Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | Conceptos farmacéuticos acerca de la anticoncepción de emergencia

Compartir

Puntualsenna

Muchas veces no se tiene claro el concepto y el ámbito de aplicación de los denominados anticonceptivos de emergencia por el propio profesional del medicamento (el farmacéutico) y se piensa que son anaovulatorios de mayor potencia que los habituales, pero no se cae en la cuenta de si interfieren o no en el normal desarrollo del cigoto (ser humano en su fase inicial del desarrollo), alterando el endometrio, de manera que se impida su implantación y comprometiendo de esta forma la viabilidad del embarazo.

Ver si tienen connotaciones como abortivos, es lo que pretendo modestamente aclarar.

Sabemos que existen cuatro métodos anticonceptivos de emergencia fundamentalmente: el método yuzpe, el levonorgestrel, el acetato de ulipristal y la mefepristona.

El método yuzpe es el más obsoleto de los cuatro, usando la Neogynona® durante las primeras 72 horas después del coito y repite la ingesta de la misma 12 horas más tarde. Utiliza altas dosis de principios activos (etinilestradiol y levonorgestrel) y se ha sustituido por otros métodos.

Inhibe la ovulación y la información científica sobre este medicamento no dice nada acerca de si altera el endometrio.

El levonorgestrel (Prostinor® y Norlevo®), tal vez sea el anticonceptivo de emergencia más utilizado actualmente, usado como máximo dentro de las 72 horas siguientes al coito. Con relación a sus efectos, distintos a los anaovulatorios, no existe consenso en los trabajos científicos obrantes en la actualidad, aunque la Agencia Española del Medicamento admite como posible su efecto a nivel endometrial.

En el acetato de ulipristal (Ellaone®), se admite el retraso en la maduración en el endometrio y/o alteraciones en la implantación del cigoto, debido a la menor capacidad receptora del trofoblasto.
Su espectro de acción se dilata no a 72, horas sino a las 120 siguientes (5 días) a la relación sexual. Así pues, es denominada la píldora de los 5 días después.

La mefepristona (Mifegyne 200®) aparte de su acción anaovulatoria, antagoniza también los efectos endometriales y miometriales de la progesterona.

Es un inductor del aborto, pues ablanda y dilata el cuello uterino antes de la terminación quirúrgica del embarazo, durante el primer trimestre, dilatando la cérvix e induciendo la muerte fetal en el útero.

El 21 de febrero la Conferencia Episcopal alemana decidió aprobar la contracepción hormonal en mujeres que hayan sufrido una violación, con la limitación de que los métodos utilizados actúen siempre impidiendo la ovulación y excluyendo expresamente aquellos que afecten el normal desarrollo del cigoto, pero en sentido estricto y a tenor de lo expuesto, no se puede aplicar a ninguno de los descritos.

Es imposible afirmar con prudencia, como afirman Justo Aznar y Julio Tudela “que ninguno de ellos está desprovisto de los efectos que provoquen la eliminación del embrión”.

Fernando Paredes Salido
Doctor en Farmacia, Medicina y Ciencias Químicas

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: