Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Artículos | Viabilidad de las farmacias

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

Sin embargo la realidad es que se cierran pocas farmacias excepto en casos de evidente despoblación, mientras que las que han entrado en concurso de acreedores – la antigua suspensión de pagos – son farmacias con un alto nivel de endeudamiento o con una gestión económica inapropiada, y que en la mayor parte de los casos, sobrevivirán en manos de otro propietario capaz de gestionarlas adecuadamente.

Las soluciones que se vienen proponiendo a este problema parten de premisas erróneas, como aceptar la irreversibilidad de las medidas económicas, manteniéndolas, aunque sometidas a una actualización anual; buscar subvenciones para aquellas farmacias que se califiquen como imprescindibles; o la conversión en botiquines, cuando el rendimiento que producen ya no alcance un mínimo vital. Este creo que no es el camino, sino acabar con el injusto sistema de deducciones, mantener el margen en la cuantía que se estime necesaria para la calidad del servicio y hacer valer la competencia y el mercado para que se produzca una selección más natural de las farmacias, ya que ahora el mayor riesgo es el que va imponiendo la legislación, que es lo que se conoce vulgarmente como «riesgo regulatorio».

El informe del Consejo General puesto al día a finales del año 2010 indica, que hasta el primer tramo de descuentos se encuentran 7.579 farmacias que hasta hace poco no experimentaban otras pérdidas que en los medicamentos de margen fijo, mientras ahora también se ven afectadas por la deducción del 7,5% establecida en el Real Decreto Ley 8/2010, por lo que la reducción de beneficio neto llega en ellas al 40,61%. Son tan escasos los beneficios de estas farmacias que, por ejemplo, los gastos en que incurren para mantener la receta electrónica se llevan una buena parte del margen y del sustento del farmacéutico.

El informe indica que para la selección de estas farmacias se han tenido en cuenta tres criterios: no alcanzar  la cantidad a partir  de  la  cual  se  establecen  las  deducciones  económicas  fijadas  por  el  RDL  5/2000, actualmente 37.500 € mensuales; sobre el grupo resultante de farmacias, se han seleccionado aquellas que tuvieran uno o ningún empleado y, sobre los criterios  anteriores,  se  ha  estimado  su  rendimiento  neto.  En estas farmacias,  se  ha deducido  del  volumen  de  dispensación,  el  coste  de  adquisición  de  los medicamentos  y  de  la  cantidad  resultante,  se  ha  deducido  los  gastos  necesarios para  el  funcionamiento,  incluida  la  remuneración  que  le corresponde  al  farmacéutico  titular,  según  el  importe  establecido  para  un farmacéutico adjunto por convenio colectivo, y así se ha llegado a las 3.179 farmacias que estima el informe en situación muy comprometida.

El planteamiento principal del informe es la actualización anual de las escalas de deducción, una cuestión que no dejó resuelta el Real Decreto 823/2008, como se ha demostrado ampliamente desde su publicación. Este decreto proponía una actualización anual de las escalas por el PIB, el IPC y la evolución del mercado farmacéutico, por lo que si se aplicase ahora aumentarían las deducciones, ya que habría que bajar las escalas.

Otra de las medidas que propone, absolutamente rechazable desde mi punto de vista, es el establecimiento de subvenciones, una cuestión que tiene en contra toda la normativa de la Unión Europea. Y fuera ya del informe se ha apuntado la posibilidad de convertir determinadas farmacias en botiquines.

Sin embargo, el abordaje de la viabilidad de las farmacias tiene que pasar necesariamente por la eliminación de los descuentos y un refuerzo de las libertades del farmacéutico, aunque haya que sacrificar por una vez, y para siempre, algunos puntos del margen. Las deducciones son un elemento anómalo en el sector farmacéutico que tiene que acabar, aunque haya que perder margen. La selección de las farmacias tiene que venir del propio mercado, y como casi siempre, las farmacias no se cierran más que por despoblación; el resto de las farmacias con problemas cambiará de manos, ya sea para someterse a una mejor gestión, o bien para buscar una mejor ubicación por traslado.

Lo que no se puede admitir es que las farmacias sean el único sector que, sin protestas, se preste a colaborar con la Administración con su dinero, con todo su saber profesional, y con un excelente servicio a los ciudadanos. •

Enrique Granda

Doctor en Farmacia

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: