Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | La atención primaria es esencial en el sistema sanitario

Compartir

Puntualsenna

 

38119531


Para tener un sistema sanitario eficiente hay que apostar por la atención primaria, la parte menos vistosa del sistema sanitario, la que genera menos noticias positivas en la prensa, ya que solo aparece cuando ha habido alguna presunta negligencia, o cuando alguno de sus profesionales se han visto agredidos, víctimas todos, agresores y agredidos, del gran estrés que supone la enorme carga asistencial.

Una atención primaria eficiente descarga la utilización de otros recursos más caros como los que utiliza la atención especializada; una atención primaria ineficiente medicaliza en exceso, aborda peor la enfermedad y aumenta enormemente los costes.

Para mejorar la atención primaria, es imprescindible acometer un cambio drástico y hacerla multidisciplinar. Nuestro sistema sanitario continúa siendo un sistema para atención de enfermedades agudas, cuando la mayor prevalencia es de enfermedades crónicas. En un escenario de enfermedades agudas el médico puede ser el único profesional que actúe, porque el diagnóstico de la enfermedad es casi lo único importante; en un escenario de enfermedades crónicas, el abordaje debe ser integral, porque el diagnóstico médico sigue siendo esencial, pero ya no lo es todo, ya que cobra mucha importancia el papel de otros profesionales, como la enfermería en el cuidado al paciente, la psicología a la hora de entender una adecuada relación terapéutica, y el farmacéutico para poder optimizar y aunar una farmacoterapia cada vez más compleja.

Sin olvidar que, en el ámbito de las enfermedades crónicas, el paciente es el eje del equipo sanitario y el que tiene la última palabra. En una nueva atención primaria multidisciplinar, hay que dar protagonismo a las personas que interactúan en el proceso asistencial.

En lo que respecta al farmacéutico, debemos cambiar su modelo retributivo de margen comercial por venta de medicamentos, para aprovechar sus conocimientos sobre medicamentos en la mejora de los resultados terapéuticos. Existen experiencias muy interesantes en países como Estados Unidos, en las que su estrecha colaboración con el médico en el abordaje de pacientes crónicos descarga de visitas innecesarias a este profesional, y mejoran los resultados clínicos y económicos, demostrándose que por cada dólar invertido en este tipo de servicios se produce un ahorro de cuatro en el sistema de atención sanitaria. Por tanto, es básico que este profesional deje de ser un sobrecoste en el precio del medicamento por una actividad de baja responsabilidad, e implicarlo en servicios de optimización farmacoterapéutica que produzcan beneficios tangibles en los pacientes, el resto del equipo sanitario y en ellos mismos como profesión.

Solo haciendo una atención primaria más eficiente, pluridisciplinar y participativa, podremos seguir defendiendo el derecho a una sanidad pública que tanto tiempo costó conseguir.•

Manuel Machuca

Farmacéutico. Presidente de OFIL

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: