Close Menu
Ferring

NO Mobile

Estás leyendo

Entrevistas | Entrevista a Juan Luis Sagaseta de Ilúrdoz Uranga, Presidente de Nafarco

Compartir

Cetaphil_PRO_Oil_Control

Juan Luis Sagaseta de Ilúrdoz Uranga, de 47 años y licenciado en Farmacia por la Universidad de Navarra, es el nuevo presidente de Nafarco desde el pasado mes de noviembre, cuando sustituyó en el cargo a Juan Miguel Díaz García.

Nafarco pertenece a Unnefar, cooperativa farmacéutica de segundo grado que, a través de sus socios, da cobertura a más de 3.000 farmacias prestando servicios bajo la marca Cruzfarma. Conjuntamente, tienen un volumen de facturación cercano a los 1.000 millones de euros, con más de 125 millones de unidades de productos comercializados al año.


 

  • En primer lugar felicidades por su nombramiento. Éste llega tras haber sido miembro del consejo rector de Nafarco desde 2003. ¿Cómo ha cambiado su cooperativa a lo largo de esta década?

 A lo largo de estos diez años la cooperativa ha reforzado su posición en el mercado local y nacional gracias a la creación del grupo Unnefar. Ello nos ha permitido tener voz propia en el mercado de la distribución, y a su vez, ofrecer a los socios herramientas, servicios y oportunidades encaminados a la excelencia en la gestión de la farmacia. Además,  se han desarrollado en los diferentes ámbitos de trabajo de la cooperativa innovaciones tecnológicas y empresariales;  por citar algunos: la incorporación del albarán electrónico (primeros en España en distribución farmacéutica), y la creación de la empresa Checkfarma junto con DFG (ahora propiedad del grupo Unnefar), que está dirigida a la optimización del stock en la farmacia y a la gestión de ventas y compras.

 

  • ¿Cómo cierra Nafarco económicamente el año? ¿Qué perspectivas tienen para 2016?

Nafarco cierra el ejercicio con un beneficio después de impuestos en torno a los 750.000 euros, y con una previsión para el año que viene de crecimiento en la línea del 2,5-3% que nos permita revalidar el resultado actual.

 

  • ¿Qué objetivos tiene para su mandato?

A- En primer lugar, mantener y mejorar la sólida herencia que he recibido, gracias a la buena acción de los que nos han precedido.

B- En segundo lugar, lograr que el grupo Unnefar se afirme como un interlocutor indispensable en el panorama de la distribución nacional.

C- En tercero, lograr que la cooperativa sea la “casa de sus socios”, donde puedan acudir a pedir, a ayudar, a sugerir, en definitiva, a sumar.

 
D- Y por último, sería una enorme satisfacción para mí el poder aglutinar en torno a Nafarco a todos aquellos compañeros que en este momento no tienen actividad con nosotros, o la tienen con poca implicación, para así poder ofrecer a todos los mejores servicios integrales en las mejores condiciones económicas, que es lo que sabemos hacer mejor y por lo que somos líderes en Navarra. Al final, todos sabemos que estamos en proyectos en donde la unidad es crítica para crear ventaja diferencial frente a otros canales, y que es la única forma de reforzar nuestro modelo. Sin embargo, por  la idiosincrasia del colectivo farmacéutico, algunos siguen creyendo que marcar las diferencias entre nosotros es la base de nuestra competitividad, cuando precisamente es todo lo contrario.

 

  • Esta vez es la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) la entidad que defiende la liberalización del sector. ¿Cree que es posible que en algún momento desaparezca el modelo actual de farmacia? ¿Cuáles serían las consecuencias?

Nosotros hemos de trabajar por conservar el actual modelo de distribución cooperativa. La razón es sencilla: Ha demostrado a los largo de décadas que es un sistema que funciona, que es rentable y barato para la administración.
Hemos demostrado que llega a toda la población como ningún otro servicio sanitario privado o público, y por tanto, cambiar el modelo de farmacia sería, cuando menos, una irresponsabilidad mayúscula.

 

  • Usted fue cooperante durante dos años en Bolivia. ¿Qué se llevó de aquella experiencia?

En justicia yo no fui cooperante en Bolivia, fui voluntario, que conlleva un matiz importante en cuanto al interés por la acción. Yo, afortunadamente, procedo de una familia de misioneros. No en vano tres de los hermanos de mi padre fueron misioneros que dedicaron su vida -desde su juventud y hasta su muerte- a trabajar por los demás en India, Japón y América. Así, fueron transmisores de un modo de vida pleno, exigente, sincero y comprometido del que no pude evadirme. Antes de enraizarme laboral y familiarmente en Pamplona, opté, de la mano de los Jesuitas, por trabajar durante dos años en un hospital estatal de la zona del valle alto de Cochabamba. Fue una experiencia que, 20 años después, la sigo teniendo enormemente presente en mi vida diaria.

 

“Cambiar el modelo de
farmacia sería, cuando menos,
una irresponsabilidad mayúscula»

 

  • ¿Se la recomendaría a otros compañeros?

Como experiencia, no dudo en recomendarla a todo el que quiera aprender de las condiciones de vida sobria y de sentir el privilegio de nuestra situación. En mi caso, puedo asegurar que, personal y espiritualmente, le llena a uno el depósito para el resto de la vida.

 

  • También ha sido titular de una farmacia rural en Navarra. Se han cumplido dos años de las primeras ayudas a las farmacias de viabilidad económica comprometida (VEC). ¿Cómo valora su situación actual? ¿Deberían incrementarse esas ayudas?

Mi primera farmacia fue en un pueblito del pre-pirineo navarro llamado Navascués. Viví durante 5 años allí y atendía a otros 9 pueblos. Los conocedores del norte de Navarra saben que son localidades de entre 10 y 50 habitantes. Gente mayor de escasos recursos y donde la presencia de una farmacia les ha hecho poder acceder a los medicamentos y no tener que ir a buscarlos a localidades situadas en algunos casos a 25 km. de distancia. Esto demuestra la dedicación y generosidad de tantos farmacéuticos rurales que se preocupan de su gente y son la base solidaria de este modelo en el que trabajamos.

La ayuda a este tipo de farmacias no tendría que ser cuestionada, ya que deberían reconocer el trabajo, el compromiso y la dignidad de la labor farmacéutica, que con las ayudas actuales no queda justamente valorada ni apreciada por la administración pública, aunque sí por la sociedad.

 

  • Recientemente se ha presentado la nueva marca de Nafarco, Cruzfarma. ¿Con qué novedades han ampliado su cartera de servicios?

Cruzfarma es la marca comercial del grupo Unnefar que hemos presentado en el mes de noviembre. Esta marca aglutina para la farmacia  servicios que podemos clasificar en:

A- Servicios promocionales: desde el departamento de Marketing de Unnefar se ha elaborado una propuesta unificada de promociones dirigida  a las más de 3.200 farmacias del grupo.

B- Servicios dirigidos a la gestión interna de la farmacia: financieros, informáticos, comunicaciones, venta on-line, optimización de stocks…

C- Servicios dirigidos a los clientes de las farmacias, con objeto de ser facilitadores de las ventas de la farmacia y de su fidelización: tarjetas de fidelización, análisis genéticos, medición de indicadores capilares, dermatológicos, espacios específicos en la farmacia para públicos objetivos como personas mayores, infantil, y un largo etcétera de elementos ligados al merchandising de la farmacia.

 

«Algunos siguen creyendo
que marcar las diferencias entre
nosotros es la base de
nuestra competitividad»

 

  • ¿Cómo han reaccionado las farmacias a estas propuestas?

La acogida desde el punto de vista conceptual ha sido excelente, aunque dado el hecho de que son servicios que básicamente se plantean para el 2016, ya veremos su acogida real.

 

  • ¿Cuál es el servicio más utilizado por sus socios?

En el caso de Nafarco, los servicios más utilizados por los socios son los informáticos y los promocionales. Existe un alto grado de implicación del socio en estos servicios de la cooperativa, lo que nos pone en una posición negociadora importante con los proveedores. Podemos decir claramente que somos una empresa impulsora de sus necesidades comerciales.

 

«Creemos en una distribución
cooperativa que además
mantiene nuestra identidad en cada
una de nuestras regiones»

  • ¿Qué ventajas les ha dado su integración en Unnefar? ¿Apuestan por las integraciones/fusiones en el sector?

Como se ha visto en los últimos años, el mercado de la distribución en España se está concentrando. La lectura más fácil a primera vista es que la unión hace la fuerza, es más fácil sobrevivir juntos que por separado.

Las ventajas de la integración en Unnefar son de inicio las que en su día se previeron: La garantía de suministro y la competitividad por volumen.

Con el paso del tiempo, ha dado lugar a un grupo cooperativo constituido por 9 socios que compartimos una misma visión de la distribución farmacéutica en España. Creemos en una distribución Cooperativa que además mantiene nuestra identidad en cada una de nuestras regiones. Queremos seguir siendo interlocutores únicos con nuestros socios, que más allá de la mera provisión de mercancía, nos está permitiendo ser un órgano de gestión unificado a través de las sinergias de la integración de servicios generales.

En definitiva, potenciamos las sinergias, reducimos ineficacias, y optimizamos costes. •

 

Elena Ameijides

redaccion@revistaacofar.com

 

Comparte esta entrada:

Angileptol. Al diablo con el dolor de garganta.

Suscríbete a nuestro boletín

close

Apúntate a nuestro boletín

Recibe en tu correo los contenidos más relevantes sobre el sector: