Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Matrimonio farmacia-distribucion

Compartir

Puntualsenna

Hace más de 110 años, las farmacias guipuzcoanas, ante la necesidad de asegurarse un adecuado suministro de las sustancias y medicamentos entonces disponibles, empezaron a pensar en agruparse para comprar conjuntamente y crearon Unión Farmacéutica  Guipuzcoana, S.A. Fue la primera empresa de distribución de España, fundada por las propias oficinas de farmacia y basada en principios solidarios. Se trataba de que las farmacias pequeñas y remotas pudieran estar adecuadamente abastecidas y no dependieran de la voluntad de los fabricantes y de los drogueros, que por aquel entonces suministraban a las farmacias. 

A medida que avanzaba el siglo XX, otras iniciativas parecidas fueron apareciendo en diferentes provincias, consolidándose con éxito por toda nuestra geografía.  Las primeras, como Unión, escogieron la forma jurídica de Sociedad Anónima, llamándose Centros Farmacéuticos, pero a mediados del siglo pasado se impuso la fórmula cooperativa.

La farmacia y la distribución han mantenido un estrechísimo vínculo desde entonces. Juntas han atravesando difíciles situaciones: una despiadada guerra civil, una dura posguerra, un despegue económico, la dramática inflación de los años 70, la llegada de la democracia, la universalización de la sanidad, las duras restricciones en el gasto público de los últimos años… Sin embargo, en ningún momento, nos hemos alejado de los principios esenciales. La farmacia como un establecimiento sanitario, volcada en prestar un servicio a los ciudadanos en primera línea de la salud pública; y la distribución mayorista, su complemento perfecto, como modelo solidario que garantiza la disponibilidad de cualquier medicamento cuando se necesite en cualquier esquina de nuestra geografía.

En los países de nuestro entorno, la historia de la  distribución comenzó de forma parecida. Sin embargo, en la mayor parte de los casos, las empresas han ido sucumbiendo a las dificultades, y hoy, salvo honrosas excepciones, son propiedad de inversionistas.

La distribución farmacéutica española ha avanzado muchísimo en su siglo y pico de existencia. Se ha situado a la vanguardia en cuanto a gestión empresarial, robotización de almacenes, procesos, sistemas de información… De hecho, ha sido considerada la distribución más eficiente de Europa en un estudio  comparativo realizado por Roland Berguer para la patronal holandesa de mayoristas. Sin embargo, toda esta evolución no la ha separado del espíritu con la que nació hace más de 100 años.

Los farmacéuticos hemos tenido siempre muy claro que nuestra independencia como profesionales sanitarios, la viabilidad económica de nuestras farmacias y la calidad de la prestación a la población, dependen directamente del servicio de los almacenes mayoristas. Esto explica el éxito de las empresas de capital farmacéutico, al principio Centros y después Cooperativas. Hoy, más del 80% de operaciones de suministro a las farmacias españolas son realizadas por empresas de capital farmacéutico. No es mérito de la distribución, si no de sus propietarios, los farmacéuticos, que estamos convencidos de que el futuro de la farmacia pasa por una distribución fuerte, solidaria y de nuestra propiedad.

Farmacéutico/a sigue apostando por TU distribución local, porque es la mejor manera de defender tu farmacia ante modelos liberalizadores que propugnan otros competidores.•

 

Lecturas recomendadas

Decisiones rentables

Hay momentos en los que las decisiones marcan el futuro de las empresas de manera muy especial, por su oportunidad, ya q…

El papel del farmacéutico en la opiofilia actual

Manuel Valido Torres. Presidente. Cooperativa Farmacéutica Canaria En las dos últimas décadas hemos asistido a un …

¿Es la Farmacia el problema?

  En el ámbito de nuestra actividad, todos estamos abrumados por las medidas emprendidas por las distintas Adminis…

 

Francisco de Asís Echeveste Elósegui
Presidente de la Distribuidora Farmacéutica de Gipuzkoa, DFG

 

 

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: