Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Es necesario buscar soluciones para que el SNS siga financiándose

Compartir

Puntualsenna

Si espera encontrar aquí la respuesta a estas primeras preguntas, ya puede dejar de leer. No es una cuestión que pueda responder una sola persona, ni siquiera creo que lo pueda responder un solo eslabón de la cadena del medicamento: esta pregunta la debería responder todo el sector.

Todos a una

Un barco sólo avanza cuando todos reman a la vez y en el mismo sentido. Si cada uno da paladas por su cuenta, el barco dará vueltas sobre sí mismo, o avanzará un poco para luego retroceder… En mi opinión, esto es lo que pasa más veces de las necesarias en el sector farmacéutico.Y ese es el asunto que más me preocupa como farmacéutico y como persona involucrada en la distribución, ahora más que nunca.

Farmacia, distribución e industria necesitan aunar sus fuerzas, necesitan analizar la situación a la que la Administración está llevando al sector escudándose en la crisis económica, prever qué se avecina, y anticiparse aportando soluciones para que la eficiencia del Sistema Nacional de Salud (SNS) conviva con el legítimo derecho de las empresas del sector de seguir siendo productivas.

Creo firmemente que esto es posible: nuestro sistema sanitario es más que sostenible. Y como tampoco soy persona de hablar por hablar, dejo aquí algunos datos: España se encuentra por debajo del promedio de la OCDE en términos de gastos totales en sanidad (pública y privada) per cápita, con un gasto promedio de 3.067 USD (dólares americanos) en el 2009, mientras el promedio en la OCDE alcanzó 3.223 USD.

Para que se hagan una idea de la ventaja abismal que nuestro sistema sanitario le lleva a los sistemas sanitarios de otros países, el gasto total en sanidad per cápita en 2009 de Francia fue de 3.978 USD; en Alemania, 4.218; en Noruega, 5.352; y en EEUU, la friolera de 7.960 USD. España supera a todos ellos en porcentaje de población cubierta por el SNS y en cantidad y calidad de la prestación.

Yo, sinceramente, creo que merece la pena que nuestro país conserve este sistema sanitario.
Dejando a un lado el indiscutible valor social que tiene el SNS; en términos económicos, al estar financiado a través de impuestos, el SNS permite que las familias no tengan que destinar recursos extraordinarios a su salud; además, el SNS garantiza a las empresas que sus trabajadores van a estar en buenas condiciones de salud; y, para terminar, esa maquinaria tiene a su alrededor a nuestras empresas: industria, farmacia y distribución soportan y son soportadas por el SNS.

Por todo ello, creo que merece la pena buscar entre todos soluciones para que el sistema siga teniendo recursos suficientes para su financiación.

Cambio de tercio, cambio de mentalidad

En cuanto a la necesidad de diálogo, análisis y acuerdo entre los agentes de la cadena del medicamento, el momento es crítico.
En los últimos años, la farmacia ha vivido sobresaltada a golpe de real decreto-ley. Nos levantábamos por la mañana sin saber que el día acabaría con otro bocado a los ingresos de nuestras empresas. Algún bocado era más grande para uno que para otro, pero el siguiente recorte equilibraba la balanza: todos nos hemos visto afectados en mayor o menor grado en los últimos tres años (sin contar lo que ya arrastrábamos).
Por si esto fuera poco, las administraciones han dejado de pagar o retrasaban el pago de la factura pública de los medicamentos a las farmacias en algunas regiones. Y, a la vez, los laboratorios han visto dispararse la deuda de los medicamentos hospitalarios.

La farmacia rural en muchos puntos del país agoniza…
Es el momento de decidir qué queremos. Unir las fuerzas y decidir qué quiere la farmacia de este país. En FEDIFAR lo tenemos claro: el modelo de farmacia español es el mejor para el paciente, el que le permite tener su medicamento en su farmacia en el momento indicado.

Lo hemos defendido siempre y seguiremos haciéndolo, pero estamos convencidos de que la supervivencia del modelo pasa por hacer algo y por hacerlo juntos, remando juntos en la misma dirección y no seguir a merced de la marea, dando paladas individuales que están demostrando no llevarnos a buen puerto. •

Antonio Abril

 Presidente de FEDIFAR

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: