Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | Tenemos que demostrar, unidos, que somos el mejor servicio sanitario de España

Compartir

Cetaphil_PRO_Itch_Control

Siempre he tragado con esta opinión  por no entrar en una discusión perdida de antemano ni ejercido el derecho a réplica por no dar tres cuartos al pregonero sobre mi situación económica.

Obviamente los tertulianos tiran de ejemplos incontestables y te mencionan amigos o conocidos que, estos sí, Dios los bendiga, escupen por un colmillo.

Fulanito, el boticario de mi barrio, tiene un nivel de vida que ya lo quisiera yo para mí

– Pues dale mi enhorabuena

Es, para no pleitear, lo máximo que suelo contestar y enseguida viro la conversación hacia Rodríguez Zapatero o Fernando Alonso que son dos personajes que, por lo que representan en los telediarios, dan mucho juego en estas tertulias.

También he dicho muchas veces que la fama de opulencia que arrastramos los farmacéuticos tiene, o tenía, y es a lo que dedico este diario, la gran ventaja de nuestra inicial solvencia bancaria.

Bastaba, ante la petición de un crédito para arreglar la cocina y el cuarto de baño, que se mencionase la condición de farmacéutico con Farmacia, fuese esta como fuese, para que el Director del banco se deshiciese en facilidades y en ofrecer créditos de garantía personal.

¿Y ahora?. ¡Uff!. Cuando he tenido conocimiento del problema de los compañeros de Murcia se me ha puesto la carne de gallina.

Pedir un crédito para necesidades particulares, mientras la fuente de ingresos sigue manando dinero, ha sido algo frecuente y fácilmente resoluble, pero el caso murciano es para tentarse la ropa y poner las barbas a remojar.

Ha de solicitarse un préstamo para autofinanciar los débitos de un cliente de la categoría de la Administración y así poder esperar recibir el dinero que te deben de las recetas del Seguro de Enfermedad pendientes de pago. ¿…?

En los tiempos de bonanza, cuando un farmacéutico, normalmente rural, dispensaba las recetas de beneficencia y el Ayuntamiento no pagaba,  los boticarios afectados manifestaban, de higos a brevas, prudentemente su protesta, el alcalde les iba dando largas y los afectados aguantaban.

Desde hace años mi principal cliente no es ni la casa de Alba, ni doña Carmen Cervera (Tita, para los amigos), sino el Servicio de Salud de mi comunidad y si éste no me paga no puedo generar dinero y si no lo genero, ¿cómo voy a hacer frente a los recibos del préstamo personal que he pedido?.

Lecturas recomendadas

Etnobotánica y plantas medicinales en dolencias digestivas

Mediante la interrelación constante con los habitantes de la Comarca Cinco Villas (Zaragoza), dependientes de mi farmac…

Hambre y despilfarro de alimentos y medicamentos

Toda esta trágica realidad se encuentra asentada sobre la contradicción y el contraste, pues el país más rico del mu…

En estos 50 años acofar ha formado e informado a sus lectores

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid es una institución centenaria en sentido estricto de acuerdo a su actual…

Es la primera vez que, en carnes ajenas, veo una pescadilla económica que se muerde la cola.

Porque ante la segura necesidad de aplazar el pago de un recibo no puedo alegarle al Director del banco que tengo solvencia. Quizás presentando el recibo de pensión de la abuela o la escritura de propiedad de la finquita de mi tía Enriqueta, la soltera, que tiene puestos en mí los mejores de sus deseos, el bancario se reblandeciera.

Esto está que arde y, bromas aparte, hemos de sacudirnos el yugo y el complejo de que nuestros deudores tienen el mango de la sartén en forma de Boletines Oficiales.

Lo que no puede ser no puede ser y además es imposible, que diría Rafael «El Gallo». Seguir aguantando el chaparrón a la espera de que escampe es ya inviable.

Debemos ir todos a una enseñando los dientes no a los pastores alemanes de cada autonomía sino al «pitbull» del Ministerio de Sanidad… mientras exista.

Casos se han dado en que el pequinés faldero, con un simple gruñido y enseñando los dientecillos, ha puesto en fuga al dogo de la otra señora.

No alardeemos a nivel mediático, que también, de que somos el mejor servicio sanitario de España sino demostrémoslo haciendo que, como pasa con los difuntos, echen de menos nuestra ausencia.

También le pudo David a Goliat cuando sólo comía baguettes y el gigante grandes panes de pueblo bien amasados. •

 P. S.: Este diario está escrito durante la primera semana de Julio, lo que comunico a mis lectores para su conocimiento y efectos oportunos

Olegario

Por la transcripción: Pedro Caballero-Infante. caballeroinf@hotmail.com

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: