Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Cetaphil_PRO_Itch_Control

Será mi pasión por viajar unida a cierta deformación profesional lo que hace que me fije y, siempre que tenga ocasión, visite algunas farmacias de países tan inquietantes, fascinantes y diferentes a la cultura occidental como Irán, Bhutan, Cuba o Etiopía.

 

Son lugares que conocemos como subdesarrollados, aunque el nivel de educación, seguridad y fraternidad con los turistas que los visitan, por ejemplo, en Cuba o Irán, es digno de mención.

En nuestra sociedad occidental, tan desarrollada, nos produce a veces un sentimiento de frustración no alcanzar y disfrutar cosas, la mayor parte superfluas. Queremos conseguir lo que nos gusta pronto y barato. Sabemos que no es tan fácil para otras muchas personas que por razones sociales, económicas, y además coyunturales, no tienen acceso al festín del consumo, servicios lúdicos o sanitarios.

 

Pastorcillo etíope


Pero, ¿de verdad somos conscientes de que hay quien lo pasa mal? Es inimaginable, si no se ve, aceptar que hay lugares donde niños de siete años pastorean descalzos entre cabras, o farmacias con menos medicamentos que cualquier cubeta del SIGRE en España.

En Bhutan, donde las cifras macroeconómicas le sitúan en lo más bajo, cuentan con el nivel más alto en sonrisas por habitante; en una céntrica farmacia de Timpu, por cierto muy bien amueblada, 20 comprimidos de paracetamol cuestan 12 ó 13 euros. He visto clínicas-farmacia en Lalibela, Etiopía, donde la mugre, el óxido en el instrumental y la carencia, duele en el alma a quien está acostumbrado a ver los centros sanitarios y farmacias de España.

Sabemos que hay hombres y mujeres que realizan una magnífica labor humanitaria en el mundo. Organizaciones como Farmacéuticos Mundi o Médicos Sin Fronteras trabajan de forma solidaria para tratar de paliar el mal en poblaciones azotadas por guerras o devastadores desastres naturales.

 

Lecturas recomendadas

-Orgasmatrón-

Hoy, el sexo comercial, que no se confunda con la prostitución, está ocupando tal espacio en las páginas publicitaria…

-Pepito, el mancebo-

 Actualmente la expectativa de vida ha llegado a unas cotas que el número de viejos se ha multiplicado de una form…

Que sea lo más comercial posible

Acabo de cerrar al mediodía la farmacia y he subido al laboratorio, he encendido el ordenador y me estoy debatiendo ent…

Farmacia en La Habana

 

Y lo que te encoje el alma es sufrir la actitud de nuestros compatriotas cuando ponen el grito en el cielo si no consiguen un chupete de determinadas características porque a su niño de menos de un año “no le gusta el que tiene”, o la leche infantil que debe ser 3 o continuación que es la que le recomendó su pediatra. Las madres etíopes lo que únicamente quieren para sus niños es leche, ropa y zapatos, aunque sean cangrejeras como las que le regalamos a un pequeño Benna en el valle del Omo, y que corrió feliz con ellas sin hacerse daño con los cardos y chinarros en sus encallecidos pies.

Asumo que hay pobreza aquí, hoy. Sin embargo existe una sanidad, organizaciones y centros donde se ofrece ropa, alimentos y alberge a los más necesitados. Mi amigo Kalkidan me escribe y me comenta cómo siguen en su clínica de Lalibela en Etiopía, donde pude ver instrumental en unas condiciones que en España no encontraríamos ni en un punto limpio. En el hospital de Gambo hay un equipo español haciendo una labor excelente en la organización y desarrollo del servicio de farmacia hospitalaria. Poco a poco (Kes be Kes, como se dice allí), se va avanzando.

Al viajar recomiendo implicarse, mezclarse con la gente, entrar en mercados, en tiendas, preguntar el precio de las cosas… Así mamaremos la realidad del lugar y seguro que al volver seremos un poco menos egoístas y, sobre todo, más agradecidos por disponer de lo poco o mucho que tengamos. •

 

Mitad farmacia, mitad tienda de curanderos. Isfahan (Irán)

 

Bernardo Sánchez Gálvez
Farmacéutico

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: