Close Menu
Ferring

NO Mobile

Cetaphil_PRO_Oil_Control

 

A estas alturas de la película, la mayoría de los hombres han experimentado en sus carnes esa moda surgida hace unos años de las prendas “Slim fit”. Camisas con un corte más estrecho, pecho más cerrado, cintura adaptada a la figura y algo más cortas de lo habitual.

Vamos, perfectas para hombres ectomorfos y mesomorfos, asiduos del gimnasio y de una dieta hipocalórica.

El problema lo encuentras cuando te gusta empezar a almorzar con pan Brioche, mientras acompañas las croquetas de jamón 5J que has pedido de entrante con un magnífico Dominio de Valdepusa, continúas con una pallarda de ternera con papas y pimientos de piquillo, y terminas con unas torrijas con helado de vainilla por encima, acompañado de ese café con leche condensada y el pacharán Etxeko que te ofrecen para finalizar.

Sin mucho esfuerzo te acabas de meter 3.000 Kcal. entre pecho y espalda que te van a facilitar ir modelando esa barriga de fofisano.

Las camisas Slim fit no hacen más que resaltar esa grasa abdominal a modo de flotador que rodea nuestro cuerpo y remarcar esa pequeña ginecomastia resultado de largas sobremesas y abundantes horas sentado frente al televisor.

Esto es extrapolable a lo que nos está pasando en nuestras farmacias en estos momentos.

La espiral de bajada de márgenes y precios de los medicamentos en estos últimos años no han hecho más encoger nuestra rentabilidad, y esto ha dejado a la vista nuestros defectos de gestión. El sobre-estocaje, una plantilla sobredimensionada y poco formada, un elevado número de obsoletos etc., son factores que determinan ese ataque de ansiedad que sufrimos cada vez que el asesor fiscal nos cita en su despacho cual médico que va a leer el diagnóstico de tu enfermedad, para decirnos que tenemos que pagar a hacienda un dinero que no tenemos, por haber facturado menos que el año pasado y haber ganado algo que no hemos visto. Es entonces cuando nos preguntamos ¿Qué estoy haciendo mal?

Aún no nos hemos dado cuenta de que el despacho de nuestra oficina de farmacia debería ser como la cabina llena de luces de un piloto.

No saber leer una cuenta de resultados, desconocer el balance de tu farmacia, no tener conocimiento del porcentaje que representa tu coste de personal sobre las ventas de la farmacia, del margen bruto que obtienes de tus ventas o los gastos generales que tiene tu farmacia, unido todo esto a una plantilla carente de un plan anual de formación, haría que a cualquier piloto se le encendieran todas las luces rojas de su cabina.

Pensamos que lo estamos haciendo bien cuando conseguimos un descuento genial al comprar 200 unidades de un producto que tiene una rotación anual de 5, cuando creemos que nuestro personal está mejor trabajando en el mostrador que asistiendo a un curso de formación, o cuando decidimos bajar nuestros precios un 20% para incrementar nuestra rotación un 10%.

Tenemos un establecimiento sanitario que presta una labor asistencial fundamental para el sostenimiento del sistema sanitario de este país, pero para prestar este servicio es fundamental ser rentable y ello depende de dos variables: la Administración y nosotros. Para tratar con la Administración ya están nuestras instituciones, pero en nuestras farmacias estamos solos, y si queremos seguir manteniendo ese magnífico servicio sanitario que prestamos, no nos queda otra que formarnos en gestión. Formación, formación y más formación, esa es la clave para ser un gran profesional. Por eso es tan importante dedicar una parte de nuestro tiempo a formarnos. Es cierto que el día a día nos devora y que el 80% de nuestro tiempo lo dedicamos a apagar fuegos en nuestra farmacia, pero el ser capaces de reservar un poco de nuestro tiempo a formarnos no hace más que incrementar el enorme valor que tiene nuestra labor en la sociedad. •

 

Manuel Valido Torres
Presidente de COFARCA

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: