Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Cetaphil_PRO_Itch_Control

El origen de esta frase (Eclesiastés) se le atribuye al rey Salomón y se traduce como “nada nuevo bajo el sol”. En el sentido bíblico, como ya sabemos significa que nada nuevo acaece sobre la faz de la tierra. Y en el uso corriente se interpreta que aquello que se creía una novedad ya estaba inventado, ideado, dicho o hecho.

 

Aludo a esta frase, porque me sirve de reflexión para no valorar como novedad todas las medidas, decretos, leyes que estamos compartiendo recientemente y no tan recientemente.

No son una novedad, sino la manifestación de una recurrente política de contracción  del gasto de prescripción médica, mal llamado gasto farmacéutico.

Pero cuando estas modificaciones políticas de base económica, se amplían regulando también conceptos estructurales básicos del sector farmacéutico engendrados desde la ausencia participativa de los interesados, nos conducen a una posición que va desde el asombro al más puro inconformismo.

Me refiero a normas, como la Ley de Servicios profesionales y la Ley de Garantías, donde se llegan a cuestionar temas tan fundamentales como la naturaleza jurídica de las oficinas de farmacia o las incompatibilidades en la composición de los consejos de administración de los almacenes de distribución farmacéutica.

Ambas leyes deberán de reconducirse, adaptándose mejor al concepto de eficacia y eficiencia sanitaria.

Pero si hay algo realmente fundamental y necesario es que estas nuevas disposiciones afiancen y consoliden el modelo farmacéutico mediterráneo-español de farmacia que se asienta en la regulación y planificación de las oficinas de farmacia en todo el territorio nacional, dispensando a los ciudadanos el mejor servicio de la U.E. en proximidad, accesibilidad y profesionalidad.

Pieza clave en este modelo lo configura la distribución farmacéutica nacional, donde el 80% se realiza a través del sistema cooperativo farmacéutico y el 20% restante por centros farmacéuticos, S.A., etc.

Un modelo de distribución que debe tener todas las garantías de la administración para ofrecer el mejor servicio de calidad a las oficinas de farmacias de sus asociados y clientes, y en definitiva a los ciudadanos.

Desde Asecofarma (asociación empresarial de cooperativas farmacéuticas) que agrupa a más de 30 cooperativas de todo el territorio nacional, somos conscientes de la importancia que el articulado y desarrollo del Real Decreto de Distribución pueda significar para el mantenimiento de este modelo farmacéutico solidario. Valoramos que el mejor servicio que se puede ofrecer desde la distribución farmacéutica a las oficinas de farmacia esta Íntimamente relacionado con garantizar que todos los medicamentos puedan llegar al ciudadano. Y por ello Asecofarma considera de vital importancia que se recoja dentro del marco legal el Derecho al Suministro.

Lecturas recomendadas

Que sea lo más comercial posible

Acabo de cerrar al mediodía la farmacia y he subido al laboratorio, he encendido el ordenador y me estoy debatiendo ent…

Pasó un ángel

Y de repente se hizo el silencio. No es que en jornadas anteriores hubiera reinado la algarabía, pero justo es reconoce…

El oro también simboliza la fidelidad y la felicidad

La tradición, que también extiende su manto vaporoso, saltó no se sabe cuando al rito de la conmemoración de todo ti…

Resulta sorprendente la cantidad de normas que debe cumplir un Almacén Mayorista para ejercer su actividad y en cambio no se le dote, en base de una justificada demanda, de un respaldo jurídico para que la distribución pueda realizar un suministro adecuado de los laboratorios a las oficinas de farmacia garantizando así el acceso de los ciudadanos al medicamento.

No nos resulta extraño observar ligeros movimientos de ida y vuelta de algún laboratorio, ofreciendo la exclusividad en la distribución de un determinado medicamento a través de un único operador logístico excluyendo a todos los demás distribuidores farmacéuticos.

Cabe preguntarse ¿sería ésta una forma de proteger el modelo farmacéutico solidario actual?

¿Incurrirían acciones de este tipo en un abuso de posición dominante y acuerdo limitativo a la competencia del mercado de referencia del producto?

¿Estaríamos ante una infracción de la Ley de Defensa de la competencia?

 Es necesario por tanto obviar cualquier judicialización de temas futuros que pudieran sobrevenir por un Real Decreto de Distribución que no garantizará un derecho tan fundamental como es el Derecho a Suministro. •

 

Leandro Martínez

Presidente de Asecofarma y Cofarán

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: