Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Infarma 2014: 26 años liderando la innovación farmacéutica

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

Entre los “muchos logros” con los que la profesión farmacéutica da testimonio constante del buen hacer y de su trabajo diario como pieza básica en la sostenibilidad de la sanidad española, tenemos el Congreso y Salón Europeo de la Farmacia, el Medicamento y la Parafarmacia, Infarma 2014.

Basta con recorrer sus stands, que nos ofrecen la visión más vanguardista del sector farmacéutico, así como las últimas novedades y avances de la profesión en todas sus vertientes, incluido el encuentro con los mejores profesionales relacionados con la farmacia.

Este año estamos de celebración. Infarma cumple 26 años, y cuando hablamos de aniversario hablamos de consolidación. Sírvanos de ejemplo la participación aproximada de 300 empresas y 25.000 profesionales, que por tratarse de un “live meeting”, además de obtener la información más avanzada de las firmas expositoras, podremos valorar las opiniones más relevantes con el desarrollo de mesas redondas, conferencias, encuentros, sobre los temas más variados que componen el amplio abanico profesional.

El sector farmacéutico presente en infarma a través de su estructura, aporta el perfecto engranaje en base a un modelo que contribuye a una sanidad sostenible.

Y lo hace desde la industria del medicamento, que sigue encabezando el ranking de inversión en (I+D+i) de toda la industria nacional, en colaboración con la distribución farmacéutica, mayoritariamente Cooperativas y Centros farmacéuticos de capital farmacéutico que imprimen cercanía y calidad de servicio, para que el medicamento llegue a las oficinas de farmacias, y en definitiva a los ciudadanos, con las máximas garantías de elaboración, custodia y dispensación.

En este modelo, los tres actores que intervienen tienen la misma relevancia y un protagonismo compartido. La elaboración del medicamento por los laboratorios farmacéuticos es la génesis como inicio del ciclo del medicamento, siendo la custodia del mismo y la dispensación activa por el farmacéutico, la parte esencial que conduce al cumplimiento del tratamiento. Pero no nos olvidemos que la columna vertebral del modelo es la distribución farmacéutica, que no sólo asume la continua y dinámica rotación de stocks de las oficinas de farmacia, sino que a través de su celeridad en el servicio colabora en el inmediato abastecimiento, convirtiendo a la distribución en las auténticas reboticas de las oficinas de farmacia.

Además, en esa mayoritaria distribución farmacéutica cooperativa, el titular de la oficina de farmacia es también el copropietario de su almacén de distribución, lo que le permite participar en la planificación de la política empresarial de su distribuidora, generando un servicio equitativo, equilibrado y solidario a la medida de las necesidades dentro de la pluralidad de las oficinas de farmacia.

Situación totalmente diferente al modelo anglosajón, donde no está la distribución al servicio de la oficina de farmacia, sino al revés.

De ahí la importancia que el capital sea íntegramente farmacéutico, porque no cabe duda que mientras que eso ocurra coexistirán todas las diferentes tipologías de oficinas de farmacias que contribuyen en todo el territorio nacional a dispensar el mejor servicio de prestación farmacéutica de Europa.

He oído decir que los médicos aconsejan caminar sin rumbo para que el corazón se despreocupe y se fortalezca. En Infarma, el rumbo está marcado y claro, ya que a través de un gran número de profesionales se asume la responsabilidad de contribuir en una perfecta simbiosis al diseño de una Sanidad cada vez mejor. •

 

 

Leandro Martínez Carrascol
Presidente de Asecofarma

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: