Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Cincuenta años y… ¡como si nada!

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

Cincuenta años hace, o hará el próximo junio, que un grupo de profesionales de la farmacia de Santa Cruz de Tenerife, llevados por la situación que en aquellos momentos vivían en sus Oficinas, por las dificultades para conseguir un correcto, justo y equitativo abastecimiento del medicamento, por no poder controlar aquello que los definía, tomaron la decisión de unirse, de fundirse en una pequeña empresa cooperativa, Cofarte.

Ellos son los culpables, o los responsables, de que hoy esté sentado disfrutando de buena música y de buen vino, sin prisas, solo, pensando, o mejor, siendo consciente de qué parte tan importante de algo que ha sido, es y espero que siga siendo, una parte tan importante de mi vida, le debo a ellos: el bienestar de mi forma de vida, de mi Farmacia.

A ellos como a otros tantos que vivieron la misma época y las mismas vicisitudes y, como mis Fundadores, tuvieron la visión y la decisión de elegir el modelo cooperativo e impulsarlo a través de toda España.

Y en el entorno de una “cooperativa al cuadrado”, continúo con mi reflexión.

Muchos años, cincuenta para nosotros, en los que las Cooperativas Farmacéuticas han caminado detrás de nuestras Farmacias, empujándonos, alentándonos, levantándonos, ayudándonos a hacer de la Farmacia española la mejor o, por dejar espacio a la duda o a los escépticos, una de las mejores Farmacias del mundo conocido.

 

 

Nuestra sociedad, nuestras costumbres, hábitos, en definitiva nuestra vida, ha cambiado en todos estos años; nuestras Farmacias, por supuesto, también lo han hecho, y las Cooperativas, cuyos alientos sentimos tan cerca, quienes lo sentimos, han evolucionado para adaptarse a tanto cambio llegando a ser lo que hoy son, el soporte necesario e imprescindible que nos permite dar, con puntualidad y equidad, el servicio para el cual fueron creadas las Farmacias y los servicios que hoy nos demanda la sociedad.

Si yo fuera uno de ellos, uno de aquellos a los que hoy pretendo homenajear, tendría las manos sobre mi cabeza muchos minutos cada día asombrado, admirado y pensando con orgullo, ¿qué hicimos?

Pero como casi todas las cosas en este mundo, la rueda no para y los ciclos son como Atila, y oyendo aquella estrofa de la canción de Presuntos Implicados «cómo hemos cambiado, qué nos ha pasado… que lejos ha quedado, aquella amistad…» me pregunto exactamente lo mismo. ¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué a veces nos cuesta tanto convencer a nuestros socios-compañeros-copropietarios-colegas de que las Cooperativas siguen siendo el futuro? En otras ocasiones, también con buena música y, cuando puedo, con buen vino, medito sobre esto y llego a la misma conclusión: en su día nuestros compañeros tomaron su decisión, hoy nosotros, después de estos años y estos cambios, tenemos que tomar la nuestra. La mía, sin duda, es hacer todo lo posible por continuar la suya.

Por eso este año Cofarte les reconocerá el acierto que tuvieron hace 50.

Cincuenta años y como si nada… ¡o casi! No lo olvidemos. •

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: