Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Editorial | Un año lleno de retos para la distribución

Compartir

Puntualsenna

El 2016 que acabamos de estrenar nos abre ciertos interrogantes, el primero de ellos por el panorama político que tenemos en nuestro país, pues a pesar de la recuperación que parecíamos haber alcanzado, con la situación actual se generan dudas a corto plazo y una sensación que incluso podría llevarnos al estancamiento, aunque confiemos  en que todas las fuerzas políticas lleguen a un entendimiento por el bien común de los españoles.

El sector de la distribución también se enfrenta a importantes retos, como ya viene estando acostumbrado en los casi 100 años que lleva nuestro modelo cooperativo de distribución farmacéutica. Sin embargo, por más bien que hacemos nuestro trabajo y hemos sabido adaptarnos a los nuevos tiempos, nuestro modelo me recuerda al del Mito de Sísifo, quien fue condenado a empujar perpetuamente un peñasco gigante montaña arriba hasta llegar a la cima, y una vez allí volver a caer rodando hasta el valle, donde debía recogerlo y empujarlo nuevamente hasta la cumbre. Esa comparativa podríamos aplicarla a nuestro modelo de distribución, que pese a que goza de buena salud, ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos y ha conseguido ser competitivo para prestar el mejor servicio a las farmacias y que los ciudadanos puedan disponer de todos los medicamentos en las mismas condiciones de igualdad, también ha visto una y otra vez como varios obstáculos se interponen en el camino, pero hemos demostrado que podemos hacerles frente y que seguiremos subiendo la roca hasta la cima del valle, y para ello es clave las sinergias como una apuesta clara para mantener nuestra distribución: si las cooperativas somos capaces de unirnos para mantener nuestro modelo de farmacia estaremos garantizando el futuro de nuestro sector y el de nuestras farmacias.

 

 

Uno de esos grandes retos al que debemos enfrentarnos es la necesidad de adecuarnos a las medidas del Real Decreto de Buenas Prácticas de la Distribución, que nos compromete a disponer de una distribución tecnológicamente avanzada y realizar una fuerte inversión para seguir modernizando y adaptando nuestras instalaciones y transporte.

En cualquier caso, como digo, tenemos un modelo de distribución único, y el ciudadano español es uno de los mejor atendidos del mundo, así que debemos seguir manteniendo y primando ese valor añadido. En nuestra cooperativa tenemos la fuerza y el aliento que nos aportan las más de 5.000 farmacias en las que estamos presentes y por las que trabajamos cada día, y los más de 65 años de experiencia que nos ayudan a seguir mejorando y creciendo. Hemos sabido hacer frente a los nuevos retos de la distribución gracias a tres aspectos fundamentales. Por un lado con la optimización de los gastos corrientes, ganando en eficiencia y optimizando los recursos. Además, impulsando mejoras y la creación de nuevos servicios,  así como una clara apuesta por la diversificación para conseguir que nuestras farmacias sean cada vez más fuertes y competitivas.

Las farmacias todavía pueden ofrecer muchos más servicios al ciudadano, eso pude comprobar personalmente en mi visita a Canadá, lo que me alegró profundamente y me hace pensar que nuestro sistema de distribución farmacéutica y nuestras farmacias aún tienen una larga vida y mucho que decir en nuestra sociedad, pues son un aliado estratégico de la salud en nuestro país. •

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: