Close Menu
Ferring
Ferring
Puntualsenna
Puntualsenna

SATURNOLa relatividad de nuestros días nos conduce, no solo a la pérdida de la fe religiosa, sino, a la credibilidad en nuestros políticos, instituciones o representantes, que nos privan de la verdad y nos niegan la búsqueda  de la misma.

-Caín. ¿Dónde está tu hermano?

– No lo sé Señor, bastante tengo yo con mis preocupaciones, para ocuparme de él. 

Pensar que la Oficina de Farmacia se la define, «como un establecimiento sanitario privado de interés público», es una utopía que nuestras instituciones Colegiales, se han encargado de borrar.

Consecuente con la cita anterior, podemos manifestar, que es la única  empresa en España, que se le obliga a contar con un intermediario para facturar a la Administración.

No perdamos el hilo. La Administración encantada de la aceptación de este vasallaje, pignora parte de sus deberes y funciones, a cambio de convertir el SNS y las Instituciones farmacéuticas, en Saturno.

No voy a caer en la tentación de citar leyes, regulaciones o artículos, porque sé, que esto aburre mucho en los farmacéuticos, que se encuentran entretenidos en la poda de precintos y trabajando, en la colocación ordenada de las recetas de papel y justificantes de las electrónicas, en las cajas de cartón, que les hace acreedores de un cargo negativo, llamado cuota específica de farmacias, en sus liquidaciones mensuales. Así les va.

Últimamente se ha vendido como un logro, que lo es, que los enfermeros/as puedan prescribir medicamentos. A la Administración esto no le molesta, al contrario, le resulta más ventajoso pagar y dirigir a este colectivo, para este menester, que a los galenos.

Lo que no va a cuadrar es la disminución del gasto farmacéutico, como tampoco ahora, porque las cifras que se manejan solo coinciden con los descuentos que se aplican al sector farmacéutico, puesto que el número de usuarios, se mantiene, y el de recetas, aumenta ligeramente.

Por cierto, qué poquitos farmacéuticos se interesan en conocer cómo los Colegios aplican y explican la verificación de estos descuentos, puesto que la utilización de la base de datos del Consejo beneficia más a la Administración, que la base de datos del Ministerio.

Farmaindustria también tendrá que explicar, a los farmacéuticos y a la sociedad, si los precios reales de los medicamentos, son los de antes ó los de ahora, y cómo se puede caminar con una deuda a sus espaldas, de 5.400 millones, seguir abasteciendo el mercado, investigando I+D+i, formando médicos en congresos, sin presentar concurso de acreedores. Vamos, dicho con todos los respetos, la multiplicación de los panes y los peces de Jesucristo, puede parecer, la de un aficionado, al lado de estos señores.

Pasando al plano íntimo, de los Titulares de Oficinas de Farmacia, no hemos sido capaces de encontrar legislación que explique cómo Facturar sus recetas de papel. En cambio, existen datos repetitivos de la Dispensación.


78430411

 

La Dispensación de Medicamentos, incluidos los de veterinaria, se realizarán por las O. de Farmacia, quedando la guardia y custodia de las recetas en poder de sus Titulares y a disposición conveniente de la Administración Sanitaria competente. Las recetas de papel deben cumplir unos requisitos que vienen impresos en ellas y las electrónicas, el sistema reconoce al que prescribe, al paciente, al medicamento, a la farmacia y autoriza su dispensación, con lo que telemáticamente finaliza el proceso, debiendo quedar el justificante del mismo, en poder de las farmacias.

Pues todo esto tan simple, se complica sobremanera, cuando todos estos datos los manejan los Colegios e intermediarios ajenos a las farmacias, sin el  consentimiento expreso de las mismas, que el SNS consiente y no controla,  a los que entrega el dinero público, sin importarle a quien le corresponde, ni si llega a su destino, por lo que podemos considerar, esta actitud, una grave irresponsabilidad política y penal.

Pues en este contexto, tenemos que los farmacéuticos que sí cumplen con la legislación vigente y que no comparten los criterios dictatoriales de los monopolios de los Colegios, en el expolio de sus empresas, son perseguidos profesional y económicamente. «Carla» es un ejemplo de ello en Cáceres. El Colegio asumiendo funciones que no tiene delegadas y suplantando al SES, se ha apropiado ilegalmente de las cantidades correspondientes a dos meses de facturación, haciendo inviable económicamente su farmacia para esta entidad, por lo que se quedará sin poder reponer medicamentos para dispensar a los usuarios del Sistema Sanitario Público, quedando solo en Servicio para el sector privado.

Mi nombre es Julio y uno de mis apellido Vergel, no JULIO VERNE, pero nunca soñé con contar estas historias, ni en ver convertidos a la Administración y los Colegios en SATURNO, ni mucho menos contemplar cómo devoran a sus hijos.•

Julio Pérez Vergel.

Presidente de Farmacéuticos Autónomos de Extremadura. (FARAEX)

     

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: