Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | ¿Por qué ignorar la contribución de un sector tan importante para la economía española?

Compartir

Puntualsenna

Hace unas semanas Farmaindustria publicaba que debería invertir 200 millones de euros en los próximos dos años para adaptar las líneas de producción a los requerimientos técnicos del nuevo sistema de verificación unitario de medicamentos (SEVeM), desarrollado para evitar el riesgo de entrada de medicamentos falsificados en la cadena de distribución farmacéutica.

Aparte de esta inversión, cada laboratorio debería asumir unos costes de mantenimiento, impresión del datamatrix y la serialización, que podría ascender a unos 500.000 euros por centro de producción, además de unos 13 millones adicionales para desarrollar y mantener el sistema SEVeM y unos 8 millones anuales adicionales en soporte.

Si a esto le sumamos los 1.200 euros de media que cada farmacia tendrá que invertir y considerando que en España hay 21.937 farmacias, el resultado arroja la cantidad de 26 millones de euros adicionales. Además, tendremos que sumar la inversión que cada distribuidor farmacéutico deberá realizar en su almacén, que en conjunto podría rondar los 5-6 millones de euros. En resumen, hablamos de una inversión del sector que superará los 300 millones de euros para arrancar este proyecto.

Es decir, 300 millones de euros destinados a incrementar el PIB de España, un PIB que antes de la crisis nos permitía ser la octava economía del mundo y ahora nos ha situado en decimocuarto lugar.

A estos 300 millones de euros se les llama inversión, que junto al gasto público, el consumo y las exportaciones constituyen el PIB de nuestro país. ¿Y cuáles son las variables que influyen en la inversión? Pues son cuatro: las expectativas, el tipo de interés, la capacidad productiva y los impuestos.

Lecturas recomendadas

La fortaleza de la farmacia radica en que detrás tiene su propia distribución

El pasado mes de mayo inicié una nueva etapa en la Cooperativa Farmacéutica Asturiana, COFAS, como presidente, tarea q…

Nos vemos en Infarma

  El próximo ejemplar en papel de la Revista Acofar estará presente en Infarma. Será un número especial en el que c…

Editorial Proyecto que debe seguir creciendo

Un proyecto que debe seguir creciendo Como apuntaba Alberto Rodríguez, Director General de Acofarma y miembro del Conse…

A simple vista, parece que las expectativas van mejorando lentamente: crecemos por encima del 3%, el crédito se reactiva, está disminuyendo el excesivo apalancamiento del sector privado, aumenta el empleo…

Respecto a los tipos de interés, están bajos gracias a la política monetaria expansiva del Banco Central Europeo. La capacidad productiva en nuestro país es buena, aunque mejorable, y el último factor, ahí es donde está la cuestión, ¿cómo son los impuestos en nuestro país?

Los niveles de recaudación por el IRPF hoy son similares a los que había en el año 2007, al igual que lo recaudado por los impuestos especiales. Por el IVA se recauda actualmente un 10% más y por el impuesto de sociedades un 55% menos. Aquí es donde está el problema, en el impuesto de sociedades. Y tenemos dos posibles soluciones: aumentar el impuesto a las sociedades existentes, con el correspondiente riesgo de afectar la contratación indefinida que este año lleva un crecimiento acumulado del 16% y dificultar la correspondiente inversión e incluso viabilidad de las empresas existentes, o desarrollar una política estructural horizontal que incida en todos los sectores productivos del país y en nuestro caso concreto, en el sector Farmacéutico. ¿No tendría más sentido tomar medidas que faciliten la creación de empresas y el crecimiento de las existentes para así poder recaudar más impuestos en vez de apretar más a las que ya existen? Si Rusia, EEUU, Irlanda, Chile, Singapur… han visto cómo bajando los impuestos tuvieron un incremento de los ingresos, ¿Por qué no tomamos nota? ¿Cómo es posible que la UE, la OCDE y el FMI recomienden bajar las cuotas sociales y nosotros subamos la base máxima de cotización un 5%? ¿No deberían bajar la presión fiscal para recaudar más, atrayendo más inversión externa, incrementando el tamaño de las empresas y su número y permitiendo que haya más dinero en el bolsillo del ciudadano, que es lo que permite que aumente la renta disponible de cada uno? Algunas preguntas para reflexionar…

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.
Magnesioboi

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: