Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | La unión nos hace tan fuertes como débiles la desunión

Compartir

Puntualsenna

 

Vivimos momentos en los que teorizar en exceso puede conllevar la derrota. Es hora de actuar y hacerlo, eso sí, basándonos en una teoría de la que debemos estar convencidos. El modelo cooperativo en la Distribución Farmacéutica española lleva mas de 85 años dando pruebas de ser el garante principal del excelente servicio sanitario que las oficinas de farmacia españolas prestan a todos los ciudadanos.

Sólo si somos capaces de entender que en nuestras empresas cooperativas dar el mejor servicio global a la oficina de farmacia es nuestra prioridad, podremos dar a conocer la valía que el sistema cooperativo tiene para la oficina de farmacia y, por ende, para el paciente.

Desde mi punto de vista, no es casual ni azaroso la supervivencia y longevidad de las empresas cooperativas en la distribución farmacéutica. Algunas, hemos superado ya las ocho décadas y pretendemos seguir con paso firme siendo el principal aliado de las farmacéuticas y farmacéuticos que ejercen su profesión en las mas de 21.450 oficinas de farmacia en nuestro país.

Ahora bien, décadas de historia no deben, en ningún caso, impedir la evolución acorde a los tiempos. Por ello, en la distribución farmacéutica cooperativa debemos apostar, y lo hacemos, por las nuevas tecnologías como base para afrontar el futuro con éxito y, con ello, facilitar el desarrollo de cuantos servicios nos requiera la oficina de farmacia y las administraciones.

Igualmente, las empresas de distribución farmacéutica cooperativa estamos en la obligación de aprovechar todo aquello que nos une y crear sinergias que nos permitan fortalecernos y ser capaces de desarrollar esos servicios ya comentados.

El ejercicio de la profesión farmacéutica en oficina de farmacia está presidido por el esfuerzo y la vocación sanitaria de la atención al paciente, y así lo respalda el reconocimiento como los mejor valorados y los más cercanos por los ciudadanos entre los profesionales sanitarios.

Lamentablemente, en nuestro país hay sensibles diferencias a la hora de ejercer la profesión farmacéutica en oficina de farmacia. Las peculiaridades determinadas por las distintas normativas de ordenación farmacéutica en cada comunidad autónoma condicionan este ejercicio debido a la existencia de un único criterio nacional en los precios y márgenes de los distintos agentes del sector.

El futuro de nuestra profesión se presenta pleno de dificultades. Esto no admite discusión porque llevamos años en esa línea y todos sabemos que será así. Sin embargo, me parece honesto insistir en el sentimiento de unión y el efecto de actuar TODOS en conjunto, cada unos desde su responsabilidad.

Nuestra forma de ejercer la profesión farmacéutica es gracias a un modelo existente. No somos entes individuales que actuamos por libre y el más listo anula al menos listo. Las luchas individuales tienen su valor, pero ningún individuo tendrá la misma capacidad para conseguir metas que un colectivo de miles de profesionales, con criterios consensuados y poniendo ante las administraciones un modelo que garantice un servicio farmacéutico cercano de primer nivel como el que hoy en día prestamos.

En mi opinión, ser conscientes de que la base es el “modelo de ejercicio profesional”, y que las luchas individuales entre compañeros tienen corto recorrido, es lo que nos permitirá continuar siendo profesionales autónomos y eficientes para afrontar todos los retos que nos quedan por delante. Porque como dejó escrito un fabulista griego hace miles de años “La unión nos hace tan fuertes como débiles la desunión”. •

 

Vicente Coca Menchero
Presidente de COFARCIR

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: