Close Menu
Masksforall

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Sin miedo y con responsabilidad. Carlos Coves López

Compartir

Cetaphil_PRO_Itch_Control

Agradezco el espacio de reflexión que se me brinda en estas páginas. Quiero compartir mi análisis preocupado, aunque sereno, por el futuro incierto al que nos enfrentamos desde la distribución cooperativa y la oficina de farmacia.

Mi primera afirmación quiere ser contundente sobre nosotros mismos. Farmacéuticos y cooperativas de distribución: basta ya de miedos. Somos fundamentales para la sociedad y para nuestro Sistema Nacional de Salud. No podemos seguir agachando la cabeza por temor a las amenazas constantes que sufrimos con la liberalización del sector. No podemos humillarnos y llegar al borde del abismo financiero cuando la distribución y los farmacéuticos somos profesionales cualificadísimos y un pilar básico en la Sanidad del país. Nuestra labor ofrece a la sociedad una calidad total en el servicio por poco dinero.

Nos obligan a dar mayor atención cada día sin pagar más. Es insostenible. La última vuelta de tuerca es la inseguridad y el desconcierto producido por la futura aplicación del precio notificado del medicamento.

Se han terminado los tiempos del miedo. La distribución y la oficina de farmacia no podemos  soportarlo todo con nuevos ajustes convertidos en recortes.

Exigimos a las Administraciones mayor profesionalidad por su parte. Demandamos que sean rigurosos a la hora de legislar y no ejecutar medidas improvisadas cuyo desacierto y perjuicio pagamos nosotros.

¿Por qué no nos piden asesoramiento como expertos del sector? Nuestra experiencia, que ha llevado a desarrollar un modelo mediterráneo de farmacia valorado desde las máximas instancias europeas, es un baluarte desaprovechado.

Si nuestras autoridades quieren reducir el impacto del gasto sanitario en sus presupuestos, que tengan muy en cuenta las cifras. La distribución y la oficina de farmacia somos esenciales y muy baratos. En el presupuesto general de la sanidad española representamos el 20%. ¿No será hora de revisar lo que ocurre con el otro 80% del gasto?

Hace ocho meses, el Ministerio de Sanidad publicó en su web que “la estimación de ahorro para la sanidad pública, derivado de las últimas medidas adoptadas en materia de farmacia, será un total de 2.200 millones de euros”. ¿Alguien puede pensar que todos estos ajustes radicales no tienen consecuencia alguna?

Si se destruye el modelo mediterráneo de farmacia, envidiado en Europa, no existe marcha atrás posible. Esto debe preocupar a todos los ciudadanos por la fractura social que crea y el nulo ahorro que conlleva. La mayoría acabará pagando más por menos. Los recientes asuntos investigados en el Reino Unido lo demuestran. Cuando la razón económica prima sobre la atención sanitaria, al final hay graves consecuencias. De momento, el primer ministro Cameron ha pedido disculpas por las negligencias ahorrativas de un hospital público que costó la vida a un gran número de personas, según la prensa británica.

Desde la perspectiva de las distribuidoras, es el momento de analizar las sinergias que podemos generar unos con otros. Ahorros efectivos que no se queden en meras estrategias comerciales de bajo coste.

Nuestro sistema puede colapsar, o verse abocado a una situación sin retorno, porque grandes multinacionales con facturaciones estratosféricas que multiplican por diez o veinte las nuestras están deseosas de conquistarnos.

Al farmacéutico también se le debe advertir de las consecuencias de la infidelidad con su cooperativa de distribución. Sin proteger el consumo en ellas, la difícil situación futura puede llevar a un cambio de modelo, con un perjuicio irreparable para la oficina de farmacia como la conocemos. Las cooperativas financiamos  las compras de los socios y ofrecemos servicios complementarios difícilmente alcanzables, por economía de escala, para el farmacéutico individual.

Entre todos podemos cambiar esta deriva de nuestro modelo sanitario-farmacéutico que perjudica a la sociedad en su conjunto. Sí, debemos hacerlo. •

 

Carlos Coves López
Presidente del Grupo HEFAME

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: