Close Menu
Ferring
Ferring
Puntualsenna
Puntualsenna

 

Por lo que he podido averiguar se pretende buscar una solución para la viabilidad de muchas cooperativas agrícolas que lo están pasando mal. Por otro lado el propio Consejo Consultivo de Junta de Andalucía en su informe al respecto abriga serias dudas sobre lo que supone una auténtica redefinición de la sociedad cooperativa y la duda que tenemos en nuestro sector es si va a dar tiempo en esta legislatura a aprobar la ley ya que todo hay un adelanto de las elecciones generales y en consecuencia de las autonómicas andaluzas. Desde el momento en que se convoquen elecciones toda la actividad parlamentaria quedará paralizada y en ese caso no estaremos hablando de nada.

Sea como sea, el debate está servido y, dentro del colectivo de las cooperativas farmacéuticas, se ha generado la lógica inquietud por este cambio en las reglas del juego que puede contagiarse a las demás comunidades del Estado. Para mí está muy claro que si entra capital ajeno en nuestras cooperativas empezarán a peligrar los principios más importantes para el que fueron creadas y que no son otros que la solidaridad y la igualdad. El voto pasaría sin remedio a ser plural y el capital ajeno intentará procurar su rentabilidad en forma de dividendos o de control progresivo de las sociedades en las que hubieren hecho acto de presencia. Ese voto plural determinaría inevitablemente el que cada socio tenga una influencia en la cooperativa en función de su peso en las ventas.

Como para adaptarse a la nueva ley será necesario un cambio en los estatutos esperemos que cada sociedad pueda elegir libremente si quiere o no quiere hacerlo, es decir, esperemos que exista un principio de voluntariedad sobre la cuestión de la capitalización externa que en determinadas circunstancias puede convertir a las cooperativas en otra forma societaria que nada tiene que ver con su génesis y su trayectoria. Ya lo dijo el gran Groucho Marx:»la política es el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer un diagnóstico falso y aplicar después los remedios equivocados».•

Bernardo Costales
Presidente de XEFAR

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: