Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | La farmacia y la medicina han ido íntimamente unidas en la historia y así deben continuar

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

El vaso de la farmacia tiene oculto el germen de la revuelta, de la contestación a la enfermedad y a la desgracia y lucha contra ella. Tiene fuerza prometeica. Prometeo robó el fuego a los dioses para dárselo a los hombres que padecían frío. El gesto prometeico no es solo la transformación técnica sino también el fuego de la perfección y de la igualación con los dioses. El vaso de la farmacia  expresa la fe en si mismo y la oposición a ser sometido a las fuerzas hostiles de los altos deseos humanos. Farmacia deriva de farmacon que significa medicamento, veneno o tóxico.

31660606

La serpiente no es únicamente el mal convertido en bien. Es la emisaria de la tierra que puede sanar o matar y depende de la actitud del hombre hacia ella. Anudada al bastón de Esculapio o enroscadas en el caduceo de Hermes es símbolo de resurrección, de vida, y es un medicamento benéfico que comunica lo inferior con lo superior, la naturaleza con el cielo.

La copa de Higea con la serpiente enroscada representa a la hija de Esculapio, dios de la medicina, y era la encargada de preparar los remedios. Se le menciona en el juramento hipocrático. La serpiente en la copa o cáliz representa el poder del medicamento o veneno que puede matar o curar .El cáliz representa el remedio. Higea es la diosa de la higiene y de ella deriva esta palabra. Simbolo de la prevención.Se le dedicó un altar cerca de los propileos de la acrópolis.

Baston de Asclepios o Esculapio. El bastón, báculo o vara de Esculapio es el símbolo de la profesión médica. Aparece en el 800 antes de nuestra era en tiempos de Homero. Vivió en Tesalia y fue venerado en Atenas, Corinto y Pérgamo. Cultivó la ciencia médica con profundo sentido humanístico y después fue inmortalizado en la mitología. En el bastón se enrosca una serpiente que muda la piel cada primavera y es símbolo del rejuvenecimiento, poder, virilidad, sabiduría, fertilidad, prosperidad y salud.

Caduceo de Hermes o Mercurio ( de cadux, embajador o heraldo) son dos serpientes entrelazadas sostenidas por dos alas y fue regalo de Apolo. Algunos lo confunden con la vara, báculo o bastón de Esculapio. Tiene diversas versiones como mensajero de los dioses y dios del comercio. Otros aseguran que inventó la alquimia y llevaba en el peleo o casco con alas la inscripción: “curare tuto,cito et jacunde” ( curar todo y placenteramente).El famoso impresor alemán Froeben lo usó como marca de su imprenta. Se dice que con el caduceo Hermes  dormía o despertaba a los mortales.

Una inscripción en un asclepion o de Atenas en honor a Sarapion, distinguido como filósofo estoico y medico, dice asi:

El médico debería ser como un dios, salvador tanto de esclavos, como de los pobres. de los ricos, de los gobernantes y para todos como un hermano dispuesto a ofrecer su  ayuda”

43969769

Credos diferentes despertaron inquietudes similares ante el enfermo. En la órbita cristiana aparecen las figuras de Cosme y Damián originarios de Siria. Aprendices de los saberes grecorromanos y formados en Artes mostraron inclinación hacia la ciencia médico farmacéutica. Su vocación tenía una doble vertiente como médicos en el arte curativo y la respuesta a la voz interior que les llamaba al servicio ajeno. Se les bautizó como “anargiros” es decir los sin dinero, desprendidos y desinteresados.

Otro símbolo y patrona de cofradías farmacéuticas es María Magdalena que curó los pies dañados  de Cristo con ungüentos.

Consideraciones finales

La farmacia y la medicina han ido íntimamente unidas en la historia y así deben continuar. Gran parte de los actos médicos precisan la colaboración de la farmacia.

En tiempos actuales y aprendiendo de nuestras raíces debemos reconocer que la salud es un bien irrenunciable y universal (salus significa saludo, salvación). La ciencia podría ser la continuación de las grandes intuiciones contenidas en los mitos.

Es deseable convertir los costes-beneficios de la sanidad en criterios de racionalidad moral hacia el dolor y las necesidades del paciente. Los clásicos nos lo enseñaron hace muchos siglos. •

Joaquin Callabed

Doctor en Medicina

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: