Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | ¿Farmacias piloto en las Facultades de Farmacia?

Compartir

Puntualsenna

De esta forma, con tal tabla de doble entrada,  y  la sola fonética del producto marchaba hacia la estantería (la Farmacia estaba ordenada por formas farmacéuticas) de los líquidos o lo sólidos.

La única vez en que por breves momentos me quedé solo entró una señora con una petición verbal que escapaba de mis cortos conocimientos habituales. Utilicé el truco:

-¿En jarabe o en comprimidos?

-¿Cómo en jarabe o comprimidos si lo que le pido es una leche para mi niño?

Con el tierra trágame pasó el sofocón, pero desde entonces arrastro el rencor de la falta de pragmatismo por parte de la Facultad con respecto a los futuros farmacéuticos de botica.. ¿Cómo es posible que se pase de memorizar que el Orobanche speziosa sea el temido jopo del algodón a que no sepas que el jarabito azul para las llagas del niño es un preparado de violeta de genciana?:

Con esta descompensación pragmática llevamos años pero adquiere una especial vigencia con la necesaria y justa reivindicación del acto farmacéutico y su pago en especie.

Hay que reconocer que no somos expertos en patología aunque sí en farmacología pero tampoco el día a día está pletórico de Actos Farmacéuticos galénicos y farmacológicos.

Lo consuetudinario es la dispensación seguida de preguntas a las que el paciente demanda respuestas eficaces y rápidas.

Durante mi carrera, ya lo he escrito muchas veces, estaba absolutamente prohibido el empleo de marcas comerciales con lo que, por poner un ejemplo, la palabra Valium estaba proscrita aunque ya afamados novelistas la usaran como sustantivo en sus escritos.

Los catedráticos  que, en aquellos años no tenían ninguno Farmacia, nos enseñaban tecnicismos para colocarnos en la cúspide de la ciencia sin pensar que terminaríamos en los avernos del mostrador.

Recuerdo compañeros que hicieron el servicio militar, mientras estudiaban, en las Farmacias militares, y cómo dominaban nombres comerciales, indicaciones, efectos secundarios incompatibilidades y hasta precios

Lo de las prácticas tituladas ha sido un avance, y hablo de prácticas de verdad, en cuanto a bajar de los cielos científicos al estudiante que antes o después tendrá que poner los pies en la tierra de la pura y diaria verdad.

Pues bien al igual que tanto en las Facultades como en muchos Colegios profesionales hay plantas piloto para la elaboración de fórmulas magistrales y su conocimiento, ¿por qué no poner unas Farmacias piloto en todas y cada una de las Facultades de Farmacia del territorio español.

¿He dicho algo?. No se me asusten los boticarios de oficina que no propongo una competencia desleal sino que sean boticas virtuales en las que sólo se dispensen consejos sobre todo lo que se pueda vender en una Farmacia.

Puede parecer una idea utópica pero que bien «vendida»  daría pie a que mucho público fuese a preguntar por sus dolencias. No hay que olvidar que, como he escrito, aunque no seamos médicos, ni ganas al menos en mi caso, el medicamento nos lleva por otra vía a la enfermedad y una mínima inquietud profesional nos hace estar preparados para poder resolver problemas en primera instancia sobre determinadas dolencias.

No digamos en lo referente a los PRM (Problemas relacionados con los medicamentos), la adherencia y el seguimiento de los tratamientos sin olvidar la base que es el conocimiento de los nombres propios de los medicamentos y productos sanitarios.

Aunque en la actualidad se esté potenciando el empleo de las prescripciones por principio activo que también hemos, antes de salir graduados, saber al dedillo,  el usuario de cualquier establecimiento necesita que se le genere confianza lo que ha de demostrarle el que está detrás del mostrador maldito sin levantar la más mínima sospecha de duda

No vaya a ocurrir lo del aprendiz de la ferretería al que el jefe le dijo que a todo requerimiento contestase que sí.

-¿Tornillos?

-Sí

-¿Destornilladores?

-Sí

-¿Y sierra?

-Solemos cerrar sobre las dos, pero depende mucho del público que haya

Quizás pudo ser el principio de los módulos horarios. Aunque esto es LASTRA historia.

 

«Olegario»

Por la transcripción: Pedro Caballero-Infante

caballeroinf@hotmail.com

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: