Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Los retos de la farmacia y del sistema público de salud

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control


Ahora que la coyuntura económica comienza a torcer, o eso es lo que esperamos todos, y que los mayores apuros y urgencias podrían haber pasado, es el momento en el que todos los agentes del sector debemos sentarnos a debatir de verdad sobre la sostenibilidad de nuestro sistema público de salud. Y para ello lo primero que tenemos que hacer es aceptar la realidad que tenemos y la que se nos viene encima, que es muy diferente a la que teníamos hace unas décadas.

Y la realidad, no nos engañemos, es la de un sistema público de salud infra-financiado (los datos comparativos con los países de nuestro entorno son incontestables) cuyo déficit estructural se va a acrecentar en los próximos años por el envejecimiento de la población y el consiguiente aumento de la prevalencia de las enfermedades crónicas, hacia cuya atención se va la mayor parte del dinero que todos los ciudadanos ponemos con nuestros impuestos para pagar la sanidad pública, que dicho sea de paso, es uno de nuestros logros colectivos como país.

Tratar de solucionar este desfase a base de recortes que recaen sobre unos u otros agentes (que son recortitos para las necesidades del sistema y recortazos para quienes los sufren) es como tratar de detener una hemorragia colocando tiritas, un camino que no conduce a nada, salvo a irritar al enfermo y a que, a lo peor, acabe desangrándose. A final del ejercicio pasado, el gasto farmacéutico público se encontraba ya en el 14,5% del gasto sanitario público español, la proporción más baja jamás registrada desde que existen datos, a partir de 1983. No creo que haya una sola autoridad en nuestro sistema sanitario público que piense que el problema de la sostenibilidad se va a resolver bajando aún más este porcentaje.

Porque además ningún ajuste es neutro, ni inocuo, sobre todo cuando se aplica sobre la actividad productiva, y sobre un sector como el farmacéutico, sobre toda su cadena de valor, con agentes que contribuyen de manera decisiva sobre la economía, y de manera muy concreta, sobre la productividad y la innovación y el empleo.

Quiero decir con todo ello que no hay margen para más ajustes directos o indirectos, no lo veo para la oficina de farmacia como no lo veo tampoco para otros agentes de la cadena del medicamento, pero creo que particularmente la oficina de farmacia ya ha hecho todo el sacrificio que tenía que hacer, e incluso alguno más del que le correspondía. Pero dicho esto, también creo y defiendo que los profesiones farmacéuticos debemos olvidarnos del pasado, y pensar que los tiempos idos, idos están, y que, como se dice ahora, tenemos que diseñar y desarrollar fórmulas win-win, que nos permitan ganar a nosotros, pero también al sistema, y por tanto que permitan reducir gastos a la Administración, asegurando la sostenibilidad de la sanidad pública.

Y creo, en consecuencia, que lo que nos corresponde a los farmacéuticos es preocuparnos (y sobre todo ocuparnos) por empezar a sentar las bases económicas (y también profesionales) de la farmacia del futuro, pero desde una visión de la realidad de la farmacia actual y de los problemas de sostenibilidad del sistema sanitario, y desde la perspectiva de lo que la oficina de farmacia puede hacer por contribuir a esta sostenibilidad, sin renunciar lógicamente a una retribución justa de la aportación profesional de los farmacéuticos.

Y en esa dirección, estoy convencido de que pueden abrirse interesantes posibilidades de colaboración, relacionadas en buena medida con los retos planteados al sistema público de salud por la prevalencia de las enfermedades crónicas y el envejecimiento de la población, campo en el que las farmacias podemos tomar un rol más protagonista, complementado y ampliado los servicios relacionados con la dispensación medicamentos, que hasta ahora han centrado nuestra actividad.

En resumen, creo que los retos de la farmacia y del sistema son comunes, y que sólo podemos afrontarlos colaborando y buscando soluciones conjuntas. •

 

Antonio Mingorance

Presidente Grupo Farmanova

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: