que sean adecuados para evitar esta retención de líquidos. Así, usualmente, pueden ir acompañados de te verde, que aparte de su capacidad de evitar la retención de líquidos, diversos estudios muestran su capacidad de incrementar la termogénesis, utilizando para ello la grasa acumulada en el organismo. Por otro lado, el te verde modula la liberación de glucosa en el organismo, con lo cual se impide que existan picos de glucosa, índice glucémico elevado  y conversión de esta glucosa en grasa. Además el te verde contiene polifenoles, que a su vez podrían estar relacionados con la pérdida de grasa. En recientes estudios publicados, extracto de te verde, especialmente ricos en catequinas, que modulan el sistema simpatoadrenal, modularían el gasto energético, incrementando dicho gasto a lo largo del tiempo y modulando, la pérdida de peso. Al te verde, podemos añadir otros compuestos como son la cafeína o la capsaicina (de la guindilla), que a parte de ser un  potente antioxidante, han demostrado su potencial termogénico y la estimulación de la b-oxidación de los ácidos grasos en el organismo.

Junto a estos complementos de la alimentación, el farmacéutico debe recordar que existen medicamentos, como es el orlistat, que es un inhibidor de la lipasa, por lo que impide la liberación de los ácidos grasos del triglicérido y por tanto la absorción de los mismos por parte del organismo, siendo eliminada la grasa por la heces, por lo que resulta, también, un coadyuvante adecuado en las dietas de reducción de peso corporal

Por todo lo dicho, dejar bien claro, como muchas veces lo hacemos en esta sección, la necesidad de que el farmaceutico aborde el problema del sobrepeso y la obesidad,  desde varios puntos de vista, tanto a través del conocimiento de los ingredientes bioactivos y complementos de la alimentación,  como de los medicamentos, conocimientos que el farmacéutico, necesita, especialmente, dado su papel fundamental en el consejo sanitario que presta. •

Dra. Magda Rafecas

Unidad de Nutrición y Bromatología. Facultad de Farmacia

Universidad de Barcelona

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: